OFENSIVA DE RUSIA EN UCRANIA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Amnistía Internacional y la propaganda del asesino

Rusia está utilizando el informe de la organización humanitaria para culpar a Ucrania de las atrocidades que comete

Restos de viviendas destruidas por un misil ruso en el asentamiento de Kushuhum, en la región ucrania de Zaporiyia.
Restos de viviendas destruidas por un misil ruso en el asentamiento de Kushuhum, en la región ucrania de Zaporiyia.REUTERS

En Sueños de un seductor, Woody Allen cuenta la paliza que ha recibido de unos matones: “Primero le di con el ojo en el puño a uno”, dice, “y luego pegué a otro con la nariz en la rodilla”. La versión trágica de la estrategia se encuentra en el comunicado donde Amnistía Internacional (AI) dice que Ucrania pone en peligro la vida de civiles al situar fuerzas en zonas pobladas.

Aunque esos civiles no estarían en peligro si Putin no hubiera atacado Ucrania, ser la parte agredida no exime de cumplir las normas del derecho humanitario internacional. Pero, como recuerda el abogado especialista Wayne Jordash, las organizaciones que se dedican a investigar esas violaciones deben aportar pruebas creíbles. AI no lo ha hecho ni ha realizado una investigación rigurosa. Tampoco ha tenido en cuenta el contexto militar o humanitario para evaluar lo que era o no necesario. Las tropas de Ucrania no pueden elegir qué defender. Su actuación debe corresponder a la escala y naturaleza de las fuerzas a las que se enfrentan; también conocen el comportamiento del ejército ruso en las zonas conquistadas. El informe, dice Jordash, contiene “pocas pruebas y análisis y muchas acusaciones desmedidas”. Los responsables estaban al corriente de problemas del documento, escribe Tom Mutch, que señala omisiones y errores (se evacúa a los civiles, frente a lo que dice AI; las escuelas donde se instala el ejército están también evacuadas). El experto Jack Watling sostiene que el informe “muestra poca comprensión de las leyes del conflicto armado (…) y de las operaciones militares”. Un ejemplo es cuando sugiere que las tropas acampen en bosques, lo que dejaría las ciudades sin protección.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La directora de AI en Ucrania dimitió y la organización emitió un comunicado donde, sin retractarse, lamentaba “la angustia” producida. Rusia utiliza el informe para culpar a Ucrania de las atrocidades que comete. Mientras, en Bucha se han contabilizado 419 cadáveres con signos de violencia, decenas de miles de menores han sido deportados a Rusia, 53 prisioneros ucranios murieron en una explosión más que sospechosa, leemos el testimonio atroz de una mujer que fue capturada por los rusos o circula un vídeo donde un soldado ruso castra a un prisionero ucranio. No es la primera vez que AI deshonra sus propósitos y su trayectoria —desde el caso Navalni a su lamentable actuación en el procés—, pero es particularmente grotesco que una organización humanitaria acabe sirviendo a la propaganda de los asesinos.

@gascondaniel


Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Daniel Gascón

Daniel Gascón (Zaragoza, 1981) estudió Filología Inglesa y Filología Hispánica. Es editor responsable de Letras Libres España. Ha publicado el ensayo 'El golpe posmoderno' (Debate) y las novelas 'Un hipster en la España vacía' y 'La muerte del hipster' (Literatura Random House).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS