Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Interruptus’

Mi colega se divorció tras el confinamiento. La convivencia forzosa remató su maltrecha pareja. Separados 14 horas al día hubieran durado siglos. Como Cristina e Iñaki si no le hubieran cazado y hubieran seguido vendiéndonos la burra

Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón, en Vitoria.
Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón, en Vitoria.Óscar Ortiz (Europa Press)

Un día, viéndolo atribulado, le pregunté qué tal a un colega, esperando un bien, gracias. Pero, en esas, fue el tío y me lo contó todo. Andaba de mudanza con su esposa y sus dos críos, estaban haciendo agua como pareja, pero, abducido por el estrés y la inercia, no tenía tiempo ni de divorciarse. Me hizo tanta gracia y tanta pupa escuchar en otra boca males tan conocidos que adopté la frase como santo y seña. Separarse no es fácil. Nunca es el momento. Siempre hay una excusa. Por los hijos, por los padres, por la pasta, por vértigo. Por no poner tu vida patas arriba, aunque tu vida sea una mierda y tú seas el primero en saberlo. Hasta que un día, de repente, llega algo, o alguien, y te lo da todo hecho. O nunca llega nadie ni nada y te comes en vida el limbo o el mismísimo infierno antes de palmarla y ganarte el cielo de los mártires y los cobardes.

Para mí que, más que el oprobio de los cuernos, a los que debía de estar más acostumbrada que a las tiaras de infanta de España, Cristina de Borbón ha consentido en declarar interruptus su matrimonio con Iñaki Urdangarin porque sus hijos, ya adultos, la han puesto en su sitio. Una cosa es intuir que tu padre y tu madre no se aman, o que una ama y el otro se deja, y otra ver en bucle en la tele a tu padre y a su novia retozando en la playa y a tu madre tragando quina. Donde tantos ven traición y venganza, yo, apreciándolos, veo una historia extra ordinaria —así, separado— de dependencia emocional de ella y conveniencia de ambos. Con todo, lo que más me pasma es el cabreo que, según los tertulianos de ciertos programas, se agarró Juan Carlos I en el Golfo al ver a su yerno ponérselos a su hija en Lecturas. Él, que coleccionaba amantes mientras oía misa con su santa esposa y reina. Mi colega se divorció tras el confinamiento. La convivencia forzosa remató su maltrecha pareja. Separados 14 horas al día hubieran durado siglos. Como Cristina e Iñaki si no le hubieran cazado y hubieran seguido vendiéndonos la burra.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí


Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Luz Sánchez-Mellado

Luz Sánchez-Mellado, reportera, entrevistadora y columnista, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y publica en EL PAÍS desde estudiante. Autora de ‘Ciudadano Cortés’ y ‘Estereotipas’ (Plaza y Janés), centra su interés en la trastienda de las tendencias sociales, culturales y políticas y el acercamiento a sus protagonistas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS