COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ministros en la macrogranja

Alberto Garzón, incapaz de gestionar lo concreto, alienta cambios de paradigma: desde huelgas de juguetes que protestan por el sexismo a la reducción del consumo de carne

Alberto Garzón, ministro de Consumo.
Alberto Garzón, ministro de Consumo. Pablo Monge

Entre las varias coaliciones que forman el Gobierno está la que componen los miembros sacados del mockumentary This Is Spinal Tap y los que no. El más destacado de los que sí es el ministro de consumo Alberto Garzón, que en una entrevista publicada en The Guardian cuestionó la calidad de la carne española: “Esas macrogranjas… Encuentran un pueblo en una zona despoblada de España y meten 4.000, 5.000 o 10.000 cabezas de ganado. Contaminan el suelo, contaminan el agua y luego exportan esa carne de baja calidad de esos animales maltratados”.

El ministro no ha mostrado ni siquiera impotencia frente a la escalada de precios de la energía o ante el hecho de que no se puedan comprar test de antígenos en los supermercados. Incapaz de gestionar lo concreto, alienta cambios de paradigma: desde huelgas de juguetes que protestan por el sexismo a la reducción del consumo de carne. Ha sido desautorizado por otros ministros y por el presidente del Gobierno.

El ministro cuestionó en un medio extranjero un sector que en 2020 aportó 8.680 millones de euros en exportaciones. Ignoraba todo el control, garantías y exigencias que hay en producciones ganaderas, que siguen una normativa europea muy estricta. Despreciaba el trabajo de la administración inspectora. El manejo, las condiciones de bienestar y bioseguridad, limpieza y alimentación son estrictas y regladas en la ganadería intensiva. Es una cuestión medioambiental, no de seguridad alimentaria.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

El ministro y algunos defensores dijeron que era un bulo de la ultraderecha. Para demostrarlo, el ministro publicó un extracto de la transcripción de la entrevista donde mostraba que había dicho originalmente justo lo que había publicado The Guardian, en uno de los momentos más magrittianos de la política española reciente. Lo más llamativo es que hemos pasado de decir que era un bulo a señalar que era una reflexión valiosa. El mejor spin es el que se hace solo: basta con la polarización mediática y el ciclo de noticias que no se para nunca y nunca va a ninguna parte. La interpretación caritativa es que el ministro plantea con enorme torpeza debates importantes. Su estilo y el sectarismo visceral de la política española contribuyen a crear un enfrentamiento en cuestiones que no exigen un consenso —a menudo, una excusa para echar de la conversación a quien discrepa—, pero sí una discusión honesta, plural e informada. @gascondaniel

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Daniel Gascón

Daniel Gascón (Zaragoza, 1981) estudió Filología Inglesa y Filología Hispánica. Es editor responsable de Letras Libres España. Ha publicado el ensayo 'El golpe posmoderno' (Debate) y las novelas 'Un hipster en la España vacía' y 'La muerte del hipster' (Literatura Random House).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS