Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El Leviatán anarquista

Resulta desolador constatar cómo, ante el avance de una nueva variante, la propuesta más inmediata de nuestros gobernantes es volver a las restricciones y no reforzar las prestaciones

Varios grupos de personas con mascarilla en una calle comercial de Sevilla.
Varios grupos de personas con mascarilla en una calle comercial de Sevilla.PACO PUENTES (EL PAÍS)

Algo que oímos sin cesar desde que comenzó la pandemia son las apelaciones a la responsabilidad individual. Sin duda, se debe ser precavido, y más en estas fechas. La vacunación es importante (no retrasemos las terceras dosis), hay que llevar mascarillas en interiores, ventilar en la medida de lo posible o evitar situaciones de riesgo. Sin embargo, aunque muchas de estas acciones dependen de nosotros, el discurso de la responsabilidad individual con frecuencia también enmascara un enorme cinismo.

Habrá que repetirlo mil veces, pero la responsabilidad individual no es algo independiente de las posibilidades reales de cada persona para ejercerla. Los datos del Reino Unido, que son los más completos, ilustran muy bien este hecho. Desde que comenzó la pandemia han fallecido mucho más por covid-19 personas que trabajan como chóferes, reponedores, vigilantes u operarios ¿Han sido más irresponsables que el resto y por eso tamaña mortalidad? Dudoso. Trabajos más expuestos al público, normalmente ocupados por la gente con menos recursos (y con más dificultad para aislarse o dolencias crónicas) han padecido con más dureza los efectos de la enfermedad.

Dijeron que esta pandemia era una guerra. Pues bien, decía Napoleón que “para hacer la guerra hacen falta tres cosas: dinero, dinero y más dinero”. Los españoles, mansamente, hemos asumido duros sacrificios y pérdida de libertades a cambio de pertrechar mejor nuestra sanidad, de levantar un frente de batalla. Reforzar seguimiento y rastreo, desarrollar más test o evitar la saturación de nuestro sistema de salud eran los objetivos. Necesitábamos ganar tiempo para salvar vidas. Y, aún con tropiezos, la ciudadanía ha cumplido, incluyendo unos niveles de vacunación envidiables que han hundido hospitalizaciones y fallecidos. Ahora bien, parece que algunas administraciones no han cumplido su parte del trato.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Resulta desolador constatar cómo, ante el avance de una nueva variante, la propuesta más inmediata de nuestros gobernantes es volver a las restricciones y no reforzar las prestaciones. Esto, además, viene de la mano de un clima social que pone el énfasis en los contactos sociales mientras que, misteriosamente, parece que en los centros de trabajo nadie se contagia (teletrabajo o bajas agilizadas ¿a qué se espera?). El golpe social y económico de ahogar el contacto humano, indudable, se difiere al medio plazo mientras que las medidas propuestas por algunos responsables son pura homeopatía o de dudosa constitucionalidad, desde mascarillas en exteriores (¡justo donde no hacen falta!) hasta volver a toques de queda.

Así es como se construye una política bifronte que solo puede resentir el clima social. Mientras que el Leviatán se atribuye poderes excepcionales para restringir, no para obrar, los ciudadanos debemos esquivar la infección con un poso de anarquismo liberal que apela al confínese quien pueda. Mañana ya se llorará por la salud mental, el incremento de la desigualdad o la lenta recuperación económica. Total, seguirán escudando tras nuestra responsabilidad individual que no quisieron asumir la suya propia.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Pablo Simón

(Arnedo, 1985) es profesor de ciencias políticas de la Universidad Carlos III de Madrid. Doctor por la Universitat Pompeu Fabra, ha sido investigador postdoctoral en la Universidad Libre de Bruselas. Está especializado en sistemas de partidos, sistemas electorales, descentralización y participación política de los jóvenes.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS