Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Almudena

Aún no puedo creer esto que nos ha sucedido ni sé medir la dimensión de esta pérdida, pero estoy segura de que a ella le habría gustado vernos felices

Almudena Grandes, durante una firma de libros en la Feria del Libro de Madrid, en 2009.
Almudena Grandes, durante una firma de libros en la Feria del Libro de Madrid, en 2009.Cristóbal Manuel

Cuando Almudena publicó Inés y la alegría, me invitó a comer. Nos hicimos amigas y buenas compañeras. “Comadres”, como dicen sus lectoras. Me regaló una edición especial del libro y me lo dedicó con una letra que entendías en cuanto la mirabas bien. Caligrafía clara, decidida y profunda. Como sus narraciones. Yo había leído sus novelas admirando su lucidez para retratar el presente y entrelazar historias íntimas con esa historia que tanto le gustaba estudiar. Pero, después de leer Inés y la alegría, ya solo podía imaginarme a Almudena noqueando a los fascistas, a galope, besando a su amor, metiéndose sin dilación en la cocina para freír croquetas. Porque Almudena Grandes, además de ser una magnífica escritora, enraizada en la tradición del realismo y plantada intrépidamente en su contemporaneidad, comprometida con la realidad y con su titánico proyecto de escritura, consciente de que nuestras voces carecen de sentido sin las de la memoria; además de crear vínculos afectuosos con lectoras y lectores que sentimos que sus relatos son el nuestro, y nos lo escribe sin mirarnos por encima del hombro; además del lugar de honor que ocupa en la cultura española, era una mujer vitalísima, buena y generosa que, como Inés al galope, por la mañana encabezaba una manifestación sindical, comía con su editor, escribía esta columna, preparaba cena para 30, te regalaba un túper con ensaladilla rusa. Y disfrutaba: familia, amistad, conversación, anecdotario, carcajada, y celebración de la vida. Veo a Almudena republicana, valiente y rebosante de esa inteligencia que irradiaban sus ojos. Trabajadora. Contra la injusticia y en favor de la esperanza. Echaremos de menos la calidez de su escritura. Y de sus abrazos. Me aferro a otra dedicatoria: “porque la felicidad es una forma de resistir”. Aún no puedo creer esto que nos ha sucedido ni sé medir la dimensión de esta pérdida, pero estoy segura de que a ella le habría gustado vernos felices.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Marta Sanz

Es escritora. Desde 1995, fecha de publicación de 'El frío', ha escrito narrativa, poesía y ensayo, y obtenido numerosos premios. Actualmente publica con la editorial Anagrama. Sus dos últimos títulos son 'pequeñas mujeres rojas' y 'Parte de mí'. Colabora con EL PAÍS, Hoy por hoy y da clase en la Escuela de escritores de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS