COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Peinar canas

Os recomiendo el libro ‘Yo, vieja’, de Anna Freixas, en el que la socióloga feminista exige el derecho de las mujeres a ser viejas y, además, parecerlo

La escritora Anna Freixas en su domicilio.
La escritora Anna Freixas en su domicilio.PACO PUENTES (EL PAÍS)

Me están saliendo canas en las cejas, además de en la cabeza. Así leído puede parecer una chorrada, y lo es, de acuerdo. Pero es una faena y no pequeña. Lejos del bulo de que, por cada una que te arranques, te salen siete, puedo certificar y certifico que, a mi provecta data, si te extirpas un pelo, da igual de dónde, no te vuelve a salir ninguno, ni blanco, ni negro ni verde. Salvo en el bigote, que debe de ser la última reserva de queratina del desierto y, a las 24 horas de expurgártelo, te despuntan los cañones de Navarone. En las cejas no, lo he constatado personalmente. Así que, encima de cana, me estoy quedando calva de esa zona. La menopausia, entre otras delicias, te reserva la tormenta perfecta. Se te desploman a la vez la melanina, las carnes y los estrógenos. Así me hallo: mirándome cada día al espejo de las lamentaciones y sopesando, a mis décadas, si me tiño o no me tiño, o me tatúo o no me tatúo unas cejas que ríete tú de las de Breznev cuando era Breznev.

En esto tampoco soy pionera. Algunas colegas han aprovechado el confinamiento para dejarse las canas y están estupendas. Por no hablar de Andie McDowell o Sarah Jessica Parker, que se han tirado al monte y exhiben orgullosas melenas grises. Pero una, no sé, sigue presa del yugo del patriarcado, o de la dictadura de la imagen, llámalo X. Así que, mientras resuelvo el dilema, llevo en el bolso un pote de alquitrán para reasfaltarme las rayas en cuanto clarean. Cualquier día me da el Timanfaya —así llamaban mis dilectas herederas a mis sofocos antes de la erupción del Cumbre Vieja— en una terraza esperando a un propio y me sacan en Twitter como la versión señora del enamorado de Tadzio en Muerte en Venecia. En fin. Todo este estriptís para recomendar el libro Yo, vieja, de Anna Freixas, en el que la socióloga feminista exige el derecho de las mujeres a ser viejas y, además, parecerlo. Estoy de acuerdo. Pero, para eso, además de su cerebro, hay que tener sus agallas.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Luz Sánchez-Mellado

Luz Sánchez-Mellado, reportera, entrevistadora y columnista, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y publica en EL PAÍS desde estudiante. Autora de ‘Ciudadano Cortés’ y ‘Estereotipas’ (Plaza y Janés), centra su interés en la trastienda de las tendencias sociales, culturales y políticas y el acercamiento a sus protagonistas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS