COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Princesas ‘teen’

Como todo el mundo sabe, ninguna chica de 16 años ha participado en ningún desmadre, ni se hace fotos en biquini poniendo morritos, ni experimenta con su sexualidad

La princesa Alexia de los Países Bajos posa para los medios el pasado 16 de julio.
La princesa Alexia de los Países Bajos posa para los medios el pasado 16 de julio.Patrick van Katwijk (WireImage)

Un domingo, a las seis de la mañana, empezaron a saltarme alertas en el móvil provocándome un terremoto en la mesilla de noche y una taquicardia en la caja torácica. Falsa alarma. Me habían metido por error en un grupo de amigas de mis pavas, pero, antes de que se percataran y me sacaran sin más explicaciones, pude ver la exclusiva. Alguien le había puesto los cuernos a alguien, alguien había grabado la hazaña, y, las íntimas de la agraviada debatían al grito de “qué fuerte, tía” si debían decírselo o no a la interesada. Llamadme cobarde, pero, viendo que el drama no iba con mis cachorras, recuperé fuelle, me hice la sueca y no dije ni pío por si salía escaldada. Además de eterna, la adolescencia de la prole es terreno minado y nadie sabe dónde va a estallar la bomba ni quién va a resultar malherido en el parte de bajas. Ante todo, mucho respeto y mucha calma.

Esta semana han circulado en las redes fotos de la princesa Alexia de los Países Bajos, de 16 años, dándolo todo en una fiesta del Atlantic College, el internado galés donde también estudia Leonor, heredera del trono de España. El centro celebraba la semana de la diversidad sexual, alguien le pasó las fotos a alguien y un ¿periodista? tuvo la indecencia de exponer a una menor al escarnio público de Twitter. Con todo, lo que más me sorprende del asunto es el escándalo provocado. Como todo el mundo sabe, ninguna chica de 16 años ha participado en ningún desmadre, ni se hace fotos en biquini poniendo morritos, ni experimenta con su sexualidad, ni tiene un succionador de clítoris en el cajón de las bragas. El propio Atlantic College ha publicado en su Instagram una encuesta en la que el 32% de su alumnado se declara “no estrictamente heterosexual”. No me choca nada. Eso lo sabe cualquier profesor de instituto español con ojos en la cara. Por eso no sé si me da más coraje, más vergüenza o más risa el candor de la jueza que, requerida por Abogados Cristianos, ha ordenado retirar libros LGTBI de los institutos de Castellón para evitar que los chicos y chicas se desvíen del recto camino. Mañana volveremos a ver a Leonor de Borbón Ortiz entregar los premios con su nombre en Oviedo. El 31 de octubre cumple 16 años. Aparte de Asturias, Leonor es princesa de su casa. Que llegue a reina es otro cantar. Mientras tanto, dejémosla crecer tranquila.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Luz Sánchez-Mellado

Luz Sánchez-Mellado, reportera, entrevistadora y columnista, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y publica en EL PAÍS desde estudiante. Autora de ‘Ciudadano Cortés’ y ‘Estereotipas’ (Plaza y Janés), centra su interés en la trastienda de las tendencias sociales, culturales y políticas y el acercamiento a sus protagonistas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS