CARTAS A LA DIRECTORA
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

El teletrabajo como oportunidad

Los lectores opinan sobre el auge del teletrabajo, los talibanes, la figura de Largo Caballero y sobre la gestión del proceso de vacunación

Una mujer teletrabaja desde un pueblo en la provincia de Segovia.
Una mujer teletrabaja desde un pueblo en la provincia de Segovia.PABLO MARTÍN (EFE)

Que el teletrabajo ha venido para quedarse parece claro. Cada vez son más las personas que aprovechan esta modalidad laboral, la cual permite ahorrar tiempo y dinero a empleado y empleador. Pero no sólo. La no asistencia al lugar de trabajo implica, además, una inversión ecológica y de futuro. Que haya más personas teletrabajando implica menos gente usando medios de transporte, públicos y privados. En suma, menos gases contaminantes expulsados a la atmósfera, un efecto colateral que en un contexto climático como el actual no resulta despreciable. Si todos teletrabajáramos dos o tres días a la semana nuestras ciudades estarían menos congestionadas, lo mismo que nosotros mismos, pero sobre todo, nuestro maltratado planeta respiraría un poco mejor.

Gonzalo de Miguel Renedo. Logroño


Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

El retorno de los talibanes

Después de 20 años de ficticio control de Estados Unidos, decenas de miles de muertos entre civiles y militares y más de un millón de desplazados, los talibanes sustentados por los clanes pastunes, una etnia enraizada en sus ancestrales costumbres con códigos morales propios e impermeable a los valores occidentales, gobernarán de nuevo el destino de millones de afganos. Las nuevas autoridades anticipan que la población gozará de libertad de expresión “a la luz de la ley islámica”, una ambigua aseveración que no informa sobre el grado de flexibilidad o rigurosidad de la aplicación de la sharía, y que no debe haber dejado muy tranquilos a los anunciantes, que, curándose en salud, ya han hecho desaparecer la figura de la mujer de las vallas publicitarias. No es un buen augurio.

Ignasi Castells Cuixart. La Garriga (Barcelona)


Francisco Largo Caballero (centro de la escena, sombrero oscuro), a su salida de la cárcel tras ser absuelto en el juicio por la llamada Revolución de 1934 en Asturias y Cataluña.
Francisco Largo Caballero (centro de la escena, sombrero oscuro), a su salida de la cárcel tras ser absuelto en el juicio por la llamada Revolución de 1934 en Asturias y Cataluña.

Francisco Largo Caballero

La figura de Francisco Largo Caballero va a ser recuperada por el Gobierno, según el convenio que se publicó el pasado viernes en el BOE. En mi opinión, será fructífero que con ocasión de la exposición Largo Caballero las nuevas generaciones conozcan sus aportaciones a la democracia. Esperemos que los ponentes sean objetivos, pues en el 75 aniversario de su muerte ya se puede hacer un perfil muy aproximado a la realidad de su vida, con sus luces y sus sombras.

José Luis Gardón. Madrid


Gestión mejorable

La semana pasada llevé a mi hijo menor de edad a vacunarse al Hospital Zendal. Llegamos a la cola a las 22:00h y le pincharon a la una de la madrugada. Sólo había tres sanitarias administrando vacunas para miles de personas esperando. La cola en el exterior del Zendal fue breve, media hora, el resto fue en el interior. Dentro del hospital estábamos hacinadas cientos de personas, en colas dispuestas en zigzag como en los aeropuertos. Imposible mantener distancia de seguridad alguna en ese espacio cerrado y durante horas. Los madrileños queremos vacunarnos y hay vacunas de sobra, sin embargo, nos hacen esperar horas al disminuir el personal sanitario a la mínima expresión, y nos hacinan en espacios cerrados para vacunarnos. Y eso en el hospital anticovid de referencia. Modelo de gestión.

Esther Ruiz Uceda. San Agustín del Guadalix (Madrid)


Los textos de esta sección tienen que enviarse exclusivamente a EL PAÍS y no deben tener más de 100 palabras (700 caracteres sin espacios). Deben constar nombre y apellidos, ciudad, teléfono y DNI o pasaporte de sus autores. EL PAÍS se reserva el derecho de publicarlos, resumirlos o extractarlos. No se dará información sobre estas colaboraciones. La dirección para escribir en esta sección es CartasDirectora@elpais.es


Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS