COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El joven Partido Comunista Chino

El rejuvenecimiento maoísta de Xi Jinping entronca con dos tradiciones milenarias: el confucionismo y el mandarinato imperial

En pantalla, el presidente chino Xi Jinping en los actos de celebración del centenario de PCCh.
En pantalla, el presidente chino Xi Jinping en los actos de celebración del centenario de PCCh.JEROME FAVRE (EFE)
Más información
El Partido Comunista de China cumple 100 años reescribiendo la historia

Está visto que rejuvenecer a China, el sueño de Xi Jinping, tiene más alcance que el de devolver la grandeza a los Estados Unidos de Donald Trump. El magnate neoyorquino pensaba en las fantasías políticas de su infancia, cuando su país estaba acostumbrándose a la recién conquistada condición de superpotencia, en disputa con la Unión Soviética en los principios de la Guerra fría. A Xi no le basta con que China sea grande otra vez, sino que quiere situarla donde dice estar según el significado de la propia palabra: el Imperio del Centro.

Xi se remonta a una época lejana, cuando el emperador recibía a los embajadores de la Europa remota como si fueran súbditos sometidos a su vasallaje y los imperios occidentales todavía no habían extendido su dominación por Asia. Es extrema, en cambio, la modestia de Trump. Bajo su desastrosa batuta, al americano le basta con que los republicanos ganen las próximas elecciones de mitad de mandato para intentar recuperar la Casa Blanca en 2024, mientras que el chino quiere demostrar que el partido comunista, bajo su liderazgo, tiene el poder de modelar el pasado a su gusto y controlar el futuro hasta el último detalle.

El centenario de la fundación del partido que se ha celebrado esta semana debe servir para persuadir al mundo, y antes a los propios chinos, de la proximidad del sorpasso, el momento crucial en que China se convertirá en la primera superpotencia, incluso en el plano militar, y someterá a los países asiáticos a su propia doctrina Monroe —América para los americanos— como la viene aplicando Estados Unidos desde hace dos siglos. La idea de James Monroe, el quinto presidente, tuvo dos consecuencias: dominar a los vecinos y echar a los europeos, hasta prohibirles que interfirieran en los asuntos americanos. Xi Jinping quiere seguir su camino: anexionarse Taiwan, echar a Estados Unidos de los mares circundantes, contener a Japón y vencer a India, la única potencia vecina que puede hacerle sombra por su demografía, su economía y su arma nuclear.

La tradición inventada por el comunismo chino se remonta más allá de aquel mes de julio de hace cien años, cuando dos agentes bolcheviques enviados por Moscú se reunieron en Shanghai con un puñado de inexpertos agitadores chinos, entre los que se encontraba el joven Mao Zedong. El maoísmo entronca con el confucionismo, y su dictadura de partido con el mandarinato imperial, las dos reliquias milenarias que Xi Jinping ha prometido rejuvenecer.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Lluís Bassets

Escribe en EL PAÍS columnas y análisis sobre política, especialmente internacional. Ha escrito, entre otros, ‘El año de la Revolución' (Taurus), sobre las revueltas árabes, ‘La gran vergüenza. Ascenso y caída del mito de Jordi Pujol’ (Península) y un dietario pandémico y confinado con el título de ‘Les ciutats interiors’ (Galaxia Gutemberg).

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS