Columna
i

Dirigentes en el alambre

La política tiende a la inmediatez desconectada del tiempo. Pero el pasado siempre regresa

Mariano Rajoy y Pablo Casado en el acto de investidura de Alberto Núñez Feijóo como presidente de la Xunta de Galicia.
Mariano Rajoy y Pablo Casado en el acto de investidura de Alberto Núñez Feijóo como presidente de la Xunta de Galicia.OSCAR CORRAL / EL PAÍS

La aceleración del tiempo en política —su última víctima es Casado— ha llegado a ser insoportablemente tempestiva. Los anglosajones suelen citar a Sir Harold Nicolson, al que se recuerda injustamente como marido de Vita Sackville-West y jardinero de Sissinghurst: “¡Una semana es mucho tiempo en política!”. A estas alturas esa es una frase muy viejuna: ahora una semana es una eternidad. Hace siete días se hablaba de la fusión Bancaixa, no de Kitchen, y desde entonces se ha estrellado la ar...

Lo más visto en...

Top 50