Columna
i

El botón rojo de la historia

A veces no son los buenos los que cambian a mejor el mundo. Aunque sea sin querer

Manifestantes en Nantes (Francia) protestan por la muerte de George Floyd y el racismo.
Manifestantes en Nantes (Francia) protestan por la muerte de George Floyd y el racismo.LOIC VENANCE / AFP

Cualquier cosa es posible, pero uno de los argumentos más efectivos para oponerse, por ejemplo, a una teoría sobre una conspiración a gran escala, perfectamente organizada y mantenida en el tiempo, es un pequeño detalle que, al final, es el mismo que mueve la historia: el factor humano. Está demostrado que una y otra vez son las pequeñas decisiones de alguien, tomadas por cualquier motivo —incluyendo el más absurdo—, las que desbaratan cualquier previsión, invierten cualquier estadística y cambian el devenir de muchos. Cualquier graduado en conspiración debería tener siempre en cuenta que la c...

Lo más visto en...

Top 50