Columna
i

Innegable

Tal vez, sin ser conscientes de ello, suframos una confusión entre el mundo analógico y el virtual

Una pareja se toma una foto.
Una pareja se toma una foto.

Imaginemos una ciudad en la que todo fuera plateado y brillante y reflejara cuanto quedara a su alcance provocando duplicados de las calles, de las fachadas de los edificios, de los autobuses o automóviles, así como de las personas que circulasen por las aceras. Las réplicas especulares resultarían tan perfectas que se confundirían con el mundo real. En ocasiones, al caminar por una avenida verdadera, se metería uno inadvertidamente en una calle falsa de las que, producto de la reflexión permanente, se abrirían a derecha e izquierda. Iríamos y vendríamos del otro lado del espejo todo el tiempo...

Lo más visto en...

Top 50