LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Madrid se prepara para pasar de 14.000 a 24.000 camas, pero ahora más deprisa

La comunidad reactiva dos pabellones de Ifema mientras se construye el “hospital de pandemias”

Antiguo archivo en el hospital Puerta de Hierro de Majadahonda convertido en una planta hospitalaria de reserva
Antiguo archivo en el hospital Puerta de Hierro de Majadahonda convertido en una planta hospitalaria de reservaCRISTINA SALDAÑA

Una calma aparente reina ahora en los pasillos de los hospitales de Madrid. Sin embargo, los médicos están en alerta ante el auge de la última semana con más de 1.300 casos nuevos. Mientras, los centros sanitarios de la comunidad ultiman los planes para multiplicar su capacidad de manera segura y ordenada ante una posible segunda ola de la covid-19. Incluso, la presidenta de la región, Isabel Díaz Ayuso, del PP, ha anunciado que se rehabilitarán dos pabellones de la Institución Ferial de Madrid (Ifema) como hospital de campaña, mientras se construye el nuevo hospital de pandemias de la ciudad, que dispondrá de unas 1.000 camas adicionales. En total, según la Consejería de Sanidad, Madrid tiene capacidad para pasar de 14.000 a 24.000 camas en solo cinco días, y de 643 Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) a 1.528, más las aportadas por Ifema, un dato que no ha sido facilitado por el Ejecutivo regional. Pese a los repuntes, Madrid no ha mejorado sustancialmente las plazas para enfermos de covid. Maneja los mismos números que dejaron al sistema sanitario al límite en el pico de la pandemia.

Cristina Granados, directora gerente del Hospital Universitario de Torrejón, el primero en identificar un brote local en España en febrero, asegura que desde ese mismo momento se comenzó a elaborar el plan de elasticidad para reaccionar ante situaciones similares en el futuro. Gracias a eso, dice, la primera línea de defensa está completamente preparada para cualquier amenaza epidemiológica. “Lo primero que se mira es la capacidad de camas y espacios de UCI. Nosotros multiplicamos por dos y medio las camas, y por tres las UCI, y podemos volver a hacerlo. Lo que entonces nos llevó semanas, ahora lo podemos hacer en tres días”, explica.

Cualquier adaptación física puede hacerse ahora más rápidamente, porque ya se parte de unos acondicionamientos previos hechos en todos los hospitales: conexiones de oxígeno y reservas de camas para convertir gimnasios o salas de espera.

Esta estrategia de ampliación está estipulada por el Ministerio de Sanidad en su plan de respuesta a la covid-19. En Madrid, se ha diseñado internamente en cada hospital por un comité multiprofesional, teniendo en cuenta las condiciones propias de los centros. Los sindicatos han solicitado participar en el proyecto, pero se han quedado fuera. “No conocemos los planes ni se nos ha informado si ya están elaborados”, comentan desde UGT. “Pedimos que se nos incluyera en la mesa y nos han dejado al margen”, aseguran fuentes de Comisiones Obreras.

A la expansión de cada centro se suma también la construcción del nuevo hospital de pandemias en Valdebebas, que prevé estar operativo en noviembre en ese barrio del norte de Madrid y que tendrá 1.056 camas. Inicialmente, y si los contagios no se disparan aún más, el centro solo contará con 672 camas en dos módulos, según explica el director de Infraestructuras Sanitarias de la Comunidad, Alejo Joaquín Miranda.

Mientras se construye ese hospital, su prevista función se realizará en dos pabellones habilitados en el Ifema, según ha anunciado Díaz Ayuso. Con todo esto, Madrid alcanzaría así el mínimo de 37 camas por 10.000 habitantes recomendadas por el Ministerio de Sanidad.

Un aumento similar se registrará en el número de camas de cuidados intensivos, si fuera necesario. La Consejería de Salud madrileña calcula que pueden volver a habilitarse las 1.528 camas UCI que llegaron a estar activas en el pico de la pandemia. En el caso del Hospital Gregorio Marañón, el más grande de la Comunidad, se pasó, por ejemplo, de 20 a 134 UCI en las primeras semanas de abril. Con este número también se superarían las dos UCI por cada 10.000 habitantes que pide el Gobierno.

En paralelo, se han reforzado las plantillas en los centros hospitalarios. La Consejería de Sanidad asegura que se han contratado a 10.000 profesionales de apoyo desde que comenzó la pandemia y que se mantendrán al menos hasta diciembre. Sin embargo, CCOO denuncia que ya ha prescindido de 2.000 de ellos. Además, no todos son especialistas en neumología o medicina intensiva, lo que puede afectar a la atención a los pacientes. Es lo que le sucedió a una enfermera —que prefiere no dar su nombre—contratada con solo dos años de experiencia como refuerzo en el Hospital de Móstoles por dos meses y medio durante el pico de la pandemia. “Me lanzaron al agua sin ayuda. Estuve un día en UCI, pero no tengo formación en pacientes críticos y entonces me pasaron a la planta de covid, que tampoco fue fácil”, relata la sanitaria, de 23 años.

En el hospital para pandemias que se construye en los terrenos de la fallida Ciudad de la Justicia, cerca del aeropuerto de Barajas, tampoco está claro de dónde saldrá el personal sanitario. Según Miranda, se necesitarán entre 700 y 950 profesionales para dar asistencia a todo el complejo. No se quiere repetir, asegura, la estrategia de Ifema y espera no recurrir nuevamente a trabajadores de otros centros. En esta línea, la jefa de Enfermería del Hospital Puerta de Hierro en Majadahonda, Almudena Santana, resalta la capacidad de adaptación del personal. “Ahora somos un hospital que cambia y se amolda cada día dependiendo de las necesidades; no solo el hospital, sino todos los profesionales que trabajamos en él”, explica. “Las transformaciones de los hospitales han sido, y serán, gracias a los sacrificios de los profesionales”, remata Cristina Granados, directora gerente del Hospital de Torrejón.

Lo más visto en...

Top 50