Álvaro Bilbao, neuropsicólogo: “Los padres tenemos que aprender a decir lo siento y a pedir perdón”

Tras el éxito de ‘El cerebro de los niños explicado a los padres’, que ya va por 34 ediciones, el divulgador publica ‘¡Hola, familia!’, un diccionario ilustrado que pretende traducir de forma sencilla las emociones y las sensaciones de los niños al idioma de los adultos

El neuropsicólogo Álvaro Bilbao, que ha regresado recientemente a las librerías con '¡Hola, familia!'.
El neuropsicólogo Álvaro Bilbao, que ha regresado recientemente a las librerías con '¡Hola, familia!'.Plataforma Editorial

Desde su publicación en 2015, El cerebro de los niños explicado a los padres (Plataforma Editorial), el libro con el que el neuropsicólogo Álvaro Bilbao (Bilbao, 1976) se convirtió en fenómeno editorial en el ámbito del parenting, acumula la friolera de 34 ediciones. El divulgador vasco ha regresado recientemente a las librerías con ¡Hola, familia! (Plataforma Editorial), una suerte de diccionario ilustrado (con ilustraciones de Susana Soto) que, a modo de los clásicos diccionarios bilingües español-inglés inglés-español, pretende traducir de forma sencilla y visual las emociones y las sensaciones de los niños al idioma de los adultos.

Sesenta palabras y expresiones componen este particular tomo. Puestos a elegir, Bilbao, padre de tres hijos de 12, 10 y 9 años, se queda con dos de las entradas: calma (“es algo que me trabajo todos los días”) y vínculo. “Yo el vínculo me lo he tenido que currar con mis tres hijos y a medida que me lo he ido trabajando hemos construido una relación muy bonita”, cuenta.

PREGUNTA. Con el concepto de vínculo hace una invitación a la figura paterna para que se implique en la crianza de sus hijos.

RESPUESTA. Así como la madre va creando el vínculo durante el embarazo, el padre (y también muchas madres) no empieza a crearlo hasta que el bebé nace. De forma que el niño se encuentra con un hombre al que no conoce. Y el padre con un recién nacido con el que no tiene un afecto inmediato.

P. “Un hijo cualquiera”, que escribe el profesor y escritor Eduardo Halfon.

R. A muchos padres les extraña esto y a muchas madres, también. Pero no es algo raro. El vínculo hay que currárselo día a día. Son lazos que no vienen construidos tanto por la sangre como por el tiempo que dedicamos, por los momentos de conexión que tenemos con nuestros hijos.

P. Además del formato diccionario, otro aspecto que llama la atención en ¡Hola, familia! es que, en el segundo nivel de lectura, el que marcan las ilustraciones, es el niño el que lleva la voz cantante. ¿Los adultos escuchan poco a los niños?

R. Yo te diría que hoy en día, a veces, les escuchamos demasiado [risas]. Con esto me refiero a que en la actualidad hay padres que parece que todo lo tienen que consultar con los niños, que todo tienen que razonarlo con ellos. Por ejemplo, algunos me dicen que no montan a sus hijos en la sillita del coche porque a los pequeños no les gusta. Bueno, puede no gustarles, pero no puedes hacer un viaje de 400 kilómetros con el bebé en brazos de la madre porque no le guste. Entre otras cosas porque es muy peligroso. Creo que más bien lo que pasa es que muchas veces no sabemos escuchar a los niños.

Vínculo es uno de los apartados que forma parte del libro '¡Hola Familia!, de Álvaro Bilbao, neuropsicólogo.
Vínculo es uno de los apartados que forma parte del libro '¡Hola Familia!, de Álvaro Bilbao, neuropsicólogo.P. E.

P. Supongo que de ese no saber escuchar deriva que también a los padres y madres les cueste empatizar con ellos. Empatía es, precisamente, otra de las entradas de su diccionario.

R. Realmente nos cuesta empatizar porque los niños tienen un cerebro muy distinto al de los adultos. El cerebro adulto está muy mediatizado por la lógica, la racionalidad y el lenguaje, mientras que el de los niños está totalmente mediatizado por la intuición, por las emociones y por las sensaciones. Nos cuesta ponernos en el lugar de los niños porque hace muchos años que dejamos de ser niños.

P. Hablemos de malcriar, otro de los conceptos que aborda en el libro.

R. Malcriar es un término que se originó en Inglaterra en el siglo XIX para definir a niños que pedían constantemente estar en brazos de sus padres, algo que chocaba con la disciplina británica, con esa tendencia a mostrar poco afecto, que era lo que en esa época pensaban que era más adecuado. Inglaterra participó en dos guerras mundiales a principios del siglo XX, y puede ser que esa crianza ruda permitiese a algún soldado sobrevivir. Pero, en general, todos los estudios lo que nos dicen es que en esas y otras guerras los niños que las viven y se quedan huérfanos tienen menos problemas de salud mental si han tenido unos padres afectuosos o si han sido acogidos por familias más afectuosas.

P. La idea de manipular está muy vinculada a este concepto de malcriar.

R. Estos conceptos, como el de pequeño tirano, están muy vinculados a la primera infancia. A mí siempre me gusta explicar que los niños pequeños no tienen la capacidad cognitiva necesaria para ponerse en el lugar del padre o de la madre para manipularle y hacerle el lío. Es inviable. Lo que sí que pasa es que, a veces, los padres no sabemos poner límites, no sabemos hacer cumplir las normas, y en ese sentido sí que quedamos un poco a merced del llanto o la rabieta del niño. Más bien a merced de la culpa que nos embarga por ese llanto y esa rabieta.

P. Con los límites, los padres y madres han topado.

R. Los límites no están en una lista que te da Álvaro Bilbao o que te dan en el cole. Siempre digo que lo ideal es que en casa haya muy poquitas normas y que cada familia establezca las que considere más importantes. Cuando yo era pequeño, en casa de mis padres la norma más importante era que no se podía jugar en el salón. En mi casa, ahora, la más importante es que no podemos pegar o hacer sentir mal a los demás. Lo más importante es el respeto. En ese sentido, también me parece importante como límite el respeto al tiempo de los padres. Muchas veces los niños te piden, te piden y te piden, y los padres que no saben decir que no son los que muchas veces acaban gritando o perdiendo los nervios.

Álvaro Bilbao estrena 'Hola Familia'. El neuropsicólogo cuenta con más de un millón de seguidores en Instagram.
Álvaro Bilbao estrena 'Hola Familia'. El neuropsicólogo cuenta con más de un millón de seguidores en Instagram.P. E.

P. Los conceptos desbordar y rectificar van uno detrás de otro en el diccionario.

R. Todos los padres nos desbordamos. Es totalmente normal que nos pase. Somos humanos. Pero también es normal que, si nos desbordamos o decimos algo feo, luego sepamos decir “lo siento”. Los padres deberíamos decir “lo siento” varias veces a la semana, porque es normal que nos equivoquemos. Tenemos que aprender a pedir perdón.

P. “No tenemos manuales de instrucciones porque cada bebé es único e irrepetible”, escribe en el prólogo de ¡Hola, familia!. Sin embargo, resulta que las librerías están llenas de manuales de instrucciones. Y cada semana se publican una decena nuevos. ¿Se nos ha ido de las manos con los libros de autoayuda vinculados a la educación y la crianza?

R. Puede que sí. Hay muchísimos libros. Hay padres que al convertirse en tales ya tienen el manual de la lactancia, el del sueño, el de alimentación, el de comportamiento, etcétera. Y, a veces, entre tanto libro se pierde el sentido común. De hecho, en consulta veo a padres y madres que han leído toda la biblioteca de manuales de crianza y que, sin embargo, son los padres que menos claras tienen las cosas, que más se angustian y que más cortocircuitados están.

Puedes seguir Mamas & Papas en Facebook, Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter quincenal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS