Los niños y la identidad de género: la importancia de aceptar a tu hijo

Sentirse comprendido por sus principales figuras de apego es esencial para el equilibrio psicológico de un niño LGTB+. En caso contrario, se puede generar un trauma

La conciencia de identidad sexual aparece sobre los siete u ocho años.
La conciencia de identidad sexual aparece sobre los siete u ocho años.

Muchas veces a los padres y madres nos cuesta hablar de sexualidad con nuestros hijos. Puede ser por vergüenza, por desconocimiento o por temor. Pero la sexualidad es parte de la vida, y debe ser aceptada como un proceso natural de todo ser humano. Los niños y niñas empiezan a tener conocimiento sobre su sexo en torno a los tres años, cuando descubren sus genitales y se dan cuenta de que son diferentes en chicos y chicas. La conciencia de identidad sexual aparece algo más tarde, sobre los siete u ocho años, y es ahí cuando el papel de los progenitores es determinante. ¿Estamos preparados para aceptar la identidad sexual de nuestro hijo? ¿Tenemos la formación que necesitamos en educación sexual para explicárselo?

Más información

“La sexualidad, como constructo subjetivo, va evolucionando y adquiriendo matices a lo largo de nuestro desarrollo y en función de nuestras experiencias. Nos constituye como personas y es fundamental para el desarrollo emocional y psicológico del ser humano”, explica Laura Palomares, sexóloga y directora de Avance Psicólogos. Para la experta, entender nuestra sexualidad desde el conocimiento y la información “es fundamental para el bienestar, la autoestima y el normal desarrollo emocional y personal”.

Por todo ello “es fundamental, para el desarrollo y equilibrio psicológico de cualquier niño, sentirse comprendido y aceptado por sus principales figuras de apego. Cuando las personas que me protegen y que son mis principales figuras de afecto rechazan “quien soy”, se puede generar un trauma”, incide Palomares. Y es que, según mantiene la psicóloga, este trauma puede tener un impacto muy fuerte en la vida de una persona: “Se enfrenta a un sentimiento de abandono y de culpa por ser quien es, lo que es complejo de resolver y tremendamente desgastante desde el punto de vista emocional y de la propia autoestima”.

“Tanto si el rechazo es a la identidad de género o a la orientación sexual”, prosigue la experta, “el trauma será el mismo, aunque con matices. Es posible que a las personas cuya identidad de género no corresponde con el sexo biológico les cueste aún más, debido a que se une al propio proceso de integración que tienen que hacer entre su imagen física y su sentimiento y autopercepción de género”.

Y es, precisamente, por esto que muchos padres, en cierta manera, rechazan o no aceptan a sus hijos porque temen que sean excluidos o sufran algún tipo de acoso social: “Además, viven las normas o reglas de la sexualidad de forma muy dramática y como si se tratara de un error o defecto”.

Según mantiene la experta, aunque hay casos que lo aceptan con naturalidad y lo asimilan desde el principio, para otros supone un proceso de duelo de la idea interiorizada que tenían de su hijo o hija, para además afrontar poco a poco un proceso de aceptación: “Estas diferencias se deben tanto a diferencias individuales como a variables educacionales y culturales de la biografía de cada persona. También muchos padres y madres acuden a las consultas psicológicas para digerir el shock que les ha provocado que la realidad de sus hijos no se ajuste a lo esperado o a su “ideal. Hay que trabajarlo”, concluye Palomares.

Consecuencias de no aceptar la identidad de tu hijo en su salud mental

La Asociación Americana de Psiquiatría (APA) acaba publicar un informe en el que intenta determinar la relación que existe entre la aceptación de la orientación sexual de los hijos por parte de sus padres y sus repercusiones en la salud mental a largo plazo de los niños y niñas. La muestra fue de 175 lesbianas y gais ya adultos que fueron divididos en cuatro grupos y contestaron un cuestionario vía redes sociales en el que hablaban de la relación con sus padres cuando salieron del armario. Además, los participantes contaron en todo momento con apoyo psicológico.

La conclusión fue que los padres que aceptan de buen grado y validan la identidad sexual desde el principio, les hace ser más fuertes mentalmente a lo largo de su vida. Por el contrario, aquellos que fueron poco aceptados por sus padres, prosigue el estudio, tienen una mayor probabilidad de padecer trastornos mentales como depresión o ansiedad y de consumir drogas en la adolescencia y en la edad adulta que el resto de la población. Esto se debe a que experimentan y se enfrentan a diversos grados de rechazo al exponerse al juicio de sus padres y a otros miembros de la familia cuando “salen del armario”, mantiene el informe.

Por todo ello, el autor principal del estudio y terapeuta familiar, Matthew Verdun, asegura que “las actitudes de los padres hacia la orientación sexual de sus hijos definitivamente importan, pero es la consistencia en esas mismas actitudes lo que más se valora”.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción