Elecciones EE UU

Pensilvania, la reconquista definitiva para Biden

Un triunfo en este Estado da la ansiada victoria al demócrata y devuelve al partido un bastión perdido en 2016

Un grupo de manifestantes bailan en el exterior del Centro de Convenciones de Filadelfia, donde se cuentan los votos, el 6 de noviembre.
Un grupo de manifestantes bailan en el exterior del Centro de Convenciones de Filadelfia, donde se cuentan los votos, el 6 de noviembre.BRYAN R. SMITH / AFP
Filadelfia (Pensilvania) - 07 nov 2020 - 15:11 UTC

El triunfo en Pensilvania ha dado la victoria definitiva a Joe Biden. La reconquista del Estado devuelve al Partido Demócrata uno de sus bastiones. De ahí que las últimas horas se hayan vuelto agónicas para el candidato y sus seguidores. Con el 98% de los votos escrutados, Biden ha sido declarado ganador en la entidad por la Associated Press y las principales cadenas de televisión a pesar de una apretada ventaja de 0,5%. Se considera que esta tendencia irá a más y será irreversible una vez que se acaben de contar los sufragios restantes. El presidente electo consiguió 3.345.724 (49,6%) frente a los 3.311.310 de Trump (49,1%). Los 20 votos electorales han dado a Biden el empujón necesario para alcanzar los 270 necesarios y convertirse en el presidente 46 de Estados Unidos.

En esta zona industrial, que incluye también Míchigan y Wisconsin, donde Biden ha obtenido un mayor número de votos, el partido encontró antes del fenómeno Trump un sólido apoyo en la clase trabajadora. Hace cuatro años, sin embargo, la región cambió de color, agobiada por décadas de declive y de pérdidas de empleos trasplantados a otros lugares del mundo donde la mano de obra es más barata. Las regiones dieron un voto de confianza al atípico candidato republicano, que prometió defender a todos los olvidados del ámbito rural.

Más información

A las puertas del Convention Center de Filadelfia se concentraba la mañana de este sábado la agonía de un país. Decenas de medios de comunicación dieron por buena la victoria tras la última actualización del conteo que ha resultado definitivo. Dos hombres con cazadoras de cuero y banderas de Trump esperaban frente a las vallas que separan el centro de la calle. Eran los únicos seguidores del republicano que habían madrugado este fin de semana para conocer lo que parece una derrota inminente. “No son legales. Todo esto es un fraude”, gritaba uno de ellos frente a decenas de medios de comunicación de todo el mundo, repitiendo las palabras que el presidente ha declarado como un mantra conforme avanzaban los conteos del voto por correo.

Junto a las puertas del centro, decenas de policías vigilaban que la manifestación fuera solo un acto pacífico. Sara Sierchula, de 43 años, que se había unido al grupo desde el principio de la calle, explicaba lo que es para ella “la elección más importante de su vida”. “Soy demócrata, pero precisamente por eso, si gana Trump justamente, estaría de acuerdo. Pero que cada voto se cuente”, cuenta a este diario.

Mientras el conteo de votos se frenaba y los manifestantes recogían sus carteles de vuelta a casa, Biden daba un mensaje de calma a la nación en una comparecencia pública. “Los números son claros. Vamos a ganar esta carrera”, señaló la noche del viernes en un discurso. “Sus votos serán contados. La gente será escuchada”, insistía el candidato mientras pedía por tercer día consecutivo “paciencia”.

Observadores demócratas y republicanos inspeccionan las papeletas del condado de Lehigh mientras continúa el conteo de votos en las elecciones generales, el viernes 6 de noviembre, en Allentown (Pensilvania).
Observadores demócratas y republicanos inspeccionan las papeletas del condado de Lehigh mientras continúa el conteo de votos en las elecciones generales, el viernes 6 de noviembre, en Allentown (Pensilvania).Mary Altaffer / AP

Del otro lado, los republicanos de Pensilvania tramitaban este viernes una petición urgente al Tribunal Supremo para desechar los votos por correo recibidos después del día de las elecciones, pese a que el matasellos refleje que fueron enviados antes del 3 de noviembre. La batalla de Trump desde hace meses es cuestionar este tipo de voto, por su inclinación a favorecer a los demócratas, llevó a un fallo de la Corte Suprema local para determinar la legalidad del proceso. Este fue apelado por el partido a nivel federal. El 19 de octubre, la Corte Suprema de Estados Unidos, que tenía un asiento vacante en ese momento, se negó a tomar una decisión al haber un empate 4-4 entre sus integrantes liberales y conservadores. Sin embargo, indicó que podría retomar el caso.

Los integrantes de la Corte fueron completados a fines de octubre con la confirmación por el Senado de la jueza conservadora Amy Coney Barrett, nominada por Donald Trump. Si el tribunal resuelve una suspensión y acepta el caso tiene potestades para declarar inválidas las papeletas que llegan tarde. Pero también puede suceder que no sean suficientes para torcer en favor de Trump unos comicios que han puesto un puente hacia la Casa Blanca a Joe Biden.

Suscríbase aquí a la newsletter sobre las elecciones en Estados Unidos

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50