_
_
_
_
OPINIÓN
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La censura a Scurati, una herida europea

El veto al escritor en la televisión pública de Italia evidencia un problema en la UE, pues no está relacionado con la disputa política, sino con el ejercicio de la libertad

Antonio Scurati
El escritor italiano Antonio Scurati en abril de 2021 en Milán.Maria Moratti (Getty Images)

La censura de la que ha sido objeto el escritor Antonio Scurati en la televisión pública italiana (RAI) y la invectiva personal que lanzó a continuación contra él la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, nos muestran que, en Italia, el Estado de derecho está sufriendo un asedio. La censura y la invectiva se produjeron porque Scurati debía leer en televisión un monólogo para señalar el aniversario de la liberación de Italia del nazismo y el fascismo —que tuvo lugar el 25 de abril de 1945—, en el que se preguntaba por qué la primera ministra, a pesar de haber condenado en muchas ocasiones el fascismo, es incapaz de hablar de antifascismo. Que un Gobierno prohíba el derecho a expresarse de un escritor, de cualquier ciudadano, es un ataque a la libertad de opinión, que es un pilar del Estado de derecho, protegido por los Tratados de la Unión Europea y consagrado en las constituciones de nuestros países y es un derecho fundamental de todo ser humano.

Por este motivo, la censura ejercida contra Scurati no es un caso solamente italiano, sino también una herida europea.

Es una herida europea porque, cuando un solo ciudadano de la UE, en cualquier país, no puede expresar su opinión, el problema es de todos.

Es una herida europea porque, cuando la televisión pública de un país de la UE, en vez de acoger todo tipo de opiniones, prefiere escoger solo una determinada, el problema es de todos.

Es una herida europea porque, cuando el poder ejecutivo señala públicamente a una persona y la califica de adversaria, más allá de la crítica legítima de sus ideas, el problema es de todos los ciudadanos de la UE.

La censura de Scurati no es una disputa política entre dos partidos, ni debe confundirse con las contiendas electorales en marcha, porque tiene que ver con el ejercicio de la libertad de expresión. Y el hecho de que se pisotee esa libertad nos hace más vulnerables a todos los ciudadanos europeos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Por desgracia, Italia no es el único ni el primer país de la UE en el que el poder ejecutivo sobrepasa sus legítimas prerrogativas y cede a la tentación de limitar y atacar la libertad de información para acallar las voces y opiniones no deseadas. Y por eso el deber de los medios de comunicación independientes es sacar a la luz esos comportamientos, para impedirlos.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_