_
_
_
_
_

El candidato republicano Tim Scott se retira de la carrera por la Casa Blanca

El único aspirante negro a la presidencia en 2024 no logró hacerse un hueco en la intención de voto, donde las encuestas le adjudicaban menos del 4%

Tim Scott
El senador Tim Scott en el tercer debate de candidatos presidenciales republicanos, el miércoles 8 de noviembre en MiamiMIKE SEGAR (REUTERS)

El senador por Carolina del Sur Tim Scott, uno de los candidatos del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos en las elecciones de noviembre de 2024 y el único senador negro de su partido, ha anunciado a última hora de este domingo su retirada de la carrera por la Casa Blanca.

En una entrevista concedida al canal de televisión conservador Fox News, Scott, de 57 años, ha declarado que “amo a Estados Unidos todavía más que el 22 de mayo (cuando anunció su candidatura). Pero cuando regrese a Iowa (donde comienza la campaña de caucus y primarias) no será como aspirante presidencial. Cancelo mi campaña”.

El anuncio ha tomado por sorpresa a los donantes y trabajadores de campaña del candidato. Scott no les había advertido por adelantado de su decisión. Pero el candidato había tenido problemas para recaudar donaciones, había consumido la mayor parte de sus fondos a gran velocidad y no había logrado despegar en las encuestas, donde lograba una intención de voto menor del 4%. En Iowa los sondeos le otorgaban el cuarto puesto, por detrás del gran favorito, el expresidente Donald Trump; el gobernador de Florida, Ron DeSantis, y la exembajadora ante la ONU durante el mandato de Trump Nikky Haley.

Recibió la puntilla en el más reciente debate de los candidatos republicanos, el tercero, el pasado miércoles en Miami (Florida), en el que no logró causar gran impresión entre el público pese a mezclar una actitud más combativa con el mensaje optimista del que ha hecho gala en sus cinco meses de campaña. “Creo que los votantes, que son la gente más estupenda del planeta, me han dejado verdaderamente claro que me están diciendo: ‘ahora no, Tim”, ha asegurado en sus declaraciones a Fox News.

Durante su campaña se había presentado como un candidato muy conservador pero más capaz de reducir las profundas divisiones en el electorado estadounidense que rivales como DeSantis o el propio Trump, a quien siempre tuvo buen cuidado de no criticar abiertamente.

Pero ese trato de guante blanco hacia el expresidente le causó un problema que comparte la gran mayoría del grupo de aspirantes de ese partido a la Casa Blanca: la incapacidad de convencer al electorado por qué deberían votarle a él y no al principal candidato republicano.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Inicialmente había conseguido apoyos significativos de donantes, en la creencia de que tenía más posibilidades de derrotar al presidente demócrata Joe Biden de llegar al tramo final de la campaña. Sus partidarios le percibían también como más aceptable para el electorado independiente que otros aspirantes contrarios a la ayuda a Ucrania, como el gobernador de Florida.

En octubre, no obstante, esos donantes ya se habían enfriado. Tras el debate de la semana pasada, decidieron no continuar sus inversiones en propaganda televisiva. Con las arcas menguantes, al senador le quedaban pocas opciones para continuar en la carrera.

Profundamente religioso y ávido citador de la Biblia, al senador le gusta hablar de sus raíces como nieto de un trabajador en los campos de algodón del sur estadounidense. Criado por una madre soltera que trabajaba gran cantidad de horas extra como auxiliar de enfermería para mantenerle a él y a su hermano, el joven Scott se graduó en Ciencias Políticas por la Charleston Southern University. Él mismo se ha descrito como un estudiante mediocre, que tras licenciarse y antes de entrar en política abrió un negocio de seguros.Southern University antes de abrir un negocio de seguros.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Macarena Vidal Liy
Es corresponsal de EL PAÍS en Washington. Previamente, trabajó en la corresponsalía del periódico en Asia, en la delegación de EFE en Pekín, cubriendo la Casa Blanca y en el Reino Unido. Siguió como enviada especial conflictos en Bosnia-Herzegovina y Oriente Medio. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_