_
_
_
_
_

Una activista polaca condenada por suministrar una píldora abortiva: “No hay esperanza para la legalización del aborto libre”

Justyna Wydrzynska lamenta que los partidos liberales hiciesen campaña por los derechos reproductivos y ahora uno de ellos quiera dejarlos fuera del acuerdo de coalición de gobierno liberal que se está negociando

Aborto Polonia
La activista polaca por el derecho al aborto Justyna Wydrzynska, este lunes en Madrid.Claudio Álvarez

Justyna Wydrzynska (Varsovia, 49 años) se convirtió en un símbolo del movimiento de defensa del derecho al aborto en Polonia tras enfrentarse hasta a tres años de prisión por enviar unas píldoras abortivas a una mujer maltratada, que finalmente quedaron en ocho meses de trabajos comunitarios que ha recurrido. En el país con la segunda legislación más restrictiva de la UE —solo después de Malta—, la interrupción voluntaria del embarazo ha sido un asunto central en la reciente campaña de los partidos liberales, especialmente en el caso de la conservadora Coalición Cívica, de Donald Tusk, y de la formación más progresista, la Izquierda.

El voto de las mujeres ha sido fundamental para la victoria del bloque liberal frente al partido ultraconservador Ley y Justicia en las elecciones del pasado 15 de octubre. Durante las negociaciones para formar Gobierno —aunque el presidente Andrzej Duda ha encomendado esta tarea en un primer momento a PiS— ha trascendido, sin embargo, que uno de los socios, la coalición de centroderecha Tercera Vía, formada por el partido agrario PSL y Polska 2050, se opone a incluir el aborto en el acuerdo para formar un Ejecutivo. Wydrzynska, que recibe a EL PAÍS este lunes en la sede de Amnistía Internacional en Madrid —con la que colabora en la campaña Escribe por los derechos—, es pesimista sobre las posibilidades de conseguir legalizar el aborto libre en el primer trimestre de embarazo ―ahora solo es posible en caso de violación o peligro para la vida de la madre―. El movimiento feminista, que ahora se da cuenta —pese a las advertencias— de que Tercera Vía no ha sido clara durante la campaña, está “sorprendido y enfadado”, dice.

Pregunta. Tercera Vía ha declarado que rechaza, después de las elecciones, incluir la legalización del aborto en el acuerdo de coalición.

Respuesta. Incluso lo dijeron antes, durante la campaña electoral. En realidad no dijeron: “Estamos en contra de la legalización del aborto”, pero utilizaron la excusa de organizar un referéndum. Un día vimos en el Parlamento a [Wladyslaw] Kosiniak-Kamysz, el líder del PSL, y le preguntamos: “¿De verdad queréis que la sociedad decida si podemos abortar o no, que decida sobre nuestro cuerpo?”. Y él dijo, en nuestra cara: “Sí, quiero que todo el mundo decida”. La gente les ha votado porque tienen soluciones bastante liberales para la economía, la sanidad, la política de asuntos exteriores, o la educación. Pero no son una buena opción para los derechos de las mujeres. [Szymon] Holownia, de Polska 2050, ha estado en contra del aborto desde que empezó en política.

P. ¿Qué cree que pasará al final? Donald Tusk y la Izquierda han hecho campaña por la legalización del aborto.

R. Tusk dijo que si ganaban las elecciones legalizarían el aborto libre, sin supuestos. ¿Qué significa “legalización del aborto”? ¿Qué quiere decir? ¿Será legal hasta la 10ª semana, la 12ª, 14ª, 18ª? ¿Solo en los hospitales, en el sector privado, por cirugía? ¿Será obligatorio un informe psicológico o social...? No había ninguna propuesta concreta detrás de esto. Es la nada. Pero para la gente es suficiente escuchar algo así. El miércoles Coalición Cívica nos ha convocado a Abortion Dream Team, junto a Federa y Strajk Kobiet (Huelga de Mujeres), a una reunión en el Sejm [la Cámara baja del Parlamento]. Quieren hablar con nosotros y probablemente preparar algunas propuestas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

P. ¿Entonces cree que el aborto no está totalmente descartado del acuerdo de coalición?

R. Los juegos de los políticos son muy desagradables. Coalición Cívica tiene que proponer algo para no parecer dementes. Propondrán un proyecto de ley que no saldrá adelante al no tener suficientes apoyos. Y Tusk probablemente dirá que es culpa de [los líderes de Tercera Vía] Holownia y Kosiniak-Kamysz.

P. ¿Qué mensaje van a llevar ustedes a esa reunión?

R. Primero, que la despenalización es imprescindible. Luego, que el acceso al aborto debe ser más amplio. No solo a través del sistema sanitario, sino que también nosotras, como activistas, deberíamos estar protegidas si distribuimos píldoras, porque pensamos que debemos hacerlo si no hay legalización del aborto.

P. ¿Cuál es el ambiente en el movimiento feminista y pro derecho al aborto después del posicionamiento de Tercera Vía?

R. Mucha gente está sorprendida, pero no entiendo por qué, porque habíamos advertido de que la propuesta de referéndum era una excusa. Pero, realmente, el movimiento está sorprendido. Sorprendido y enfadado.

Justyna Wydrzynska
La activista polaca por el derecho al aborto Justyna Wydrzynska, durante la entrevista, este lunes en Madrid. Claudio Álvarez

P. ¿Y entre la población en general?

R. Entre mis amigos no involucrados en política, hay quien realmente cree que aunque Tercera Vía esté hablando sobre el referéndum, al final va a votar a favor de legalizar. Mucha gente ve el referéndum como algo positivo porque todo el mundo puede hablar, pero no, solo la persona embarazada debería decidir sobre su propio cuerpo. Me sentiría más satisfecha si hubiesen dicho: “Estamos en contra de legalizar el aborto libre, pero queremos volver a la ley anterior”.

P. Ahora sí se está hablando de volver a la ley anterior, que permitía el aborto en el caso de malformación fetal.

R. Sí, pero otra vez justo después de las elecciones, no antes. Es horrible, lo llaman compromiso. Y en realidad esto es comprometer los derechos de las mujeres. ¿Permitir el aborto por estos tres motivos [violación, peligro para la salud y la vida de la madre, y malformación del feto] es un compromiso estando en la UE? Un compromiso sería la legalización del aborto, por ejemplo, hasta las 10 semanas.

P. ¿Ese sería su objetivo, aborto libre hasta la 10ª semana?

R. Para mí, el objetivo es la legalización sin dar razones hasta la 12ª semana. Esto es por lo que luchamos y lo que defenderemos. Hemos otorgado mucha confianza a los políticos y tienen cuatro años para impulsar esta ley.

P. Entonces, ¿todavía tiene confianza o fe?

R. No, pero les doy la oportunidad de hacerlo en cuatro años. Sé que será difícil. Pero quiero ver cambios. Acepto si no lo legalizan. Pero quiero ver cambios en cómo hablan los políticos sobre el aborto, en cómo se comportan, si protegen a las activistas.

P. ¿Hay sensación de alivio, de que lo peor, con el previsible fin del Gobierno de PiS, ha pasado?

R. No, esto no ha terminado. Tenemos un fiscal nombrado por el presidente, y puede acosarnos con un código penal que penaliza la ayuda al aborto. Las organizaciones proaborto seguimos funcionando. Y siguen denunciándonos. Hace solo dos semanas estuve en comisaría y me interrogaron por haber dado información sobre cómo abortar.

P. Pero dar información es legal.

R. Sí, pero depende de la Fiscalía. Si el fiscal es antiaborto, pueden empezar una investigación. Esto no termina.

P. En resumen, los partidos han hecho campaña con el aborto. Y funcionó, porque han ganado.

R. Y ahora no habrá legalización del aborto.

P. ¿Hay esperanza?

R. (Piensa un momento y resopla) No, no hay esperanza.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_