_
_
_
_

El asesino de Louisville compró legalmente un AR-15 una semana antes de matar a cinco compañeros del trabajo

El Departamento de Policía de la ciudad hace público el vídeo que muestra la respuesta de los agentes minutos después de que Connor Sturgeon iniciara la matanza

Fotograma de las cámaras corporales de los oficiales que respondieron al tiroteo en Louisville, Kentucky, el 10 de abril 2023. Vídeo: Policía de Louisville
Luis Pablo Beauregard

Como hacía desde abril de 2022, Connor Sturgeon se levantó temprano la mañana del lunes para acudir a su trabajo, en el Old National Bank. La oficina, ubicada en el 333 de la calle Main, está en la concurrida zona del centro de Louisville, una de las ciudades más importantes de Kentucky y del Medio Oeste. Sturgeon, de 25 años, llegó sobre las 08.30, minutos antes de que la oficina abriera sus puertas al público y cuando se desarrollaba una reunión entre los banqueros de la institución que opera en la región desde mediados del siglo XIX. Pero hubo algo diferente este lunes. El joven banquero, vestido con vaqueros, zapatillas y una camisa azul, iba a armado con un AR-15, un potente rifle que compró legalmente una semana antes de que acabara con la vida de cinco personas, todos ellos compañeros de trabajo. Y transmitió el horror en directo vía Instagram.

El nombre de Sturgeon se ha sumado a la infame lista de perpetradores de tiroteos masivos en Estados Unidos. El de ayer ha sido el decimoquinto incidente de 2023 (con cuatro o más víctimas). La lista se engrosa día tras día sin que las cosas cambien en el país más armado del mundo. El banquero era un hombre blanco, un rasgo común que comparte con otros autores de matanzas públicas. Pero su perfil, según lo que comienza a desprenderse de las primeras investigaciones, se aleja del retrato de otros resentidos que tenían un problemático encaje en la sociedad. Un gerente del banco ha calificado al homicida como un tipo “extremadamente inteligente” que nunca había hecho saltar sospechas con su personalidad. Una portavoz de la Universidad de Alabama, la institución de la que se graduó Sturgeon, dijo a CNN que participó en un programa académico especial con el que obtuvo en menor tiempo la licenciatura y la maestría en Finanzas.

El asesino de Louisville compró legalmente su rifle AR-15. Kentucky, aunque es gobernado por un demócrata, tiene un Congreso controlado por los republicanos, quienes han hecho más fácil portar armas en la entidad. Los dos senadores que representan al Estado en Washington, Rand Paul y Mitch McConnell, son republicanos. El partido se ha opuesto a aprobar legislaciones propuestas por el presidente Joe Biden para retirar temporalmente las armas a sujetos que tengan problemas mentales y a endurecer los controles de venta de rifles y pistolas.

Sturgeon dejó una nota a sus familiares en la que adelantaba el daño que iba a hacer. No fue el único aviso. También había enviado mensajes de textos en los que admitía que tenía pensamientos suicidas. Abrió fuego alrededor de las 08.30. La policía recibió la llamada de emergencia a las 8.38. Los primeros uniformados en el sitio arribaron solo tres minutos después, según revela un video hecho público la tarde de este martes. Esos pocos segundos fueron suficientes para que el tirador matara a Thomas Elliot (63); Jim Tutt (64); Josh Barrick (40) y Juliana Farmer (45). También fueron heridas nueve personas. Horas después del ataque, una quinta víctima falleció en el hospital: Deana Eckert (57).

Las imágenes que han sido hechas públicas este martes muestra la primera patrulla que llega a responder a las llamadas de auxilio. En esta iban Cory Galloway y Nickolas Wilt, quien se había graduado de la academia diez días atrás. El video muestra que Sturgeon los recibe con disparos, incluso antes de que los policías salieran del auto. Galloway saca un rifle del maletero y pide a Wilt que lo cubra. Ambos comienzan a subir las escaleras rumbo a donde está parapetado el tirador.

Una ráfaga de disparos del AR-15 derribó a Galloway apenas subió los escalones y lo lastimó en el hombro. El agente se levantó rápidamente y bajó nuevamente los peldaños para protegerse detrás de una jardinera de concreto. Su visión no era la óptima porque el homicida estaba detrás de unos cristales tintados. El vídeo muestra su proecupación por Wilt, un novato que estaba a su cargo. “El tirador tiene un ángulo abierto sobre el oficial... Necesitamos subir, pero no sé donde está, el cristal lo está bloqueando”, dice Galloway. A las 8.44, el policía dispara. “¡Creo que le di! ¡Ha caído!”, anuncia por la radio. Una de esas balas mató a Sturgeon, quien quedó en medio de un charco de sangre y rodeado de miles de vidrios hechos añicos. Wilt, de 26 años, recibió un balazo en la cabeza y se encuentra recuperándose de una operación hecha la tarde de ayer. Su condición es crítica, pero estable.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

“Sabemos que fue un ataque dirigido. [Sturgeon] conocía a esos individuos, por supuesto, porque trabajaba allí”, dijo el lunes la jefa interina de la policía de Louisville, Jacquelyn Gwinn-Villaroel. Las autoridades no han revelado el móvil que llevó al asesino a atacar su lugar de empleo, donde había trabajado por tres veranos consecutivos desde 2018 hasta que fue contratado a tiempo completo, según revela un perfil de la red social LinkedIn que ha sido borrado tras la tragedia. El lunes se especuló con que Sturgeon iba a ser despedido y que la noticia habría provocado la respuesta. Esta mañana, esa versión fue desmentida en una conferencia de prensa por el alcalde de Louisville, Craig Greenberg. “Por lo que me ha dicho un ejecutivo del banco, eso no es exacto”, afirmó a los periodistas que siguen el caso.

Sturgeon fue un atleta durante su paso por el instituto. Jugó baloncesto y era un habitual en la pista de atletismo de su secundaria, a las afueras de la ciudad. Su habilidad hizo que se colara en 2015 entre los finalistas de la competida National Merit Scholarship, un programa de becas para los mejores estudiantes a nivel nacional. Gwinn-Villaroel ha dicho que el sujeto no tenía ningún antecedente con la policía. Una orden de cateo a su casa se ha ejecutado esta mañana, lo que podría arrojar un poco de luz sobre cómo fueron las últimas horas de preparación del ataque.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard
Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_