_
_
_
_

La entrada en el euro y en Schengen culmina la integración de Croacia en la UE

Bruselas celebra la entrada de Zagreb, el miembro más joven de los Veintisiete, mientras sus vecinos balcánicos están aún a las puertas del club europeo

El primer ministro, Andrej Plenkovic, conversa con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen.
El primer ministro, Andrej Plenkovic, conversa con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen.ANTONIO BAT (EFE)

Croacia, el miembro más joven de la Unión Europea ya es, desde este comienzo de 2023, uno de los más integrados en el proyecto europeo. Con la llegada del 1 de enero, el Estado que más tarde se incorporó al bloque (en julio de 2013) ha entrado en la zona euro y, a la par, en el espacio Schengen, a cuya puerta se han quedado esperando otros dos aspirantes más veteranos, Bulgaria y Rumania. Bruselas ha celebrado junto con Zagreb un hito que, según los principales responsables europeos, no es solo un momento “histórico” para el país balcánico —cuando varios de sus vecinos ni siquiera han superado aún el estatus de candidatos—, sino también una muestra de la fuerza de los Veintisiete en momentos en que su unidad se pone a prueba una y otra vez.

“El euro es un símbolo de unidad más allá de las fronteras y de los idiomas”, aseveró la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quien el domingo viajó hasta la frontera croata para conmemorar un día de “celebración para todos los croatas y para todos los ciudadanos europeos”.

“El euro es un símbolo de la fuerza, unidad y solidaridad europeas, en momentos en que tenemos una guerra a nuestra puerta”, corroboró en un vídeo el vicepresidente de la Comisión para Asuntos Económicos, Valdis Dombrovskis. Esto, recalcó, “no es importante solo para Croacia, también lo es para toda la UE” y para aquellos países que, como Ucrania, aspiran un día a formar parte del bloque comunitario.

Confianza en la economía

Con la entrada en la zona euro, Croacia tiene la esperanza de que su economía dé un salto. El ejemplo de los últimos tres países en integrarse en el área monetaria da motivos para el optimismo. Las tres repúblicas bálticas (Estonia, Letonia y Lituania) han dado un gran salto en su convergencia con la UE. En la última década, el producto interior bruto (PIB) per cápita de estos tres países se ha acercado en unos 20 puntos a la media comunitaria. En ese mismo tiempo, el Estado balcánico apenas ha avanzado la mitad. Aunque las grandes cifras de la economía croata muestran que ya está preparada para el salto que acaba de dar: el déficit público acabó 2022 algo por debajo del 3% del PIB; su deuda está en el 70%; el desempleo ronda el 6%.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Aunque esos datos también encierran uno de los grandes desafíos que este país de los Balcanes, que logró su independencia en los años noventa del siglo pasado: la desigualdad. En Zagreb, por ejemplo, donde se concentra el 34% de la economía del país, el PIB per cápita supera en 18 puntos porcentuales la media comunitaria. En cambio, en las regiones del este están 64 puntos por debajo.

Tan tangible como el euro es el ingreso en el espacio Schengen. Puede que para la mayoría de los casi cuatro millones de ciudadanos croatas sea menos cotidiano que pasar a pagar en la moneda común, pero también lo notarán en las horas que se ahorrarán en los pasos fronterizos con Eslovenia y Hungría o en aeropuertos. Así lo apuntó el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, cuando señaló que los croatas disfrutarán ahora de “dos de los beneficios más tangibles de la integración europea”.

El gran paso hacia la total integración europea de Croacia es visto con una mezcla de esperanza y resignación por otros países vecinos que no han logrado aún su ingreso en estos espacios o, ni siquiera, en la misma UE. Tirana albergó, a comienzos de diciembre, la primera cumbre UE-Balcanes que se celebraba en la región. Fue un gesto de Bruselas hacia los aspirantes balcánicos que llevan años esperando a unirse al bloque: junto a los países miembro, se reunieron en la capital albanesa los “candidatos” oficiales de la región a integrar la UE —Albania, Bosnia-Herzegovina, Montenegro, Macedonia del Norte y Serbia— así como Kosovo, que todavía no ha iniciado el proceso de adhesión al no ser reconocido por cinco países de la UE, incluida España.

La cita albanesa tuvo lugar en un momento en el que Bruselas trata de frenar los avances de China y, sobre todo, Rusia en una región geoestratégica para el continente europeo. Esta zona también es clave para detener los flujos migratorios irregulares que los Veintisiete tratan de contener.

Croacia está en plena ruta de los Balcanes occidentales, usada no solo por migrantes, sino también por traficantes de armas y drogas. Solo entre enero y octubre de 2022, el país registró la entrada de 30.000 migrantes en situación irregular, un 150% más respecto a 2021. Pese a ello, los Veintisiete dieron también en diciembre su visto bueno a la entrada de Zagreb en Schengen, mientras que dejaron en la puerta de espera a Bulgaria y Rumania, vetados por Austria y Países Bajos. Una circunstancia que Bruselas ha lamentado desde entonces en reiteradas ocasiones y que la comisaria de Interior, Ylva Johansson, ha recordado ahora que Croacia forma parte del espacio Schengen. “Cada nuevo miembro de Schengen hace más fuerte a la UE (…) sigo personalmente comprometida para que Rumania y Bulgaria se conviertan en miembros en un futuro próximo”, declaró Johansson

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_