Un tercer ataque con drones golpea una base aérea rusa cercana a Ucrania

Rusia registra incursiones en su territorio por segundo día consecutivo con un aeródromo y una planta industrial como objetivo de los cohetes

Una columna de humo se elevaba este martes sobre el aeródromo de Kursk, en Rusia, en una foto cedida por el Gobierno de esa región rusa.Foto: AP | Vídeo: EPV

Rusia ha vivido este martes un nuevo ataque con drones en su territorio. Aviones no tripulados han alcanzado otra base aérea, la tercera, en el segundo día consecutivo de ataques, y varios depósitos de combustible han sido pasto de las llamas tanto en el aeródromo de Kursk como en una planta industrial de Briansk, ambas regiones fronterizas con Ucrania. La incursión, sobre cuya autoría no ha habido hasta el momento ninguna declaración, sucede a otro bombardeo el lunes —atribuido a Ucrania— en el que varios misiles que databan de la época soviética lograron penetrar casi un millar de kilómetros dentro del espacio aéreo de Rusia.

Poco después de las explosiones de este martes, la ciudad ucrania de Donetsk, en manos de separatistas y tropas rusas, ha sido escenario de un ataque con al menos seis muertos y una decena de heridos que las autoridades prorrusas atribuyen a Kiev. Con esos episodios como telón de fondo, el presidente ruso, Vladímir Putin, reunió a su consejo de seguridad. Aunque no afloraron los detalles del encuentro, el portavoz del mandatario, Dmitri Peskov, admitió que se abordaron los ataques ucranios.

En las incursiones del lunes, las más alejadas de la frontera con Ucrania registradas en Rusia desde el inicio de la guerra, los cohetes, drones de reconocimiento diseñados hace casi medio siglo en la URSS, alcanzaron las bases rusas de Engels (provincia de Sarátov) y Riazán, y dos bombarderos estratégicos fueron dañados en esa inesperada operación. Las autoridades rusas acusan a las Fuerzas Armadas ucranias del ataque del lunes y un alto funcionario de Kiev, citado por el diario estadounidense The New York Times, confirmó horas después que su país estuvo detrás de lo ocurrido.

La planta Slava, a 80 kilómetros de la frontera con Ucrania, en la provincia de Briansk, fue uno de los objetivos de dos drones este martes. Los depósitos de ese combinado industrial ya habían estado en el punto de mira ucranio el 30 de noviembre, cuando Kiev logró destruir tres tanques de combustible. En esta ocasión los depósitos no estaban llenos y el incendio no fue aparatoso, según informa la prensa rusa.

La incursión contra el aeródromo de Kursk tuvo más éxito. “Como resultado de un ataque con drones, un tanque de almacenamiento de petróleo ardió en el aeródromo de Kursk. No hubo víctimas y el fuego está controlado. Todos los servicios especiales han acudido al lugar”, anunció el gobernador de la región, Román Starovoit.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Las llamas eran visibles a gran distancia en Kursk. Según las autoridades, el fuego se propagó por más de 500 metros cuadrados, y en las labores de extinción participó incluso el servicio nacional de ferrocarril, que envió tres trenes con cisternas con capacidad para 120 toneladas de agua y cinco de espumógeno de extinción de incendios.

El consejo de seguridad de Rusia celebró una reunión —ordinaria, aunque no figuraba en la agenda oficial— en la que los ataques, según admitió el portavoz, estuvieron sobre la mesa. “Por supuesto, la línea del régimen ucranio es continuar con estos actos terroristas, lo dice abiertamente; por supuesto, son un factor de peligro; y, por supuesto, son tenidos en cuenta y se toman las medidas necesarias”, afirmó Peskov, que quitó importancia a la reunión al recalcar que el consejo de seguridad “se reúne una vez cada semana”.

Esa sucesión de golpes ha suscitado críticas entre los expertos militares y el sector más belicista de Rusia. “Si los ataques anteriores tuvieron más bien un efecto psicológico, esta vez el ataque fue efectivo”, ha recalcado el canal TopWar tras recordar que es el cuarto bombardeo que sufre la base aérea desde el comienzo de la guerra. “El aeródromo de Kursk es el más preparado por ser de primera línea. Hay terraplenes y una poderosa defensa aérea. Y de nuevo un ataque a las seis de la mañana, cuando cualquier dron puede ser detectado por medios técnicos”, lamentaba el canal.

El lunes, las críticas se dirigieron a la ineficacia del sistema antiaéreo ruso al permitir que volasen varios cohetes hasta las inmediaciones del Volga. “El golpe de la base de Engels lo dio al menos un dron soviético Tu-141 que superó casi 650 kilómetros sobre el territorio de la Federación de Rusia”, dijo el corresponsal de guerra Alexánder Kots en su canal de Telegram, para subrayar que “de la frontera ucrania a Moscú hay menos de 650 kilómetros...”.

Un objetivo prioritario

Los depósitos de combustible cercanos a la frontera han sido hasta ahora uno de los objetivos prioritarios de Kiev en sus ataques sobre territorio ruso. En los primeros meses de la guerra, Ucrania atacó otros tanques de este tipo en la provincia de Bélgorod, situada a unas pocas decenas de kilómetros de la segunda mayor ciudad de Ucrania, Járkov.

El gobernador de Kursk ha convocado a su comisión antiterrorista y extendido el nivel amarillo de alerta durante 15 días. “Se han cancelado las clases en dos escuelas, la de Jalino y la del pueblo Mariscal Zhukov, debido al incendio cercano al aeródromo”, anunció.

Los aeropuertos civiles de las regiones limítrofes con Ucrania no operan desde que comenzó la guerra desatada por Putin el 24 de febrero. Debido al progreso ucranio en los combates, las autoridades de Kursk elevaron la amenaza terrorista a un nivel superior el 11 de abril, aunque desde el 19 de octubre está activo el nivel de respuesta medio, el paso previo a la ley marcial, según los nuevos criterios del Kremlin.

El presidente ruso promulgó un día antes un decreto que extiende el estado de alarma de facto por todo el país y permite imponer numerosas restricciones región por región. En el caso de Kursk, se han reforzado los controles de acceso con las zonas fronterizas y la entrada y salida a la ciudad de Kurchátov, donde está la central nuclear de la provincia, y ha aumentado la vigilancia en las infraestructuras de seguridad y las instituciones educativas.

Ataque en Donbás y visita de Zelenski

Las autoridades prorrusas de Donetsk atribuyeron a fuerzas ucranias un ataque con cohetes grad en el que murieron 6 personas y 10 resultaron heridas. Las agencias de información han difundido imágenes de la evacuación de algunas personas, edificios dañados y vehículos ardiendo. Hasta esa zona convulsa de Donbás, que acoge las regiones de Donetsk y Lugansk, principales frentes del este del país, se ha dirigido este martes el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski. Allí ha visitado a sus tropas, ha condecorado a algunos de los militares y, en un mensaje difundido por sus redes sociales, ha asegurado que próximamente visitará otras zonas que quedan por liberar, incluida la península de Crimea.

También ha tenido lugar otro intercambio de prisioneros de guerra, anunciado por las dos partes este martes. Se ha producido, como en ocasiones anteriores, sin importar lo enconadas que puedan estar las posiciones en el campo de batalla. Tanto Kiev como Moscú han facilitado imágenes de sus hombres tras ser liberados. De los 60 ucranios que han regresado a casa, 34 formaron parte de las tropas que defendieron la ciudad de Mariupol, símbolo de la resistencia hasta que a mediados de mayo cayó en manos rusas. De entre ellos, 14 fueron apresados en la acería de Azovstal, la última zona de esa ciudad sureña en caer en manos del ejército invasor.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS