Japón afirma que el último misil lanzado por Corea del Norte tenía capacidad para llegar a Estados Unidos

Un proyectil intercontinental lanzado por el régimen de Kim Yong-un cae cerca de la región japonesa de Hokkaido

Varias personas observan una pantalla que emite imágenes del misil lanzado por Corea del Norte, este viernes en una estación de trenes en Seúl. Foto: ANTHONY WALLACE (AFP) | Vídeo: EPV

Corea del Norte ha vuelto a sobresaltar a sus vecinos y a enturbiar la región con el disparo de un nuevo cohete. Las autoridades de Corea del Sur y Japón han denunciado este viernes el lanzamiento de un misil balístico norcoreano hacia el mar de Japón, un día después de que Pyongyang disparara otro proyectil de corto alcance. El primer ministro japonés, Fumio Kishida, ha declarado que el “aparente misil balístico intercontinental probablemente cayó dentro de la Zona Económica Exclusiva de Japón”, cerca de la región norteña de Hokkaido, según ha comentado a periodistas en Tailandia, donde se encuentra de visita, informa la agencia de noticias nipona Kiodo. Kishida ha condenado los repetidos lanzamientos, a los que ha calificado de “totalmente inaceptables”. El primer ministro, sin embargo, ha asegurado que no se han registrado daños a barcos o aviones.

La Guardia Costera nipona, que alertó a los barcos pesqueros, ha informado, una hora después del lanzamiento del misil, de que se esperaba que el proyectil cayese a unos 210 kilómetros al oeste de la isla de Oshima, en Hokkaido, en el norte del archipiélago. El proyectil recorrió una distancia de unos 1.000 kilómetros a una altura máxima de 6.100 kilómetros y una velocidad de 22 mach, más de 26.000 kilómetros por hora, según las fuerzas armadas surcoreanas, que calificaron el lanzamiento como “una amenaza a la paz y estabilidad en la península coreana”. Las autoridades de inteligencia de Seúl y Washington están analizando los detalles de lo ocurrido.

Tras el disparo, la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, se ha reunido de emergencia con los líderes de Japón, Corea del Sur, Canadá, Australia y Nueva Zelanda para valorar la situación. El fogonazo norcoreano ha sorprendido a los mandatarios en una cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico en Tailandia. “Condenamos con firmeza estas acciones y pedimos una vez más a Corea del Norte que detenga futuros actos ilegales y desestabilizadores”, ha dicho Harris durante el encuentro, según ha recogido Reuters. Washington y Seúl han respondido con un ejercicio militar aéreo conjunto en el que han simulado disparar contra lanzaderas de misiles norcoreanas.

Los misiles balísticos intercontinentales de Pyongyang tienen capacidad para transportar cabezas nucleares enormes distancias antes de impactar sobre su objetivo. El ministro de Defensa japonés, Yasukazu Hamada, ha dicho que el misil de este viernes habría volado durante unos 69 minutos desde su lanzamiento y que, según estiman, este tipo de proyectiles podría volar hasta 15.000 kilómetros de distancia y llegar a territorio estadounidense. El presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol, ha reunido al Consejo de Seguridad Nacional del país para que implemente “medidas de disuasión” en plena visita del presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, al país asiático.

Corea del Norte advirtió este jueves a Estados Unidos de que emprendería acciones militares “más feroces” en el caso de que continuasen las actividades militares junto a Seúl y Tokio en la región, según informó la agencia estatal KCNA. Esta nueva prueba por parte de Pyongyang eleva aún más las tensiones en la región después de que en los últimos dos meses Corea del Norte haya lanzado medio centenar de misiles balísticos en ensayos prohibidos por resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, en respuesta a las maniobras militares de EE UU y Corea del Sur que considera un ensayo de invasión.

El régimen que gobierna con puño de hierro Kim Jong-un ha disparado este año misiles a un ritmo inusitado, incluido el más potente de su historia, un cohete intercontinental apodado El monstruo, mientras diversos analistas alertan de que el país podría estar preparando una prueba nuclear. La última la realizó en 2017, en plena escalada de tensión con Washington. En octubre, Corea del norte lanzó un misil que sobrevoló Japón y obligó algunos ciudadanos japoneses a refugiarse; a principios de noviembre, durante una jornada en la que disparó una andanada de al menos 23 proyectiles, uno de sus cohetes cruzó por primera vez desde la guerra de Corea la frontera marítima fijada de facto con el Sur.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Un riesgo para la estabilidad regional

El Gobierno de Estados Unidos sostiene que el misil balístico intercontinental norcoreano lanzado hoy aumenta la tensión de forma innecesaria y supone un riesgo desestabilizador para la situación de seguridad en la región. La Casa Blanca ha asegurado a través de un comunicado que el lanzamiento es una violación “descarada” de numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y ha urgido a todos los países a condenarlo y a emplazar a Corea del Norte a sentarse en la mesa de negociación para tener una conversación “seria”. La Administración que dirige el demócrata Joe Biden ha indicado que la puerta para la diplomacia no está cerrada, pero que el régimen de Pyongyang debe cesar inmediatamente sus acciones desestabilizadoras.

Rusia también ha reaccionado al lanzamiento. Moscú se ha mostrado “preocupada” por la situación en la península de Corea y ha pedido a las partes involucradas que eviten una confrontación, según ha dicho el viceministro de Exteriores del país y ha recogido Reuters.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS