Guerra en Ucrania | Así le hemos contado el día 256 de la invasión

Aumenta la tensión en la provincia de Jersón | Rusia y Ucrania intercambian acusaciones de ataques en la zona | Continúan los cortes de energía en varias regiones | Kiev planifica una evacuación ante un posible apagón total

Varias personas caminan a oscuras por una calle de Kiev este domingo, en mitad de las restricciones de energía que están sufriendo varias provincias a consecuencia de los bombardeos rusos.
Varias personas caminan a oscuras por una calle de Kiev este domingo, en mitad de las restricciones de energía que están sufriendo varias provincias a consecuencia de los bombardeos rusos.MURAD SEZER (REUTERS)

El 256º día de la guerra iniciada por Rusia contra Ucrania ha estado marcado por el aumento de la tensión en la provincia de Jersón (al sur). Las autoridades impuestas por Rusia en esa zona han asegurado este domingo que Kiev concentra allí una gran cantidad de tanques y blindados como parte de los preparativos para un ataque inminente. Ante esta situación, el bando ruso ha insistido a los civiles en que abandonen Jersón, la única capital regional conquistada por las tropas del Kremlin desde que comenzó la guerra y a donde se dirigen los soldados ucranios en su exitosa contraofensiva en el sur del país.

A lo largo del día, ambos bandos han intercambiado acusaciones de diversos ataques en esta misma provincia. Rusia ha afirmado que un bombardeo ucranio ha dañado la presa de Nova Kajovka, una de las mayores de Ucrania y donde se localiza una de las centrales hidroeléctricas más importantes del país, según recoge la agencia de noticias rusa TASS, citando a fuentes de los servicios de emergencias. Por su parte, el ejército ucranio ha acusado a las tropas rusas de la destrucción a gran escala de barcos civiles que se encontraban amarrados en las orillas del río Dniéper. La destrucción de los buques evitaría que las fuerzas ucranias los usaran si decidieran cruzar al lado oriental en caso de que Rusia se retire de la zona.

El otro foco del día ha estado en los continuos cortes de energía que están sufriendo varias provincias de Ucrania como consecuencia de los ataques rusos a la infraestructura energética. El operador estatal ucranio, Ukrenergo, ha informado de apagones intermitentes en Kiev y en otras ciudades como Chernígov, Cherkasi, Yitomir, Sumi, Járkov y Poltava. Las autoridades de Kiev han comenzado a planificar una evacuación total de su población, cifrada en unos tres millones de habitantes antes de la guerra, en caso de que continúen los bombardeos rusos y sufran un apagón total. Los responsables de la ciudad luchan actualmente por mantener una red eléctrica gravemente dañada por los misiles rusos.

De hecho, el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, ha advertido a los residentes de la capital de que deben prepararse para quedarse sin electricidad, agua y calefacción. “Tenemos que estar preparados. Esperemos que no pase lo peor”, ha temido Klitschko mientras las temperaturas descienden por debajo del punto de congelación. “Estamos haciendo todo lo posible para evitarlo. Pero seamos francos, nuestro enemigo está haciendo de todo para que la ciudad se quede sin calefacción, sin luz, sin agua, en general, para que todos muramos”, ha explicado Klitschko. Hasta el momento, el 40% de la infraestructura energética de Ucrania está dañada o destruida.

Durante su habitual discurso nocturno, el presidente ucranio, Volodímir Zelenski, se ha pronunciado sobre los continuos ataques rusos a las infraestructuras de energía de Ucrania y ha asegurado: “Nos estamos preparando para responder”. El mandatario ha detallado que Rusia está “concentrando fuerzas y medios para una posible repetición de ataques masivos” a los servicios de energía. Más de 4,5 millones de ciudadanos continúan sin luz, la mayoría de ellos en la provincia de Kiev, como consecuencia de los bombardeos a este tipo de infraestructuras.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En el plano diplomático, Estados Unidos ha pedido en privado a Ucrania que se muestre dispuesta de forma pública a negociar con Rusia. El Gobierno de Joe Biden está pidiendo a Kiev que abandone su negativa de dialogar a no ser que el presidente ruso, Vladímir Putin, abandone el poder, según The Washington Post. La petición no busca obligar a Ucrania a sentarse a negociar, sino asegurar que el Gobierno mantiene el apoyo que necesita de otras naciones que están sufriendo las consecuencias de la guerra con una inflación disparada.

Por su parte, la inteligencia británica ha hecho público que a finales de octubre el Kremlin destituyó a otro alto cargo militar, el coronel general Alexander Lapin. El cese llega cuando las fuerzas de Kiev han recuperado terreno gracias a su contraofensiva. Lapin había sido criticado tanto por el líder checheno, Ramzán Kadírov, como por el jefe del grupo de mercenarios Wagner, Yevgeny Prigozhin.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS