Liz Truss dimite como primera ministra del Reino Unido tras 45 días en el cargo

Su sustituto será elegido en una semana. Boris Johnson se plantea presentarse a las primarias. La oposición laborista y el Gobierno autónomo de Escocia reclaman un adelanto electoral

La primera ministra Liz Truss, este jueves.Foto: DANIEL LEAL (AFP)

Liz Truss ha tirado la toalla. A las 14.30 de este jueves, hora peninsular española, la primera ministra del Reino Unido comparecía ante las puertas de Downing Street para anunciar su dimisión tras solo 45 días en el cargo. Se ha convertido así en la jefa de Gobierno más breve en toda la historia del Reino Unido. “No puedo cumplir el mandato para el que me eligieron. He anunciado al rey mi decisión de dimitir”, ha afirmado. La todavía primera ministra ha acordado con la dirección del Partido Conservador que seguirá en el puesto hasta que se elija un sustituto a lo largo de la semana que viene, el tiempo que se han dado para buscar una solución a la crisis desatada. Junto a la lista de posibles candidatos dispuestos a competir por el liderazgo, la sorpresa ha surgido cuando el entorno de Boris Johnson ha indicado que el ex primer ministro se plantea participar en este proceso de primarias aceleradas, convencido de que es el único que retiene la legitimidad de su victoria electoral de 2019, y el único capaz de cambiar la mala racha de los conservadores.

La oposición de laboristas y liberal-demócratas se ha apresurado a reclamar nuevas elecciones frente al propósito de los tories de elegir nuevo primer ministro. “El Partido Conservador ya no tiene un mandato para seguir gobernando”, ha dicho el líder laborista, Keir Starmer. “La ciudadanía británica merece tener voz a la hora de decidir el futuro del país, y poder comparar el caos creado por los tories con los planes de la oposición para salir de este enredo”, ha añadido. Se sumaba a la petición de adelanto electoral la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, que lo consideraba “un imperativo democrático”.

En su mes y medio en el cargo, Truss había logrado tener en su contra a la mayoría de sus diputados —incluso aquellos que la respaldaron durante las primarias del pasado verano—; a los mercados; al Banco de Inglaterra y a las principales instituciones económicas del país y prácticamente a toda la opinión pública del Reino Unido. A pesar de haber dado marcha atrás a su histórica rebaja de impuestos, valorada en más de 60.000 millones de euros, que amenazaba con provocar un insostenible agujero en las cuentas públicas. A pesar de haber echado con cajas destempladas a su amigo y aliado, el ministro de Economía Kwasi Kwarteng, para sustituirlo por el moderado Jeremy Hunt. Y a pesar de haber pedido perdón a los diputados conservadores y al electorado británico. Pese a todo esto, los días de Truss estaban contados.

Se había convertido en una primera ministra vacía de contenido, sin programa que defender, incapaz de comunicar eficazmente la labor del Gobierno y enfrentada completamente con su grupo parlamentario. El fiasco de la votación del miércoles sobre una moción-trampa de la oposición laborista terminó de agravar las cosas. Zarandeos, empujones y gritos entre los diputados tories, obligados a votar en contra de su voluntad sobre un asunto tan polémico como el fracking para demostrar su lealtad con un Gobierno que se deshacía minuto a minuto.

Antes de anunciar su dimisión, Truss se reunió con Graham Brady, el diputado responsable de organizar las mociones de censura internas o la convocatoria de nuevas primarias. Brady prometió reglas claras para la elección del nuevo primer ministro. Participarán los diputados y los afiliados, ha dicho. Pero dado el plazo limitado que se han impuesto para buscar un reemplazo —y el miedo de muchos tories a una batalla larga y cruenta entre las bases—, todo sugiere que hay algo de mensaje implícito en sus palabras. Si el grupo parlamentario es capaz de dar con un candidato de consenso —solo uno—, evitará cualquier competición y, en consecuencia, la necesidad de consultar a los afiliados.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El compromiso expresado por Brady apunta a que habrá nuevo inquilino en Downing Street para el viernes 28 de octubre.

Al menos 16 diputados habían expresado públicamente a lo largo de la semana su deseo de que Truss dimitiera. En privado, según sostenían algunos medios británicos, serían ya más de 100 las “cartas de retirada de confianza” que habían llegado al buzón de Brady.

“Liz Truss debe irse lo más pronto posible. Su sucesor, sea quien sea, debe ser alguien capaz, competente y que sepa comunicar con eficacia”, había escrito el euroescéptico David Frost en el Daily Telegraph. Hace apenas unos días, él mismo le pedía que resistiera las presiones de lo que, según él, era una coalición de izquierdistas y globalistas, desde el diario Financial Times a la UE o el Fondo Monetario Internacional. Era la clara demostración de que Truss se había quedado sin flancos (ni en el centro, ni en la derecha, ni en la extrema derecha) que la defendieran.

La primera ministra británica, Liz Truss, durante su primera reunión de gabinete en el 10 de Downing Street, el 7 de septiembre.
La primera ministra británica, Liz Truss, durante su primera reunión de gabinete en el 10 de Downing Street, el 7 de septiembre.Frank Augstein (AP)

Una semana para decidir

La ex primera ministra Theresa May, que sufrió de primera mano las conjuras y conspiraciones de sus compañeros —sobre todo de los euroescépticos y del propio Johnson— para derribarla del poder, ha pedido “una hoja de ruta para una transición ordenada” y un “candidato de unidad”. No será tan fácil. Si la necesidad de que Truss se fuera lo antes posible unía a todas las facciones conservadoras, la idea de que todos se agrupen en torno a una figura incontestada es casi imposible.

A media tarde del jueves, nadie había lanzado formalmente su candidatura, pero las quinielas conservadoras daban por sentado los nombres del exministro de Economía Rishi Sunak, que se enfrentó a Truss en la última fase de las primarias y era el favorito de los diputados; Kemi Badenoch, una mujer joven, con ideas frescas y un mensaje conservador muy pragmático; el ministro de Defensa, Ben Wallace; la hasta ahora ministra del Interior, Suella Braverman, favorita entre los euroescépticos que, con su dimisión el miércoles, aceleró la caída de Truss; Penny Mordaunt, la única capaz de suscitar apoyos tanto en el grupo parlamentario como entre las bases por su cercanía y dotes comunicativas, y, por supuesto, Johnson, que seguía de vacaciones en la República Dominicana cuando Truss anunció su dimisión. Johnson debe decidir ahora entre una vida lucrativa de discursos, artículos de prensa y libros bien pagados, o la posibilidad de intentar reivindicar su legado político.

Las votaciones comenzarán el próximo lunes. A las 14.00 (15.00, horario peninsular español) se cerrará el plazo para presentar candidatura. Será necesario el aval de al menos 100 diputados para presentarse, una cifra elevadísima —en las anteriores primarias bastaba con 22—, con el fin de limitar al máximo el número de contendientes. Si solo uno de ellos lograra esa cifra, sería el elegido. En el mejor de los casos, con 357 diputados conservadores, solo podría haber tres candidatos. Una primera votación descartaría al menos apoyado. Una segunda sería indicativa, para que los afiliados supieran las preferencias del grupo parlamentario. En el caso de que no se llegue a la solución de un candidato de unidad, habrá al menos un debate televisado para que los militantes escuchen a los aspirantes. La votación final se realizará por internet, con la idea de que haya un resultado el viernes.

Sigue en pie el propósito del todavía ministro de Economía Hunt —que se ha autodescartado de inmediato como candidato— de presentar el lunes 31 de octubre un plan fiscal detallado, que explique ingresos, gastos y posibles recortes, y tranquilice a los mercados. De momento, la dimisión de Truss ha provocado la subida acelerada de la libra, los bonos del Tesoro y la Bolsa del Reino Unido, que celebraban el aparente final de seis semanas de caos e incertidumbre económica.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Rafa de Miguel

Es el corresponsal de EL PAÍS para el Reino Unido e Irlanda. Fue el primer corresponsal de CNN+ en EE UU, donde cubrió el 11-S. Ha dirigido los Servicios Informativos de la SER, fue redactor Jefe de España y Director Adjunto de EL PAÍS. Licenciado en Derecho y Máster en Periodismo por la Escuela de EL PAÍS/UNAM.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS