_
_
_
_

Así le hemos contado las reacciones a la dimisión de Liz Truss

Los conservadores cambian el proceso de selección para tener un máximo de tres candidatos | El líder laborista, Keir Starmer, ha pedido que se celebren elecciones generales, ya que “el pueblo británico se merece algo mucho mejor que esta puerta giratoria del caos”

Liz Truss tras anunciar su dimisión como primera ministra británica este jueves en Downing Street, en Londres.
Liz Truss tras anunciar su dimisión como primera ministra británica este jueves en Downing Street, en Londres.Kirsty O'Connor (AP)
El País

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

EL PAÍS ofrece de forma gratuita la última hora del Reino Unido como servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete.

Momentos clave

La primera ministra británica, Liz Truss, se ha visto forzada a dimitir este jueves apenas un mes y medio después de tomar posesión del cargo. “Reconozco, dada la situación, que no puedo cumplir el mandato para el que fui elegida por el Partido Conservador”, ha dicho Truss en una breve declaración en Downing Street. El descomunal revuelo creado por la fallida rebaja de impuestos ha terminado con su brevísimo mandato después de que una mayoría de parlamentarios se rebelaran contra la líder tory. Graham Brady, el presidente del Comité 1922, el órgano que reúne a los backbenchers (literalmente, los diputados de las bancadas traseras, que son los que no ocupan puesto alguno en el Gobierno y han presionado para que la todavía primera ministra anunciara su dimisión esta tarde), ha anunciado que la disputa para ver quién se hace con el liderazgo del Partido Conservador y, por tanto, quien se convertirá en el futuro primer ministro del Reino Unido, terminará el próximo 28 de octubre. Habrá un máximo de tres candidatos, ya que los conservadores han cambiado el proceso de selección y cada aspirante deberá obtener 100 apoyos (en lugar de 20) entre los 357 diputados ‘tories’. El líder laborista, Keir Starmer, ha pedido que se celebren elecciones generales, ya que “el pueblo británico se merece algo mucho mejor que esta puerta giratoria del caos”.

La primera ministra británica este jueves en Downing Street.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_