Ucrania se adentra en la región de Lugansk, que Rusia controla casi por completo

Moscú trata a la desesperada de mantener posiciones en la zona atacada, pese a la falta de comida y uniformes entre sus tropas

Soldados ucranios disparan munición contra las tropas rusas en Donetsk, en la zona de Donbás (este) de la que también forma parte Lugansk, este miércoles.
Soldados ucranios disparan munición contra las tropas rusas en Donetsk, en la zona de Donbás (este) de la que también forma parte Lugansk, este miércoles.ANATOLII STEPANOV (AFP)

El Ejército de Ucrania ha empezado a recuperar localidades de Lugansk, la región de la zona de Donbás (en el este) que desde hace meses estaba casi íntegramente en manos de las tropas rusas. Kiev llevaba tiempo con el ojo puesto en este territorio, uno de los cuatro que Moscú se ha anexionado ilegalmente ―junto a Donetsk, Zaporiyia y Jersón―. “Bueno, ahora es oficial: la liberación de la región de Lugansk ha comenzado”, anunció este miércoles el gobernador de la zona ucrania, Serguéi Haidai, en su cuenta de la red social Telegram, sin especificar los enclaves en los que ondea de nuevo la bandera amarilla y azul de su país. El político no ha ocultado que hay intensos combates en algunas zonas. Así, el Ministerio de Defensa del Reino Unido ha certificado que las tropas locales están avanzando al este del río Oskil, en el noreste, a través de la región de Járkov, hacia la línea divisoria con Lugansk.

Rusia trata a la desesperada de mantener algunas posiciones en esa zona del este, pese a la falta de comida y uniformes y, al mismo tiempo, intenta aligerar el alistamiento de reclutas para engrosar sus filas en las zonas ocupadas, según Haidai. Algunos soldados, ha añadido este responsable ucranio, han regresado incluso al otro lado de la frontera rusa ante la imposibilidad de seguir en el frente. Para llenar ese vacío, el gobernador ucranio asegura que hay campos de entrenamiento en Lugansk, donde se está preparando a toda prisa a prisioneros traídos desde cárceles rusas para que se integren como mercenarios en las filas de Wagner, un grupo impulsado por Dimitriy Utkin, un magnate amigo del presidente ruso, Vladímir Putin. En los hospitales, ha señalado Haidai, muchos pacientes civiles son enviados a casa para poder hacer hueco al elevado número de heridos de las tropas.

De hecho, las autoridades prorrusas de Lugansk han reconocido que la situación es “alarmante” en la localidad de Svatove debido al avance de la contraofensiva ucrania. A pesar de ello, afirman que la situación “está bajo control”, según el representante de Lugansk en Moscú, Rodion Miroshnik, informó la agencia Efe. Un posible ataque ucranio en la carretera que une Svatove y la ciudad de Kreminna reduciría la capacidad de abastecimiento de las tropas del Kremlin en el este de Ucrania, según ha afirmado este miércoles la inteligencia británica.

El propio Ministerio de Defensa ruso, en los mapas con los que informa a diario del conflicto, reconoce que están retrocediendo tanto en el frente este como en el sur de Ucrania, donde la región de Jersón es escenario de otra contraofensiva ucrania. Allí, para evitar el avance de Kiev, la retirada de los uniformados invasores va acompañada de la destrucción de sus propias municiones y de los puentes, así como de la colocación de minas en las carreteras, infraestructuras y hasta en casas, según el mando de las Fuerzas Armadas de Ucrania.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha anunciado que sus militares están recuperando el control de docenas de enclaves que estaban ocupados por Rusia. Por su parte, el Kremlin ha afirmado este miércoles que el Ejército ruso “recuperará” las localidades perdidas en la ofensiva ucrania. “Partimos de que la situación en los territorios incorporados a Rusia se estabilizará”, ha sostenido Dmitri Peskov, portavoz de Putin.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Anexión oficial

El avance ucranio en el este se produce el mismo día que el presidente ruso, Vladímir Putin, ha firmado el decreto de ingreso en la Federación Rusa de los cuatro territorios anexionados, gesto al que ningún país ni institución del mundo concede marchamo de oficialidad. El presidente ha firmado, asimismo, un documento por el que considera a Rusia desde este momento propietaria de la central nuclear de Zaporiyia, que sus militares ocupan desde los primeros días de la invasión, que comenzó el pasado 24 de febrero.

Soldados ucranios combaten en la región de Járkov, este miércoles.
Soldados ucranios combaten en la región de Járkov, este miércoles.Andrii Marienko (AP)

Justamente, este miércoles, el director general del OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica), Rafael Grossi, viaja a Kiev para retomar la negociación sobre la creación de una zona desmilitarizada alrededor de la central atómica. “Es ahora más urgente que nunca”, ha escrito en Twitter. Desde el Gobierno ruso han avisado de que la central está ahora en territorio de la Federación. “En consecuencia, se debería trabajar bajo el liderazgo de nuestros departamentos”, ha señalado el viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Vershinin.

La firma estampada por Putin se atribuye la anexión de más del 15% de los 600.000 kilómetros cuadrados de Ucrania. Desde 2014, Moscú ocupa ya de manera también ilegal la península de Crimea, lo que eleva a más de 22% la porción que considera rusa del país vecino. “Serán Rusia por siempre”, asegura el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, insistiendo en la postura de Moscú, y obviando el nuevo paquete de sanciones de la Unión Europea.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Luis de Vega (ENVIADO ESPECIAL)

Ha trabajado como periodista y fotógrafo en más de 30 países durante 25 años. Llegó a la sección de Internacional de EL PAÍS tras reportear año y medio por Madrid y sus alrededores. Antes trabajó durante 22 años en el diario Abc, de los que ocho fue corresponsal en el norte de África. Ha sido dos veces finalista del Premio Cirilo Rodríguez.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS