Occidente denuncia que la anexión rusa de los territorios ucranios supone la escalada más seria desde el inicio de la guerra

Bruselas pide a los países que refuercen el escrutinio sobre los visados a rusos y el control de fronteras por las “amenazas de seguridad” de Putin

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, este viernes en Bruselas.
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, este viernes en Bruselas.OLIVIER HOSLET (EFE)

Occidente se moviliza para rechazar el embate imperialista del Kremlin. Los últimos movimientos del presidente Vladímir Putin, que sacudió el mundo en febrero con su guerra en Ucrania y ahora con la anexión ilegal de cuatro provincias de su vecino, han elevado la alarma de la UE y la OTAN. Jens Stoltenberg, secretario general de la Alianza Atlántica, ha recalcado este viernes que la campaña de reclutamiento, unida a las amenazas nucleares y a la absorción de territorio ucranio, suponen la “escalada más seria en la guerra” desde que empezó el conflicto. “Este es el mayor intento de anexión de territorio europeo por la fuerza desde la II Guerra Mundial”, ha dicho en una conferencia de prensa en Bruselas. “Otro 15% del territorio de Ucrania [que se suma a la anexión de Crimea], un área aproximadamente del tamaño de Portugal, incautado ilegalmente por Rusia a punta de pistola”, ha remarcado Stoltenberg, que ha reclamado a todos los países que no reconozcan las anexiones ilegales.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también ha condenado las anexiones ilegales. Su Administración ha impuesto este viernes nuevas sanciones a parlamentarios rusos, altos funcionarios, militares y empresas del sector de la defensa. “Reuniremos a la comunidad internacional tanto para denunciar estos movimientos como para responsabilizar a Rusia”, ha dicho Biden.

La Comisión Europea y el Consejo de Europa han cargado contra Rusia por volver a vulnerar la legislación internacional. “Somos inquebrantables en nuestro apoyo a la integridad territorial y la soberanía de Ucrania. Ucrania está ejerciendo su legítimo derecho a defenderse de la agresión rusa para recuperar el control total de su territorio y tiene derecho a liberar los territorios ocupados dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas”, dicen los Veintisiete en un comunicado en el que prometen más sanciones contra el régimen de Putin. “Las amenazas nucleares hechas por el Kremlin, la movilización militar y la estrategia de tratar de presentar falsamente el territorio de Ucrania como de Rusia y pretender que la guerra ahora puede estar teniendo lugar en el territorio de Rusia no debilitarán nuestra determinación”, añaden.

Putin ha amenazado con emplear cualquier material de defensa necesario para defender lo que considera Rusia. Ahora, con su rediseño por decreto de lo que para el Kremlin está dentro de las fronteras de este territorio, esa amenaza incluye también las cuatro regiones ucranias ocupadas y anexionadas, lo que ha aumentado los temores de un choque nuclear. Kiev, que ha enviado este viernes una solicitud a la OTAN para que procesen de forma urgente su adhesión —paralizada desde 2008—, ha recalcado que seguirá luchando para liberar su territorio de las fuerzas rusas, pese a las amenazas nucleares. “Ucrania tiene todo el derecho a retomar su territorio”, ha incidido el secretario general de la OTAN, que ha recordado que la entrada de nuevos miembros debe ser aprobada por unanimidad por todos los países de la alianza militar, de la que forma parte España.

Bruselas ha pedido a los Estados miembros que hagan “evaluaciones más estrictas” de las solicitudes de visados de los rusos y agudicen la vigilancia de las fronteras exteriores tras la “amenaza a la seguridad” del Kremlin. Esta amenaza se ha elevado en los últimos días con la movilización militar decretada por el Kremlin y la anexión de las provincias de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia.

La movilización decretada por Putin para alimentar su guerra en el país vecino ha derivado en la huida de miles de personas para evitar el reclutamiento. Sin vuelos directos a la UE, con los billetes a otros países a precios desorbitados y las fronteras terrestres con los países bálticos prácticamente cerradas a los turistas, la mayor parte de las salidas por tierra han sido a Georgia o Kazajistán. Sin embargo, la perspectiva de una oleada de salidas hacia los países de la UE ha causado división entre los Estados miembros. Mientras los del este apuestan por blindar sus fronteras e incluso ponen reticencias a otorgar visados humanitarios, otros, como Alemania, se muestran dispuestos a acoger a quienes deserten del régimen de Moscú.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Nuevas directrices europeas

Bruselas, que se mueve para tratar de unificar posturas, ha enviado nuevas directrices a los Veintisiete. “La amenaza a la seguridad en general es grave”, ha dicho este viernes la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson. Esto significa que los Estados miembros deberían hacer una vigilancia “más exhaustiva” de cada solicitud de visado de corta duración y de quién entra a la UE desde Rusia, ha apuntado Johansson.

Si hay alguna duda de que la persona tenga intención de permanecer más del periodo estándar de 90 días o pueda representar una amenaza para la seguridad, el visado y la entrada deben rechazarse, ha dicho la comisaria. Y salvo casos muy excepcionales —con visados especiales—, los permisos de entrada Schengen solo se podrán pedir en uno de los Estados miembros. “Tener un visado de turista o un visado de corta duración en la UE no es un derecho, es un privilegio. El derecho a solicitar asilo es un derecho fundamental”, ha recalcado Johansson, que ha apuntado que los rusos pueden seguir solicitando visados de larga duración y permisos de residencia e instó a los Estados miembros a priorizar las peticiones de disidentes, periodistas independientes y los de quienes lo piden por motivos familiares urgentes.

Unos 66.000 ciudadanos rusos entraron legalmente en la UE en la semana posterior al anuncio de movilización de Putin, según datos de Frontex, la agencia de fronteras de la UE; un 30% más que la semana anterior. La mayoría de las llegadas, ha dicho la comisaria, han sido de hombres en edad de ser objetivo de la movilización militar. En las fronteras se han presentado unas 20 o 30 solicitudes de asilo por día, durante la última semana, según Johansson.

Pero las salidas han suscitado los temores de que entre los que huyen se infiltren, siguiendo la tradición del Kremlin, espías o militares encubiertos. “Hemos escuchado a representantes rusos hablar de ir a los Estados miembros de la UE y usar el mismo lenguaje que usaron cuando envenenaron a los Skripal”, ha comentado la comisaria de Interior, en referencia al exespía ruso Serguéi Skripal y a su hija Yulia, envenenados en suelo británico por agentes rusos. “También hemos visto ciudadanos rusos que han venido con visas de turista con el objetivo de provocar a los refugiados ucranios y hacer propaganda a favor de Putin”, ha añadido.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

María R. Sahuquillo

Es jefa de la delegación de Bruselas. Antes, en Moscú, desde donde se ocupó de Rusia, Ucrania, Bielorrusia y el resto del espacio post-soviético. Sigue pendiente de la guerra en Ucrania, que ha cubierto desde el inicio. Ha desarrollado casi toda su carrera en EL PAÍS. Además de temas internacionales está especializada en igualdad y sanidad.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS