AYMAN AL ZAWAHIRI
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El ángel de la muerte de Al Zawahiri trae un mensaje: Estados Unidos no olvida

El asesinato del líder de Al Qaeda en Kabul demuestra que la ‘guerra contra el terror’ de Washington sigue viva

Cartel del FBI de busca y captura de Ayman al Zawahiri, que este martes aparecía ya con la leyenda "fallecido".
Cartel del FBI de busca y captura de Ayman al Zawahiri, que este martes aparecía ya con la leyenda "fallecido".- (AFP)

El viejo patriarca salió a la terraza con el fresco de la madrugada. Allí lo avistó el pájaro de hierro y allí terminó su larga vida de combatiente de la guerra santa del islam contra los infieles. Nadie más murió de su numerosa familia, con la que vivía desde hace unos meses en Kabul, la capital de los talibanes recuperada a los infieles el pasado mes de agosto.

Estaba escrito. No en el libro del destino, sino en los archivos del Pentágono y de la CIA. No puede ser corta la memoria de una superpotencia. Han pasado 21 años de la destrucción de las Torres Gemelas y del ataque al Pentágono, pero la proeza que inspiró y planificó Al Zawahiri no está sujeta al olvido. Eso es la justicia en una guerra que todavía prosigue, en la que Estados Unidos no va a bajar los brazos. Lo ha dicho el presidente Biden, esta vez sin titubear, como sucedió en 2011, cuando Obama le pidió su opinión antes de ordenar la muerte de Bin Laden.

La tecnología le ha ayudado. La CIA conocía los hábitos del jefe de Al Qaeda y la soledad matinal en la terraza. Dos misiles antitanque Hellfire, de 45 kilos, 1′6 metros de longitud y 76.000 dólares de precio cada uno, le condujeron junto a las huríes del profeta, una operación más limpia que el desembarco nocturno de fuerzas especiales de la Marina en la mansión de Bin Laden.

No es seguro que Al Qaeda quede descabezada. Ni siquiera que sea una hidra descabezable. No lo era ya en 2011, cuando Al Zawahiri sucedió a Bin Laden. Ahora es una marca internacional con activos en Oriente Próximo, Asia y África. Es indiferente quién vaya a suceder al caudillo caído para las actividades de las numerosas sucursales que hacen vida propia con el negocio yihadista de la muerte. Más allá del ajuste de cuentas, es difícil encontrar el significado de esta sumaria ejecución en su efectividad de cara a evitar atentados o a debilitar a la internacional del terror.

Estados Unidos y la OTAN se largaron de Afganistán hace justo un año en el mayor de los desórdenes y vergüenzas. Los talibanes, en contra del compromiso adquirido en Doha con Estados Unidos, han acogido después al caudillo de Al Qaeda y a su numerosa familia y los han instalado en unos de los mejores barrios de la capital, regresando así al estatus que tenía Kabul hasta 2001 como capital y refugio de yihadistas. Alguien, los talibanes o Al Zawahiri, se confió y supuso que a Washington le bastaban los desafíos de Rusia y de China, se había retirado de verdad de Oriente Medio y olvidado su guerra contra el terror y su estatuto de superpotencia atenta al conjunto del planeta. No es así. Esta vez el ángel de la muerte que se abatió sobre la terraza de Kabul llevaba un viejo y olvidado mensaje entre sus negras alas.

El presidente Joe Biden habla desde el balcón del Salón Azul de la Casa Blanca el lunes 1 de agosto de 2022, en Washington, mientras anuncia que un ataque aéreo estadounidense mató al líder de Al Qaeda en Afganistán.Foto: Jim Watson (AP) | Vídeo: EPV

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Lluís Bassets

Escribe en EL PAÍS columnas y análisis sobre política, especialmente internacional. Ha escrito, entre otros, ‘El año de la Revolución' (Taurus), sobre las revueltas árabes, ‘La gran vergüenza. Ascenso y caída del mito de Jordi Pujol’ (Península) y un dietario pandémico y confinado con el título de ‘Les ciutats interiors’ (Galaxia Gutemberg).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS