Noruega homenajea a las víctimas del ataque en la puerta de un bar gay de Oslo: “Esta lucha no ha acabado”

Tras el tiroteo que dejó dos fallecidos y 21 heridos, las autoridades han suspendido la manifestación del Orgullo en la capital: “El Orgullo se va a celebrar”, ha asegurado el alcalde

Una mujer lleva flores este domingo a la calle de Oslo donde ocurrió el tiroteo, en el centro de la capital noruega y junto a London Pub, local que es una referencia de la comunidad LGTBIQ+ desde los años setenta.
Una mujer lleva flores este domingo a la calle de Oslo donde ocurrió el tiroteo, en el centro de la capital noruega y junto a London Pub, local que es una referencia de la comunidad LGTBIQ+ desde los años setenta.Sergei Grits (AP)

Noruega ha rendido un homenaje a las víctimas del ataque contra un pub gay del centro de Oslo, ocurrido la madrugada del sábado. En la catedral de Oslo se ha celebrado este domingo una misa en honor a los dos fallecidos y los 21 heridos por el tiroteo. El altar del templo protestante fue decorado para la ocasión con banderas arcoíris. “Oslo está de luto y todo el país está conmocionado por el ataque, que ha golpeado especialmente a los homosexuales que se habían reunido para celebrar el Orgullo”, ha indicado la iglesia en un comunicado. “Las balas no pueden matar al amor”, ha agregado el presidente de la Conferencia Episcopal de la Iglesia de Noruega, Olav Fykse Tveit

En la ceremonia homenaje estuvo presente la princesa heredera Mette-Marit, aunque sin su esposo, el príncipe Haakon, enfermo de covid-19. También, el primer ministro del país, Jonas Gahr Støre. “Esta lucha no ha acabado. No está exenta de peligros, pero vamos a ganarla juntos”, ha dicho el político que, además, ha animado a la población a pronunciarse contra el odio y defender una sociedad diversa. “El tiroteo ha cercenado la marcha del Orgullo, pero no va a poder parar la lucha para acabar con la discriminación, los prejuicios y el odio”, ha agregado.

La capital noruega acogía este sábado el Orgullo LGTBIQ+, sin embargo, tras el tiroteo, las autoridades cancelaron el evento, que volvía a las calles de la capital tras tres años de ausencia por la pandemia. “El Orgullo se va a celebrar”, ha afirmado el alcalde de Oslo, Raymond Johansen, que habló de un aplazamiento de la cita. A pesar de la cancelación de la marcha ―que despertó críticas en parte del colectivo al considerar que se cedía así a los deseos de amedrentar del atacante― miles de personas salieron a las calles para mostrar su repulsa al terror y su solidaridad con las víctimas y sus familiares. Los gestos de cariño han surcado el país, aunque se han concentrado en la capital, que se ha llenado de banderas arcoíris y ramos de flores.

El ataque ocurrió en torno a la 1 de la madrugada del sábado en los alrededores del London Pub, una referencia de la comunidad LGBTIQ+ desde los años setenta. El país nórdico, que no forma parte de la UE, pero sí del Espacio Económico Europeo o la OTAN, ha quedado conmocionado. Según la policía de Oslo, el autor del tiroteo es un noruego de 42 años de origen iraní, identificado por los medios de comunicación locales como Zaniar Matapour. Los servicios de inteligencia noruegos indicaron también que el hombre estaba desde 2015 bajo su radar debido a que se habían observado signos de radicalización y confirmado su pertenencia a una red islamista extremista. El sospechoso podría tener un “frágil estado de salud mental”, según las autoridades. A pesar de esos indicios, la policía aún no ha definido el ataque como un delito de odio. Un responsable de la policía de Oslo habló de “una combinación” de extremismo religioso, odio hacia la comunidad LGTBI e ideología.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS