_
_
_
_
_

Un millonario a la conquista de Los Ángeles y golpe al San Francisco más progre: lo que dejaron las primarias en California

La baja participación marca la jornada que elige a los candidatos que disputarán cientos de cargos en los comicios de noviembre

Rick Caruso
Rick Caruso, candidato demócrata a la alcaldía de Los Ángeles, tras su victoria en las primarias.Alex Gallardo (AP)

Cuarenta millones de dólares. Este es el monto gastado en campaña por el empresario Rick Caruso para irrumpir en la carrera por la alcaldía de Los Ángeles. La apuesta ha dado resultado al multimillonario desarrollador y empresario. Caruso se enfrentará en noviembre a la veterana congresista demócrata Karen Bass, que gastó 3,2 millones y cuenta con el respaldo de la cúpula del partido. De estos dos saldrá el próximo alcalde de la segunda ciudad más poblada de Estados Unidos. Esta era una de las contiendas más esperadas en las primarias celebradas este martes en California, que han definido cientos de candidatos. Los resultados han dejado holgadas victorias para el gobernador Gavin Newsom y el senador demócrata Alex Padilla en una jornada marcada por una discreta participación. Una de las grandes derrotas de la noche fue la del fiscal de San Francisco, quien ha sido removido del cargo por su enfoque progresista de lucha contra el crimen.

“Hace pocos meses, solo el 6% de la gente sabía quién era”, ha asegurado el empresario Caruso la noche del martes. Obtuvo el 40% de los votos frente al 38% de Bass. Su celebración se llevó a cabo en The Grove, un popular centro comercial de su propiedad ubicado en el centro de Los Ángeles. El sitio le ha servido estas semanas de oficina de campaña y de modelo piloto a la ciudad que intenta vender al electorado: una donde destacan el orden, la limpieza y la seguridad. Esos son los ejes que guían el salto a la política del magnate, valuado en más de 4.000 millones de dólares, y quien cuenta con el respaldo de celebridades como Gwyneth Paltrow, Kim Kardashian y Elon Musk, entre otros. No es la primera vez que Caruso intenta competir, pero hay un dato que le facilitó su camino: después de una vida como republicano, esta ocasión se anotó a la carrera como demócrata. Así que el próximo alcalde de Los Ángeles se decide entre dos del mismo bando.

Con cerca de 40 millones de habitantes, California lleva una década con un modelo de primarias que permite contiendas como la mencionada. En la mayoría de los Estados del país, los miembros republicanos y demócratas eligen a los candidatos de sus partidos para disputar un cargo. En California, los aspirantes, sin importar el partido, compiten contra todos en una sola planilla que puede ser votada por cualquiera, sin importar la afiliación política. Los dos más votados se vuelven a enfrentar en la general. Esta medida ha ayudado a elegir funcionarios más moderados y fomenta campañas donde los aspirantes apelen al público general y no solo a las bases de sus partidos.

Golpe en San Francisco

El electorado de California, un bastión progresista, ha lanzado una preocupante alerta para los demócratas. Los votantes de San Francisco han revocado este martes el mandato de Chesa Boudin, el fiscal de distrito de una ciudad orgullosa de sus políticas de izquierdas. Los comicios han suspendido los experimentos puestos en marcha por Boudin, un exabogado defensor. El letrado de 41 años fue elegido al cargo en 2019 al calor de las protestas de Black Lives Matter (las vidas negras importan) y con la promesa de reformar las políticas carcelarias que han llenado las prisiones de negros y pobres. Eliminó las fianzas para delitos menores, fue más permisivo con criminales reincidentes y aumentó la persecución judicial contra policías. También probó nuevos enfoques ante la crisis de los sin techo. Los votantes han rechazado estas medidas argumentando el aumento de delitos y de la violencia en la ciudad. El 60% votó para que no concluyera su periodo tras dos años y medio.

El gobernador de California, Gavin Newsom, junto al senador Alex Padilla.
El gobernador de California, Gavin Newsom, junto al senador Alex Padilla.Marcio Jose Sanchez (AP)
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El gobernador Newsom ha dado un paso más hacia su reelección. Después de superar ampliamente en 2021 una elección de revocación de mandato, una de las estrellas del partido demócrata se enfila ahora hacia su segundo mandato. Newsom, de 55 años, se impuso fácilmente este martes en una contienda donde no tenía rivales de peso y eran desconocidos en muchas regiones del Estado. “Brian Dahle compite contra mí, tiene una nota sobresaliente otorgada por la Asociación Nacional del Rifle y ha firmado un compromiso antiaborto. Es anti ciencia y pro Trump”, escribió Newsom sobre su rival en su llamado a los electores. En noviembre, el mandatario se jugará el cargo contra Dahle, un senador local que es también un granjero del norte quien no tiene agua suficiente para irrigar sus campos. Dahle pretende encausar el enojo de las partes conservadoras de la entidad para destronar al actual gobernante. Es una tarea difícil. Obtuvo esta noche el 16% de los votos.

Relevo demócrata

El senador Alex Padilla fue otro que vivió una jornada sin sobresaltos. El primer senador latino llegó a Washington en sustitución de la vicepresidenta Kamala Harris, quien abandonó el Senado para irse a la Casa Blanca de Joe Biden. En algo más de un año en la legislatura, Padilla se ha convertido en una de las voces más importantes del bloque progresista. Este martes ganó dos contiendas. La primera, para terminar el resto del encargo que concluye en enero de 2023. Y una segunda como candidato al Senado por un periodo completo, de seis años, hasta enero de 2029. Padilla superó las dos elecciones primarias con el 57% y 56% de los votos, respectivamente. Su rival en noviembre será el republicano Mark Meuser.

La también republicana Connie Conway fue otra que llenó un asiento vacío en Washington. Con el 58% de los votos, se queda con la elección especial que definía el reemplazo en la Cámara de Representantes del legislador de derechas Devin Nunes. Este renunció en diciembre pasado a la cámara baja para seguir los pasos de Donald Trump y aceptar la encomienda del expresidente, quien lo nombró responsable de la red social Truth Social. Conway también se considera trumpista.

Rob Bonta, el fiscal general de California, superó con holgura el reto tras recibir el 56% de los votos. Otra figura de ideología progresista, pero más pragmático que Boudin, el abogado se enfrentará dentro de unos meses al republicano Nathan Hochman.

El sheriff de Los Ángeles, Alex Villanueva, se ha impuesto de momento en las primarias. Al frente de unas de las corporaciones de seguridad más grandes de Estados Unidos (más de 15.000 empleados entre agentes y funcionarios civiles), la gestión de Villanueva ha sido criticada por la falta de resultados y por escándalos de malos manejos y tolerancia a la corrupción. El alguacil había afirmado que libraría los comicios con suficientes sufragios para evitar una nueva comparecencia en noviembre. No fue así. Con el 35% de los votos escrutados, tiene solamente el 31%. Su rival en las elecciones de otoño será Robert Luna, quien fue siete años jefe de la policía de Long Beach, al sur de Los Ángeles.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard
Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_