Escapada contra reloj en coche antes de que vuelen el último puente de Irpin

Cientos de habitantes huyen del asedio a la ciudad por el único paso habilitado para vehículos. El Ejército ucranio ha colocado explosivos para dinamitarlo en cuanto vea acercarse a las tropas rusas

Un joven en bicicleta en Irpin durante los bombardeos, este domingo. En vídeo, la huida de los civiles de la ciudad.Foto: L. DE V. | Vídeo: L. DE V.

En la guerra también hay atascos. A cierta distancia, nada los distingue de las caravanas de domingueros que retornan a casa tras pasar el fin de semana con la familia en la playa o el campo. Pero basta con acercarse un poco para observar los rostros a través de los cristales difuminados con el dibujo de las nubes reflejadas. Los embotellamientos de este domingo en los alrededores de Irpin, ciudad de 60.000 habitantes a unos 20 kilómetros al noroeste de Kiev, no son de gente que regresa sino que huye. Más de una semana de combates y el bloqueo de otras vías de comunicación agolpa a todos los que quieren salir de la localidad en la misma carretera, la P04.

Atraviesan en su camino por esa vía el único puente que permite alejarse de su ciudad por carretera y que se halla en el vecino municipio de Stoyanka. Allí, en la ladera asomada al cauce del río Irpin, afluente del Dnieper, un retén militar con dos carros de combate, un puesto de mando y las trincheras cavadas, sirve para controlar en la distancia lo que ocurre sobre el puente. Los refugiados que buscan un lugar más seguro no saben que el camino oculta una sorpresa. Uno de los uniformados explica a EL PAÍS que ya han adosado a los pilares del puente las cargas explosivas necesarias para hacer saltar por los aires la infraestructura en el momento en que vean acercarse al Ejército ruso. Mientras tanto, apuran el tiempo para que pasen cuantos más coches, mejor.

Ataque con artillería contra la ciudad de Irpin, este domingo.
Ataque con artillería contra la ciudad de Irpin, este domingo.Luis De Vega Hernández

Sorprende, sin embargo, el tremendo orden con el que, cual procesión, mantienen la fila esos vecinos. No se escucha un claxon, ni un acelerón, ni un grito de enojo, ni un ataque de nervios de los que tan acostumbrados estamos a presenciar en cualquier semáforo de nuestro entorno cotidiano. Nadie hace triquiñuelas para colarse en los embotellamientos que se producen delante de los controles que salpican la carretera. Y eso que las detonaciones y las columnas de humo negro que se escuchan y ven según se acerca uno a Irpin harían salir despavorido a cualquiera. Pero esas caras largas, serias, acordes desde luego con el drama que les está pasando por encima como un tráiler, van acompañadas de una dignidad asombrosa de quienes no tienen más remedio que dejar atrás su hogar.

Constantine, de 62 años, aguanta como los demás, estoico, los parones. Con 85 años, su madre, Regina, sonríe desde el asiento del copiloto. Ambos circulan sin rumbo exacto en su coche. Solo saben que quieren viajar hacia la zona occidental de Ucrania, la más alejada de la guerra. “Hemos oído muchas bombas (…). En nuestro patio no, pero al lado sí, había unos heridos y todo eso, por eso hemos decidido refugiarnos con mamá”, explica este agente de turismo ucranio que residió en Málaga y Barcelona y que exhibe orgulloso su buen nivel de español.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La voladura del puente se llevará a cabo como se hizo al comienzo de la guerra con la otra pasarela que da acceso a Irpin. Esta se halla mucho más próxima a la localidad. Entre sus cascotes escapan estos días miles de vecinos. Lo hacen a pie porque es imposible transitar en coche. El pasado domingo, varios misiles de mortero cayeron sobre esta ruta de refugiados, causando la muerte al menos a tres personas, según confirmaron varios reporteros que estaban sobre el terreno.

Un uniformado en Irpin, cerca de Kiev, este domingo.
Un uniformado en Irpin, cerca de Kiev, este domingo.Luis De Vega Hernández

Acercarse a Irpin en sentido contrario de la caravana de coches permite comprobar que cada vez queda menos gente viviendo en la zona. Un perro solitario da un respingo en el arcén al tiempo que se escucha una de las detonaciones. Un hombre transporta leña en un carrito. En el último control de carretera, ya lejos de los atascos, varios milicianos advierten de que a solo tres o cuatro kilómetros se encuentran las primeras posiciones del Ejército ruso, las mismas que hasta hace poco estaban en poder de los ucranios.

Un kilómetro más allá del control, la zona comercial de West Gate Logistic sigue ardiendo desde que fue bombardeada hace tres días, según uno de los vecinos. Una densa nube de humo envuelve la escena entre los petardazos que salen de las instalaciones en llamas. El lugar, que acoge a varias empresas, está rodeado de calles sin asfaltar con casitas bajas en las que apenas se ve a un par de personas. Como en una escena de película, aparece sonriente y saludando con su español de trapo Erik, de 21 años. Circula en su bicicleta llevando un par de bolsas de plástico con comida que va a repartir a varios vecinos. Afirma que no hay tropas en el lugar, que él va a seguir viviendo en medio de ese ambiente fantasmal junto a su padre. Pero justo en el momento en que dice, coronado por la columna negra en el cielo, que es un sitio tranquilo, un zambombazo trata de quitarle la razón. Él insiste con una sonrisa: “¡No se preocupen!”.

Irpin, a unos 20 kilómetros de la capital ucrania.
Irpin, a unos 20 kilómetros de la capital ucrania.

Cerca de allí, entre caminos con casitas y chalés, varias aves pasean sobre un lago medio helado. Columpios de colores salpican la orilla de este rincón bello y tranquilo de las afueras de Kiev. Dos milicianos patrullan en una moto todoterreno tipo quad, pero no hay ni rastro de soldados rusos. Doblando una de las esquinas irrumpe llorando una mujer mayor que no aguanta más. Explica que son ya 11 días escuchando el sonido de las bombas refugiada bajo tierra. Ha decidido irse y avanza a pie hacia la carretera, la que lleva a los atascos y al puente que será dinamitado en cuanto se acerquen las tropas rusas.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Luis de Vega

Ha trabajado como periodista y fotógrafo en más de 30 países durante 25 años. Llegó a la sección de Internacional de EL PAÍS tras reportear año y medio por Madrid y sus alrededores. Antes trabajó durante 22 años en el diario Abc, de los que ocho fue corresponsal en el norte de África. Ha sido dos veces finalista del Premio Cirilo Rodríguez.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS