La victoria en Barinas regresa la ilusión a la oposición venezolana

El inesperado éxito opositor en el Estado de Chávez, reconocido sin fisuras por el oficialismo, refuerza la tesis de la ruta electoral como única estrategia en un contexto político marcado por la incertidumbre

El gobernador electo del Estado Barinas, Sergio Garrido, habla a los medios de comunicación este lunes 10 de enero.
El gobernador electo del Estado Barinas, Sergio Garrido, habla a los medios de comunicación este lunes 10 de enero.Rayner Peña R. (EFE)

Con el triunfo electoral obtenido en los nuevos comicios convocados en el Estado Barinas, la oposición venezolana se anota un inesperado logro cargado de enormes simbolismos, que remoraliza sus filas y le permite arreglar parcialmente las resquebrajaduras internas producto de una desastrosa gestión.

El panorama de las fuerzas que compiten frente a Nicolás Maduro sigue siendo confuso y poblado de graves dilemas frente a un Gobierno que, con todos sus problemas, ocupa con comodidad el poder, mantiene aceitada la disciplina militante y está organizado en las regiones con el apoyo del estado revolucionario. Pero la holgura de la ventaja obtenida por el opositor Sergio Garrido sobre el excanciller Jorge Arreaza ofrece a la militancia democrática, al menos, motivos inspiradores para levantarse y elementos de juicio para transitar un nuevo comienzo.

La victoria opositora ha puesto fin a una larga dinastía en el mando regional de la familia del finado comandante –gobernada desde 1999 por Hugo de los Reyes Chávez, padre del expresidente; y luego por sus hermanos, Adán y Argenis-, y ha sido labrada con el concurso de la mayoría de los partidos que le hacen frente a Maduro. Con esta derrota, el chavismo pierde uno de sus feudos emblemáticos a pesar de haber movilizado masivamente a efectivos militares, ministros y dirigentes nacionales bajo el inocultable amparo del Palacio de Miraflores en Caracas. Por lo demás, la magnitud de la ventaja dificultó enormemente el desconocimiento del oficialismo frente a sus rivales.

“Del discurso del comandante Chávez, en el cual remachaba que volvería anciano a su natal Barinas luego de gobernar indefinidamente Venezuela, se alimentó esta aberración de feudalismo castrense, que se mezclaba con toda naturalidad en los anales patrios”, opina Elías Pino Iturrieta, prominente intelectual, autor e historiador. “De todo lo cual se desprende, grosso modo, la trascendencia de este triunfo apabullante en Barinas, una patada histórica a la antirrepública y el desenfreno del personalismo”, agrega.

El desenlace de estas elecciones produce, además, un importante despeje en el debate interno de los partidos opositores: cobra de nuevo fuerza la tesis de acordar una estrategia electoral conjunta para las próximas elecciones presidenciales, a celebrarse en 2024, y debilita aún más la intención de doblar las resistencias de los factores del poder del chavismo a través de un quiebre político, como se ha sostenido entre los años 2017 y 2021.

“Estoy convencido de que esta es una auténtica segunda oportunidad para que la oposición recobre definitivamente el camino electoral frente a quienes detentan el poder de manera autoritaria en el país”, sostiene Nicmer Evans, politólogo, activista y director del portal informativo Punto de Corte. “La victoria de Rafael Garrido sobre Jorge Arreaza ha sido posible, en parte, gracias a las contradicciones internas del oficialismo dentro de Barinas, y porque se pudo concretar la mayor unidad posible de partidos democráticos, aunque esta no haya sido necesariamente absoluta. Sería un gran error que regrese el sectarismo, o que el G4 (como se conoce a los principales grupos opositores presentes en la anterior legislatura: Primero Justicia, Acción Democrática, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo) se quiera atribuir la tutoría de esta victoria.”

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Para Laure Nicotra, conocida periodista, comentarista y locutora radial de Barinas, el chavismo cometió un craso error táctico al empeñarse en desconocer los resultados de las elecciones del 21 de noviembre y forzar su repetición, porque con ello trocaron una derrota muy ajustada por otra con más de 14 puntos de diferencia. “Jorge Arreaza no es de Barinas ni vive aquí. La aplastante derrota chavista se explica por la forma como apartaron a Argenis Chávez y las divisiones internas. Fue muy evidente la desproporcionada inyección de dádivas y recursos. El ventajismo fue demasiado burdo, todo el poder central se vino para acá. Rafael Garrido no pudo hacer publicidad en los medios, ni siquiera pegar un afiche. Este Estado tiene demasiados problemas con los servicios públicos, que no se han resuelto y se han agravado. El descontento ha crecido mucho”, afirmó.

Todas las facciones de la oposición han querido acercar la victoria de Barinas hacia cada uno de sus postulados. Leopoldo López ha saludado la proeza en su cuenta de Twitter, afirmando que “ganó la democracia ante la dictadura”. “Fuimos unidos, organizados y movilizados con un objetivo común”, justificó. Henrique Capriles ha afirmado que la circunstancia “es una ratificación de la importancia de los liderazgos regionales para avanzar en el anhelado cambio que pide el país”. El moderado Henri Falcón, por su parte, ha destacado la validez del imperativo electoral, que ha defendido en todo momento, como único camino posible. “Nadie sobra, todos hacemos falta en la misión de recuperar a Venezuela.”

La victoria electoral opositora en Barinas ha logrado filtrarse incluso en el ánimo de las filas más radicales de la oposición política, parte de la cual está en el exilio, que tradicionalmente considera todos los comicios fraudulentos y siempre ha juzgado un imposible derrotar al chavismo ante tal desequilibrio en las condiciones electorales.

“Estos resultados no determinan necesariamente nada”, matiza Benigno Alarcón, analista político, abogado y académico de la Universidad Católica Andrés Bello. “Dependerá de lo que haga la oposición en adelante. Ante sí tiene una tarea que no es imposible, pero sí muy compleja. Cada sector tratará de hacer valer sus tesis con lo que acaba de suceder. Ahora mismo yo veo difícil la reunificación de la oposición. Las diferencias que tienen algunos sectores entre sí lucen irreconciliables”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS