INTERNACIONALOpinión
i

Las elecciones en Noruega arrojan una amplia mayoría de izquierdas, pero ¿ahora qué?

El resultado de los comicios en el país escandinavo consolida un aumento de la fragmentación política, especialmente en las fuerzas progresistas. Construir coaliciones mayoritarias resultará complejo

El líder laborista Jonas Gahr Stoere habla con los reporteros frente a su casa en Oslo, tras su victoria en las elecciones.
El líder laborista Jonas Gahr Stoere habla con los reporteros frente a su casa en Oslo, tras su victoria en las elecciones.TERJE BENDIKSBY / EFE
Peter Egge Langsæther

Durante los últimos ocho años, Noruega ha sido gobernada por varias coaliciones de derechas dirigidas por el partido conservador y su líder, la primera ministra Erna Solberg. Como en muchos otros países, el principal partido gobernante recibió un impulso decisivo en su apoyo cuando la Covid sumió a Noruega en la crisis más importante a la que se había enfrentado desde la segunda guerra mundial. Sin embargo, al normalizarse la agenda política, el coste de gobernar se hizo evidente también para los conservadores. Junto con el otro gran partido de derechas, el Partido del Progreso (a pesar de su nombre, de corte nacional-conservador), resultaron ser los principales perdedores de las elecciones, a pesar de que la mayoría de los votantes noruegos estaban bastante satisfechos con la gestión de la pandemia por parte de Solberg. Hasta ahora, se han registrado menos de 900 muertes en total en Noruega. Sin embargo, una victoria de Solberg hubiese sido de lo más extraordinaria. Los Primeros Ministros noruegos rara vez, si es que alguna vez, ocupan el cargo durante tres mandatos, con o sin pandemia. La caída del Partido del Progreso era más o menos predecible. En las anteriores elecciones de 2017, su tema principal -la inmigración- estaba en lo más alto de la agenda noruega tras la crisis de los refugiados. En 2021, los votantes ya no consideraban relevante este tema, ya que la pandemia frenó esencialmente la mayor parte de la inmigración a Noruega.

Más información

Si a estas derrotas se añade el hecho de que el partido democristiano, por primera vez desde 1936, ha quedado justo por debajo del umbral electoral, el desastre para los partidos burgueses es casi total. En la Democracia Cristiana han surgido conflictos internos por la decisión de apoyar a los gobiernos de derechas, mientras que el Partido del Progreso participó en ellos. El único partido de derechas que obtuvo buenos resultados fue el pequeño partido liberal, que parece haber sacado provecho de la agenda climática, y potencialmente de su apoyo a una reforma de la política de drogas inspirada en la despenalización de Portugal.

El casi colapso de los partidos de la derecha no deja lugar a dudas: el nuevo gobierno estará formado por Jonas Gahr Støre y su partido laborista de centro-izquierda, con lo que todos los países escandinavos serán gobernados por los socialdemócratas. Si bien los socialdemócratas han obtenido malos resultados en las elecciones, el considerable crecimiento de los demás partidos de la oposición asegura una fuerte mayoría de izquierdas en el Stortinget, el parlamento noruego. Este fue el caso del Partido del Centro, un partido que defiende los intereses rurales. El Partido del Centro ha crecido enormemente en los últimos años, ya que ha liderado la oposición más fuerte contra las reformas centralizadoras de los gobiernos conservadores. Estas reformas han sido muy impopulares en ciertas regiones y zonas rurales.

Además, los dos partidos de izquierda radical crecieron significativamente en una campaña dominada por algunos de sus temas centrales relacionados con el clima y las desigualdades sociales tras la pandemia. El más radical de ellos, Rojo, va camino de obtener su mejor resultado de la historia con casi un 5%, mientras que su partido hermano SV, algo menos radical, también ha obtenido buenos resultados con casi un 8%.

Entre los resultados más sorprendentes, el partido de los Verdes parece no haber sabido aprovechar la relevancia persuasiva de la cuestión climática. El Informe Climático del CIPP anunció un “código rojo” para la humanidad en plena campaña electoral, lo que situó las cuestiones del clima y el petróleo en un lugar destacado de la agenda electoral. El Partido Verde, que entró en el parlamento ya en 2013, subió en las encuestas y obtuvo un récord de 3.000 nuevos miembros en los días siguientes al informe. Se preveía que finalmente superarían el umbral electoral con cierto margen, lo que les daría acceso a los importantísimos escaños de nivelación. Sin embargo, finalmente se quedaron en el 3,8% (el umbral está en el 4%). A pesar de un cierto crecimiento de los apoyos y de su mejor elección hasta el momento, el hecho de no haber superado el umbral electoral es una enorme decepción para el partido, teniendo en cuenta la importancia de las cuestiones climáticas en el programa. Si no pueden triunfar en estas circunstancias, ¿cuándo lo harán?

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

El resultado final de las elecciones es un declive de la derecha y un ascenso de la izquierda. Sin embargo, las elecciones consolidan la tendencia que hemos observado en toda Europa Occidental de aumento de la fragmentación política, en este caso especialmente en la izquierda. Los dos partidos principales perdieron votos, mientras que varios de los menores se fortalecieron. Esto conlleva problemas a la hora de intentar construir coaliciones mayoritarias.

La coalición de gobierno preferida por los laboristas, formada por SV y el partido de centro (con el que gobernaron en 2005-2013), se vio amenazada durante mucho tiempo por el ascenso de los rojos y los verdes, ya que corrían el riesgo de depender de estos partidos para obtener un apoyo mayoritario a sus presupuestos. Sin embargo, con los decepcionantes resultados de los Verdes, la coalición de gobierno preferida por los laboristas obtiene la mayoría en el Parlamento. No obstante, no es seguro que esta coalición sea sostenible. Mientras que el SV se ha mostrado partidario, el Partido del Centro ha dicho explícitamente que no quiere gobernar con el SV, citando las grandes diferencias entre los partidos en una serie de cuestiones, entre ellas las relacionadas con las políticas climáticas y petroleras.

Los tres partidos se han comprometido con los ambiciosos objetivos del Acuerdo de París, reduciendo las emisiones en un 50-55% para 2030. Sin embargo, los dos partidos no están de acuerdo en cómo conseguirlo. Por ejemplo, mientras que SV quiere dejar de buscar nuevos yacimientos de petróleo, el Partido del Centro no. E incluso si el Partido del Centro acepta a SV, será un reto para este último enfrentarse a las críticas de Rojos y Verdes por sus necesarios compromisos en materia de igualdad y políticas climáticas en una coalición de este tipo.

Si los partidos no consiguen llegar a un acuerdo en las próximas semanas, Noruega puede enfrentarse a un gobierno en minoría basado en los laboristas y el Partido de Centro, o incluso a que los laboristas gobiernen solos. A pesar de algunas excepciones importantes en los últimos años, los gobiernos en minoría son, de hecho, la forma más común de gobernar en Noruega.

Lo que es seguro es que Noruega tendrá pronto un nuevo Primer Ministro. Los votantes parecen haber exigido una mayor redistribución, el fin de la centralización y, tal vez, una transición hacia una economía más ecológica. La cuestión es cómo el nuevo Primer Ministro cumplirá con estas cuestiones, y con quién.

Peter Egge Langsæther es profesor de Ciencia Política de la Universidad de Oslo y analista de Agenda Pública

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50