Canadá destinará 256 millones de dólares para mitigar el impacto de las tumbas halladas en los internados para niños indígenas

El país ha localizado más de 1.200 fosas sin marcar. Los expertos aseguran que más de 6.000 niños perdieron la vida en estos centros

Algunas personas se abrazan frente a un memorial en honor a los niños del internado de Kamloops.
Algunas personas se abrazan frente a un memorial en honor a los niños del internado de Kamloops.COLE BURSTON (AFP)

En menos de tres meses, Canadá ha tenido que hacer frente al hallazgo de más de 1.200 tumbas sin marcar en terrenos pertenecientes a cuatro antiguos internados para niños indígenas. Este martes, el Gobierno federal anunció un paquete de apoyos relacionados con esta tragedia nacional. En total, Ottawa desembolsará 321 millones de dólares canadienses (unos 256 millones estadounidenses) en distintas iniciativas. Marc Miller, ministro de Servicios Indígenas, manifestó en conferencia de prensa que este monto “es el reflejo de distintas solicitudes recibidas a lo largo del país”.

Miller indicó que unos 100 millones de dólares serán destinados en los próximos dos años a demoler o transformar los edificios aún en pie que albergaron estos centros, en función de lo que decidan realizar las comunidades autóctonas. Entre 1883 y 1996, una red de 139 internados operó en Canadá. Su financiamiento provino del Gobierno federal, mientras que su administración estuvo a cargo de grupos religiosos (un 70% católicos). El objetivo central de estas instituciones fue asimilar por la fuerza a la cultura dominante a unos 150.000 niños indígenas. Miller informó también que habrá una inyección de 107 millones de dólares en programas de salud mental y de fomento cultural para apoyar a las comunidades por los impactos intergeneracionales.

Más información
Grupo de escolares indígenas en Canadá.
Los internados canadienses del horror
Los ataques a iglesias se multiplican en Canadá tras el hallazgo de tumbas en internados para indígenas

Diversos expertos calculan que más de 6.000 menores perdieron la vida en los internados. Carolyn Bennett, ministra de Relaciones con los Pueblos Indígenas, informó que 83 millones de dólares serán sumados a las tareas de búsqueda e identificación de tumbas sin marcar. Bennett agregó que el Gobierno federal creará un comité –compuesto por expertos en arqueología, medicina forense, patología y salud mental- para asesorar en estas labores. Asimismo, un monumento será construido en Ottawa en honor a los sobrevivientes y a los niños fallecidos en estos centros. La obra tendrá un costo de 20 millones de dólares.

David Lametti, ministro de Justicia, señaló que el Gobierno federal nombrará a un interlocutor especial que trabajará con comunidades indígenas y autoridades provinciales en el tema de los internados. Distintas voces de la oposición y asociaciones civiles habían solicitado a Lametti la puesta en marcha de una investigación nacional sobre los crímenes cometidos en estos centros, iniciativa similar a la que la Administración de Joe Biden anunció en junio. Sin embargo, el ministro Lametti dijo que “por desgracia, Canadá no cuenta actualmente con las herramientas legales necesarias” para hacer frente a la complejidad derivada de los descubrimientos en meses recientes.

Respecto a las tareas de búsqueda e identificación, el Gobierno federal ya había puesto a disposición 27 millones de dólares que, sumados a los 83 millones anunciados este martes, dan un total de 110 millones. Los Gobiernos de Columbia Británica, Alberta y Ontario han ofrecido otros 30 millones. Sin embargo, se desconoce si estos montos serán suficientes, ya que todo dependerá del número de antiguos internados donde se realicen las pesquisas. Especialistas señalaron al diario The Globe and Mail que la factura podría alcanzar 1.000 millones de dólares en caso de indagar en cada uno de estos centros.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

RoseAnne Archibald, jefa de la Asamblea de Primeras Naciones de Canadá (institución que representa a 634 líderes autóctonos a lo largo del país), afirmó en la conferencia de prensa que, pese a que el paquete de ayudas ha llegado con retraso, acoge con agrado este compromiso gubernamental. “Las comunidades indígenas hemos conocido la verdad, hemos compartido esta verdad y hemos luchado para que esta verdad sea escuchada. Y debe haber verdad antes de la reconciliación”, expresó Archibald.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS