ITALIA

Bruselas acoge con alivio el encargo a Mario Draghi para formar gobierno en Italia

“Es respetado y admirado en esta ciudad y más allá”, afirma Margaritis Schinas, vicepresidente de la Comisión Europea

El vicepresidente de la Comisión Europea Margaritis Schinas, este martes en Bruselas entre el portavoz del Ejecutivo, Éric Mamer, y la comisaria Stella Kyriakides.
El vicepresidente de la Comisión Europea Margaritis Schinas, este martes en Bruselas entre el portavoz del Ejecutivo, Éric Mamer, y la comisaria Stella Kyriakides.Delmi Álvarez / EL PAIS

Bruselas ha acogido este miércoles con una indisimulada satisfacción el encargo recibido por Mario Draghi para que encabece un nuevo gobierno en Italia. La Comisión Europea ve en el expresidente del BCE el perfil perfecto para poner en marcha las inversiones y las reformas que, según el Ejecutivo comunitario, deben sacar a Italia de su peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial. El Ejecutivo comunitario, además, destaca su prestigio internacional en un momento en el que Roma tiene la presidencia del G20. “Mario Draghi es respetado y admirado en esta ciudad y más allá”, ha resumido el vicepresidente de la Comisión Europea Margaritis Schinas.

El club comunitario está más que acostumbrado a convivir con la inestabilidad política de uno de sus miembros fundadores. La enésima crisis en Roma no hizo saltar las alarmas en Bruselas, aunque fuentes comunitarias sí coinciden en admitir cierta preocupación. La dimisión de Giuseppe Conte llegaba en la recta final de las conversaciones para concretar los planes de recuperación, sobre los que Bruselas está siendo especialmente exigente para acallar los recelos de los países del norte. E Italia es precisamente el principal beneficiario de ese programa al recibir 209.000 millones de euros. Por ello, un alto cargo comunitario expresa el “alivio” que cunde en las instituciones, a pesar de que considera que hubiera sido mejor evitar esa crisis.

Oficialmente, el Ejecutivo de Ursula von der Leyen no se pronuncia sobre el posible ascenso de Draghi al argumentar que no se inmiscuye en asuntos de política interna italiana. Sin embargo, el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, no pudo evitar lanzar un “grazie, presidente!” a través de su cuenta de Twitter al conocer la propuesta de Sergio Mattarella. Desde el entorno del comisario y ex primer ministro matizaron que Gentiloni conoce muy bien y respeta a Draghi. Fuentes comunitarias afirmaron que las expectativas son muy elevadas: el hombre que salvó el euro puede hacer lo mismo con una economía que vuelve a asomarse a la recesión.

Desde la Comisión se rechaza comparar el desembarco de Draghi por todo lo alto en la política italiana con el que en su día protagonizó otro supermario, Mario Monti, quien fuera comisario de Competencia y que, entre 2011 y 2013, asumió las riendas de un país con una prima de riesgo disparada. Aun así, las fuentes consultadas no dejan de aplaudir que Mattarella haya pasado de un Gobierno Ursula a un Ursula II, es decir, a un Ejecutivo liberal y europeísta después de las broncas, provocaciones y tensiones que hubo en el pasado entre Bruselas y el Gobierno de coalición del Movimiento 5 Estrellas y la Liga de Matteo Salvini.

Italia, además, es un socio clave este año al ostentar la presidencia del G20 con una agenda del máximo interés para Bruselas. Entre otros asuntos, se abordarán la lucha contra el cambio climático y el negocio digital, y Roma albergará en mayo el Congreso Mundial de la Salud, impulsado por Von der Leyen. La Comisión espera, además, que sea un foro más para restablecer las relaciones transatlánticas.

Pero los antecedentes de Italia, un país donde los gobiernos sudan para superar el periodo de gracia, llevan a Bruselas a ser cauta. Habrá que ver, primero, si Draghi consigue los números. Y segundo, el gran interrogante es cuánto conseguirá sobrevivir en un país que habrá tenido cuatro gobiernos en cinco años. “Un gobierno tecnocrático es casi imposible en Italia”, afirma el economista y exsecretario del Tesoro Lorenzo Codogno. A pesar de que Draghi no debe afrontar los recortes que asumió Monti, este economista cree que tampoco será fácil llevar a cabo reformas. Por ahora, los mercados financieros han aplaudido la vía Draghi. Y Codogno cree que seguirán haciéndolo. Pero advierte de que la distancia que separa al exbanquero del Palacio Chigi “sigue siendo un campo minado”.

Lo más visto en...

Top 50