Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Constitucional tailandés disuelve un partido crítico con el liderazgo militar

Nuevo Futuro se alzó como tercera fuerza política en el Parlamento tras las elecciones del pasado marzo

Simpatizantes del partido Anakot Mai (Nuevo Futuro) de Tailandia se reúnen para ver una transmisión televisiva del veredicto del Tribunal Constitucional, este viernes en Bangkok.
Simpatizantes del partido Anakot Mai (Nuevo Futuro) de Tailandia se reúnen para ver una transmisión televisiva del veredicto del Tribunal Constitucional, este viernes en Bangkok. AP

Tailandia se ha quedado sin el partido con más impulso en los últimos años. El Tribunal Constitucional tailandés ha ordenado este viernes la disolución del opositor Anakot Mai (Nuevo Futuro), de corte reformista. Lo ha hecho tras considerar ilegal un préstamo a la formación donado por su fundador, el empresario multimillonario Thanathorn Juangroongruangkit, muy crítico con el actual Gobierno del general Prayut Chan-ocha, quien llegó por primera vez al poder en 2014 tras un golpe de Estado.

La sentencia también inhabilita a los 16 miembros ejecutivos de Nuevo Futuro, entre ellos Thanathorn, durante diez años, sellando el fin de una formación fundada en 2018 que se granjeó apoyos rápidamente, sobre todo entre los jóvenes, por sus promesas de cambio y de retirada de privilegios a los militares. Su programa renovador y el dominio de las redes sociales la aupó como tercera fuerza política tras las elecciones de marzo de 2019, ganadas tras un controvertido proceso de recuento por Palang Pracharath, la formación de Prayut. Nuevo Futuro acabó ocupando 81 de los 500 escaños del Parlamento.

Su disolución refuerza a la formación de Prayut en un momento clave: el próximo lunes está programada una moción de confianza contra el primer ministro y varios miembros de su Gabinete, a instancias de Nuevo Futuro. El primer ministro podría ahora aprovechar la ocasión para reforzar su estrecha mayoría parlamentaria seduciendo a los diputados de la formación disuelta, que tienen que buscar nuevos partidos.

Thanathorn, no obstante, ha anticipado que ya hay en marcha un nuevo partido para reemplazar a Nuevo Futuro, aunque este necesitará nuevos líderes tras el fallo. En una entrevista este jueves, el político dijo que espera que aun así se adhieran a él la mayoría de sus parlamentarios. Thanathorn, de 41 años y miembro de una rica familia tailandesa, ha defendido la legalidad del préstamo, valorado en 191 millones de bat (unos 5,60 millones de euros), transferido a su partido en enero de 2019 para financiar la campaña de las elecciones de dos meses después.

Thanathorn Juangroongruangkit, líder del partido Nuevo Futuro, recibe el apoyo de sus partidarios tras de la decisión del Constitucional, este viernes en Bangkok.
Thanathorn Juangroongruangkit, líder del partido Nuevo Futuro, recibe el apoyo de sus partidarios tras de la decisión del Constitucional, este viernes en Bangkok. EFE

Aunque las leyes tailandesas prohíben la donación de dinero y activos a partidos políticos valorados en más de 10 millones de bat, Nuevo Futuro alega que la norma es ambigua y se aplica con arbitrariedad, pues otros partidos han recibido préstamos sin consecuencias legales.

El primer ministro tailandés, que lideró una Junta Militar durante cinco años, tras dar un golpe de Estado en 2014, asegura por su parte no estar detrás de la orden para disolver Nuevo Futuro y alega que el asunto depende exclusivamente de la Comisión Electoral y el Tribunal Constitucional.

Nuevo Futuro ha sido objeto de múltiples y variopintas acusaciones desde 2018. Algunas muy graves, como la que denunciaba su presunto objetivo de derrocar la monarquía, ya desestimada, o intrascendentes: esta semana, miembros de la coalición gobernante urgieron a que una comisión parlamentaria investigue si una parcela de la madre de Thanathorn atravesaba un bosque vedado.

Asimismo, el Constitucional expulsó a Thanathorn del Parlamento en noviembre pasado al considerarle culpable de tener acciones en un medio de comunicación cuando era candidato, acusación que él negó, arguyendo que las transfirió antes de los comicios.

La filipina Francisca Castro, miembro del grupo Diputados de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sureste Asiático) para los Derechos Humanos, ha subrayado en un comunicado que la disolución de Nuevo Futuro “hace muy aparente que cualquier partido que amenace la hegemonía de los militares y los partidos tradicionales no será tolerado”.

La aparición de Nuevo Futuro fue considerada un soplo de aire fresco para un país que ha vivido hasta doce golpes militares desde el final de la monarquía absoluta en 1932, el último en manos de Prayut en 2014. La formación, con un programa dirigido a descentralizar el país y fomentar los derechos de las minorías sexuales y étnicas, ofrecía una alternativa a la clásica división entre la Tailandia rural, partidaria de la segunda fuerza política, el opositor Pheu Thai —los camisas rojas—, y los urbanitas —o camisas amarillas—, respaldados por el Ejército y la poderosa Casa Real.

Este viernes, tras conocerse el veredicto, Thanathorn ha dicho: “Me disculpo por no poder mantener nuestras promesas [de reformar el país]. Al menos puedo decir que ofrecimos algo de luz en las horas más oscuras de Tailandia”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información