Estados Unidos

La magistrada Ruth Bader Ginsburg, dada de alta del hospital tras ser tratada de una posible infección

La juez ingresó a un hospital de Baltimore después de expermientar fiebre y escalofríos dos días atrás

La juez del Tribunal Supremo Ruth Bader Ginsburg en Nueva York el 2018.
La juez del Tribunal Supremo Ruth Bader Ginsburg en Nueva York el 2018.JUSTIN LANE / EFE

La magistrada del Tribunal Supremo de Estados Unidos Ruth Bader Ginsburg, de 86 años, ha sido dada de alta este martes del Hospital Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, en el que estuvo ingresada una noche, y por segunda vez en poco más de dos meses. La magistrada más antigua del máximo órgano judicial de EE UU se sometió a un procedimiento endoscópico para limpiar un catéter que le colocaron el pasado agosto después de experimentar fiebre y escalofríos durante la noche del lunes.

“La juez Ginsburg fue dada de alta del hospital”, informó el alto tribunal. “Ella está en casa y está bien”. La magistrada pasó la noche del lunes en el hospital Sibley Memorial, en Washington, donde reside, y luego fue trasladada al centro médico de Baltimore, donde durmió solo una noche. Kathleen Arberg, portavoz del Supremo, dijo este martes que la magistrada estaría en el hospital “durante unos días” para recibir tratamiento antibiótico por vía intravenosa, pero fue dada de alta antes de lo previsto.

La octogenaria juez ya estuvo internada en el Johns Hopkins el pasado 5 de mayo por una afección benigna de la vesícula biliar y el año pasado también recibió un tratamiento después de padecer escalofríos y fiebre. Además, ha sido tratada cuatro veces por cáncer. Este año se declaró libre de la enfermedad en el páncreas. Su salud, más aún durante la pandemia del coronavirus, es un tema que despierta gran interés y preocupación en el país. “Le deseo lo mejor. Es muy malo [que haya tenido que ser hospitalizada”], dijo el presidente estadounidense Donald Trump esta tarde durante una rueda de prensa en los jardines de la Casa Blanca.

La segunda mujer en llegar al Supremo e icono de la lucha por los derechos civiles, es una de los cuatro jueces progresistas que componen el órgano judicial de nueve miembros. En el caso de que decidiese jubilar, algo que ha descartado, o falleciese, Trump podría nombrar a su tercer candidato al alto tribunal, donde los cargos son vitalicios e influyen durante décadas en la transformación de la sociedad estadounidense. Esto terminaría por consolidar la mayoría conservadora en el Supremo antes de las elecciones presidenciales de noviembre.

Lo más visto en...

Top 50