El doble drama de las lideresas sociales en Colombia

ONU Mujeres, la Embajada de Noruega en el país y la Defensoría del Pueblo lanzan una iniciativa de 5,5 millones de dólares para proteger a las defensoras de derechos humanos en sus territorios

Defensoras de derechos humanos en Colombia.
Defensoras de derechos humanos en Colombia.ONU Mujeres

Apoyar y proteger a las defensoras de derechos humanos y lideresas sociales en Colombia se ha convertido en una prioridad, ya que estas mujeres representan el eslabón más débil de un colectivo especialmente vulnerable. El goteo de asesinatos y agresiones no cesa, y por eso Naciones Unidas ha redoblado su implicación para contener esta dramática tendencia. Esa es la idea en el corazón de ProDefensoras, la iniciativa por 5,5 millones de dólares con la que ONU Mujeres, la Embajada de Noruega en el país y la Defensoría del Pueblo se proponen financiar una decena de proyectos de distintas organizaciones en los departamentos de Cauca, Chocó, Antioquia y Nariño, algunas de las regiones más golpeadas por la violencia, así como provocar una reflexión en torno a su importante papel en la sociedad.

Las defensoras de derechos humanos son labradoras de paz y de esperanza, y ese rol nunca debe costarles la vida, fue el clamor este miércoles durante el foro digital en el que se lanzó el programa. ProDefensoras orienta sus esfuerzos para que las lideresas, sus organizaciones y comunidades cuenten con un entorno seguro que les permita aportar al desarrollo sostenible en un país que anhela pasar la página del conflicto armado después de haber sellado la paz con la extinta guerrilla de las FARC a finales de 2016. Es también un esfuerzo para garantizar e incrementar la participación de las mujeres en la implementación de los acuerdos –atravesados por una perspectiva de género– y los procesos de reconciliación en marcha en Colombia.

“Consideramos que la paz es una oportunidad para que las mujeres trabajemos, rediseñemos, pongamos al país esa perspectiva de un nuevo pacto social, político y de justicia con las mujeres”, apuntó Marina Gallego, vocera de la Ruta Pacífica de las Mujeres, una de las organizaciones escogidas mediante una convocatoria pública. La comunidad de juristas Akubadaura [que significa ayudante en lengua embera], el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), la Corporación Casa de la Mujer o la Consultoría para los Derechos Humanos y el desplazamiento (CODHES) son algunos de los otros colectivos beneficiados de aquí al 2022. “Espero que este modelo sea una inspiración para que otros países construyan un movimiento que reconozca la creatividad, resiliencia, solidaridad y destreza política de las defensoras de derechos humanos en todo el mundo”, señaló la directora ejecutiva de ONU Mujeres, la sudafricana Phumzile Mlambo-Ngcuka, en un mensaje grabado.

“Después de décadas de trabajo junto a la sociedad civil, el sistema de Naciones Unidas y las autoridades colombianas, Noruega ha sido testigo del impacto y la importancia del liderazgo de las mujeres en Colombia”, apuntó en su intervención la ministra de Relaciones Exteriores del país nórdico, Ine Eriksen Søreide. “En muchas comunidades, las mujeres están en la primera línea para la resolución de conflictos y la incidencia por los derechos humanos”, subrayó. Noruega, elegida la semana pasada como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, ha tenido un destacadísimo papel en Colombia como país garante de los acuerdos con las FARC, además de ser el mayor cooperante ambiental. La jefa de la diplomacia noruega advirtió, sin embargo, que han notado “con gran preocupación” que la crisis por la covid-19 “ha exacerbado la violencia contra las lideresas, defensoras y sus comunidades”.

Las amenazas persisten. El incesante asesinato de todo tipo de líderes sociales se mantiene como una herida abierta, lacerante, en la sociedad colombiana. Estos crímenes aumentaron incluso en medio de la cuarentena nacional y las medidas de confinamiento como respuesta a la pandemia del coronavirus. Hubo al menos 49 homicidios de este tipo entre enero y abril, lo que representa un incremento de 53% en los primeros cuatro meses de 2020, de acuerdo con la Fundación Ideas para la Paz. Las cifras varían, pero hace poco el periódico El Espectador publicó un listado de 442 nombres de líderes asesinados, sin distinción de género, desde que se firmó la paz. Solo en este 2020, ya se acumulan seis homicidios de lideresas mujeres y casi un centenar de amenazas, recordó durante el foro el defensor del pueblo, Carlos Negret.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Santiago Torrado

Corresponsal de EL PAÍS en Colombia, donde cubre temas de política, posconflicto y la migración venezolana en la región. Periodista de la Universidad Javeriana y becario del Programa Balboa, ha trabajado con AP y AFP. Ha cubierto eventos y elecciones sobre el terreno en México, Brasil, Venezuela, Ecuador y Haití, así como el Mundial de Fútbol 2014.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS