El servicio de inteligencia británico investigó al presunto autor de los apuñalamientos de Reading

El MI5 detectó en 2019 que el detenido planeaba viajar a Siria para sumarse a los grupos de terrorismo islamista de la región, según varios medios británicos

Un policía supervisa la zona de Forbury Gardens, en la localidad de Reading, en Inglaterra.
Un policía supervisa la zona de Forbury Gardens, en la localidad de Reading, en Inglaterra.Jonathan Brady (AP)

La policía del Reino Unido ha confirmado este domingo que investiga los apuñalamientos de Reading, al sur del país, como “incidente terrorista”. Khairi Saadallah, de 25 años y origen libio, fue arrestado a última hora del sábado como presunto autor del apuñalamiento de varias personas en Forbury Gardens, un parque en el centro de la localidad. Según varios medios británicos, que citan fuentes de seguridad, Saadallah ya estuvo bajo el radar de los servicios de inteligencia del Reino Unido (MI5) en 2019 y detectó sus supuestos planes de viaje a Siria para sumarse a los grupos de terrorismo islamista de la región. La investigación concluyó entonces que no existía una amenaza genuina ni un riesgo inminente, y fue abandonada. No llegó a abrirse ningún expediente que hubiera podido ampliar las pesquisas, según la BBC.

El ataque se saldó con tres muertes y al menos otras tres víctimas fueron trasladadas con heridas graves al cercano hospital de Royal Berkshire. Dos de ellas fueron dadas de alta este mismo domingo. La vida de la que permanece ingresada no corre peligro, según fuentes policiales. La policía pidió a los usuarios que no compartieran en las redes el vídeo que circuló minutos después del ataque, en el que podían verse escenas de gran dureza como un grupo de ciudadanos que intentaba reanimar a una de las personas apuñaladas que yacía en el césped rodeada de un charco de sangre.

A última hora de la noche del sábado se desplazaron hasta Reading al menos 20 agentes de la Policía Antiterrorista del sureste e irrumpieron en un bloque de apartamentos localizado a poco más de un kilómetro del parque, en busca de posibles cómplices del detenido, mientras un helicóptero sobrevolaba la zona. Uno de los agentes portaba una sierra circular para forzar la entrada en el edificio. La BBC emitió las imágenes del asalto, en las que se pudo oír una fuerte explosión.

El jefe de la policía de Thames Valley informa sobre el caso a la entrada de Forbury Gardens, en Reading.Vídeo: Jonathan Brady / PA Wire / dpa | REUTERS

Los testigos del incidente aseguran que el detenido comenzó a apuñalar de modo indiscriminado a un grupo de personas de mediana edad que se hallaban sentadas en el parque bebiendo cerveza. De modo sistemático, han relatado, comenzó a acuchillarles en el cuello y por debajo de sus axilas. Fue un único agente quien, después de recibir la llamada de alerta, se desplazó hasta la zona y observó al atacante mientras intentaba huir del parque. Logró detenerle al abalanzarse sobre él y arrojarlo al suelo.

La policía ha mantenido abierta este domingo la investigación y ha interrogado al menos a 40 testigos. Imágenes aéreas del parque mostraban tres tiendas azules para cubrir la tarea de los forenses, en los tres lugares exactos donde fallecieron las tres víctimas de los apuñalamientos. El jefe de la Unidad Antiterrorista de Scotland Yard, Neil Basu, ha informado de que “las pesquisas realizadas hasta el momento no han revelado nada que pueda sugerir que otras personas pudieran haber sido cómplices en estos ataques. Por el momento, no estamos buscando a ningún otro sospechoso relacionado con el incidente”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Según la BBC, el detenido había estado ya en prisión, pero por delitos menores no relacionados con el terrorismo. Saadallah llegó al Reino Unido en 2012 procedente de Libia, y alegó persecución de extremistas islámicos para solicitar el estatuto de refugiado. Según el testimonio de algún familiar, recogido por el Daily Mail, se había convertido tres años después al cristianismo. Algunos medios británicos como The Guardian aseguraron en un principio que Saadallah padecía posibles trastornos mentales, y que ese factor habría sido determinante en lo sucedido. A primera hora de la mañana de este domingo, Boris Johnson ha presidido en Downing Street una reunión con los responsables de la seguridad nacional y varios ministros de su Gabinete. “Si nuestro sistema legal necesita cambios para evitar que sucesos como este vuelvan a ocurrir, no dudaremos en adoptar las medidas adecuadas”, ha asegurado el primer ministro, sin especificar a qué cambios se refería. El líder de la oposición, el laborista Keir Starmer, se ha mostrado dispuesto a contribuir a futuras modificaciones legales: “Creo que una oposición constructiva estará dispuesta a discutir con el primer ministro cómo podemos aprender de lo sucedido y mejorar nuestra capacidad de respuesta”, ha dicho.

En el lugar de los hechos se había desarrollado, dos horas antes, una manifestación convocada por el movimiento Black Lives Matter, aunque la policía ha desvinculado de inmediato los dos hechos.

El ataque de Reading es ya el tercero que la policía británica califica como incidente terrorista en el que las muertes son consecuencia de los apuñalamientos de un “lobo solitario”. El pasado noviembre, Ushman Khan, un hombre que había estado anteriormente en prisión por delitos menores relacionados con el terrorismo, asesinó con arma blanca a dos personas en el centro de Londres, en el puente cercano a Fishmonger´s Hall, antes de acabar abatido a tiros por la policía. En febrero, Sudesh Amman, otro expresidiario involucrado en conspiraciones terroristas y en libertad después de beneficiarse de la legislación penitenciaria, siete años después de ser condenado a prisión permanente revisable, se lanzó a acuchillar a los peatones de una calle central de Streatham, en el sur de Londres. También en ese caso la policía acabó con su vida a tiros.

Sobre la firma

Rafa de Miguel

Es el corresponsal de EL PAÍS para el Reino Unido e Irlanda. Fue el primer corresponsal de CNN+ en EE UU, donde cubrió el 11-S. Ha dirigido los Servicios Informativos de la SER, fue redactor Jefe de España y Director Adjunto de EL PAÍS. Licenciado en Derecho y Máster en Periodismo por la Escuela de EL PAÍS/UNAM.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS