UCRANIA

Zelenski encara su primera crisis de Gobierno tras la dimisión del primer ministro ucranio

El presidente acepta la renuncia de Oleksiy Honcharuk y promueve una reorganización del Gabinete

El recién dimitido primer ministro de Ucrania, Oleksiy Honcharuk, este lunes en Kiev.
El recién dimitido primer ministro de Ucrania, Oleksiy Honcharuk, este lunes en Kiev.SERGEY DOLZHENKO / EFE

La Rada Suprema, el Parlamento de Ucrania, ha aprobado este miércoles la dimisión del primer ministro Oleksiy Honcharuk –y por lo tanto de todo su Gabinete–, después de que este hubiera presentado su renuncia el martes al presidente del país, Volodímir Zelenski. Esta ha sido la primera gran crisis bajo la presidencia de Zelenski y se ha resuelto con cambios importantes en el Ejecutivo que incluyen, además del jefe de Gobierno, a cargos clave como son los ministros de Exteriores y Defensa.

Honcharuk ya había puesto a disposición del presidente su cargo a mediados de enero pasado a raíz del escándalo que estalló cuando se divulgaron unas grabaciones en las que se oía una voz muy parecida a la del primer ministro que durante una reunión del Gobierno criticaba duramente al presidente calificándolo de ser un “total profano en economía”. En aquella ocasión, Zelenski rechazó la dimisión y señaló que había decidido “darle una nueva oportunidad” para que solucionara “un par de asuntos que son muy importantes" y que preocupan a la sociedad. El presidente dio entonces un plazo de dos semanas para realizar una investigación para establecer quién hizo las grabaciones que provocaron el “desagradable episodio”.

Ahora la situación ha cambiado. Zelenski no retuvo a Honcharuk y la Rada aprobó la renuncia del primer ministro por 353 votos a favor; una cincuentena de diputados se abstuvo. Zelenski, por su parte, ha comentado que aunque el Gobierno saliente consiguió algunos logros como la disminución de la inflación, las tasas de interés del Banco Nacional o la lucha contra los mercados negros, también cometió errores.

“Pero la verdad es que hoy esto no es suficiente para los ucranianos”, ha subrayado Zelenski en su intervención ante la Rada Suprema. El de Honcharuk “era un Gobierno de nuevas caras, pero las caras no bastan, se necesitan nuevos cerebros, nuevos corazones”, ha declarado el presidente, que ha agregado que el Gobierno sabía qué hacer. “Pero saber es insuficiente, hay que hacerlo”, ha añadido. Entre los fracasos del Gobierno ha señalado el déficit del presupuesto, el contrabando que continúa y la caída de la producción industrial en un 5%, caída que lleva ya cuatro meses seguidos y que se da en todas las áreas.

El presidente ha nombrado como nuevo primer ministro a Denís Shmigalia, de 44 años, que ha sido aprobado con los votos a favor de 291 parlamentarios. Antiguo gobernador de la región occidental de Ivano-Frankovsk, este economista ocupaba en el Gabinete de Honcharuk el cargo de viceprimer ministro desde hacía un mes. Zelenski ha propuesto a Andrey Tarán como nuevo ministro de Defensa y a Dmitri Kuleba como responsable de Exteriores. Sin embargo, el ministro de Interior, Arsén Avakov, mantiene su estatus de figura clave al frente de la cartera, que ocupa desde 2014.

Después de esta primera gran crisis, las prioridades del presidente Zelenski –y, por lo tanto, del nuevo Gobierno– siguen siendo las mismas: mejorar los índices económicos, luchar contra la corrupción y tratar de recuperar la popularidad que el último tiempo ha disminuido significativamente. En cuanto a la guerra con los rebeldes prorrusos del este de Ucrania, Zelenski está empeñado en ponerle fin –esta fue una de sus promesas electorales– y ya este mes desearía realizar un nuevo intercambio de prisioneros.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50