Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos cazas estadounidenses, a punto de arrollar a una pareja de paracaidistas en el Reino Unido

Un informe alerta de que los F-15 entraron de manera inadvertida en un espacio aéreo reservado para la práctica de esta actividad

Un F-15 en una imagen de archivo.
Un F-15 en una imagen de archivo. Getty Images

Dos cazas estadounidenses F-15 estuvieron a punto de provocar un accidente el pasado 17 de abril cuando penetraron en un espacio áereo reservado para la práctica del paracaidismo en Cambridgeshire, un condado situado en el este de Inglaterra. Lo hicieron de manera inadvertida y estuvieron cerca de chocar con dos paracaidistas que se habían lanzado desde un avión poco antes de que los cazas pasaron por debajo de ellos, según ha revelado un informe. El momento fue grabado con una cámara GoPro que llevaba puesta en un casco uno de lo paracaidistas cuando viajaba junto a un compañero a unos 200 kilómetros por hora.

El centro de incidentes aéreos del Reino Unido (Airprox Board) ha explicado que no se cumplieron las normas y procedimientos, y que aunque los pilotos deberían haber sido informados de dónde estaba el espacio aéreo reservado al paracaidismo, deberían haber evitado esa zona, según ha informado The Guardian. 

"El centro mostró imágenes de GoPro filmadas desde el casco de uno de los paracaidistas en las que se podía ver claramente a los F-15 pasar por debajo [de ellos]", se puede leer en el informe, según recoge la BBC. El centro de incidentes aéreos ha clasificado este altercado en el segundo nivel de peligrosidad, aunque no ha sido capaz de establecer cómo de cerca pasaron las aeronaves de los dos paracaidistas. Además, el informe señala que los pilotos no los vieron.

Los cazas estadounidenses habían cambiado su trayectoria poco antes del incidente para evitar pasar por un tanque de abastecimiento de combustible. Cuando el controlador aéreo quiso volver a modificar su rumbo, los aviones ya estaban a punto de sobrevolar la zona aérea reservada al paracaidismo, indica el informe.

Los responsables del aeródromo de Chatteris, donde se encuentran varios clubes de paracaídas, se comunican cada mañana con los controladores de tráfico aéreo para informarles de su actividad. Según el centro de incidentes aéreos del Reino Unido, el aeródromo de "Chatteris no podía hacer mucho más desde el punto de vista operativo" para evitar el incidente. Este organismo ha lamentado que el controlador del tráfico aéreo de Lakenheath no hubiera advertido a los pilotos estadounidenses de la práctica de esta actividad en Chatteris. Los paracaidistas "no tenían control sobre la velocidad y dirección mientras estaban en caída libre", pero podrían haber abierto sus paracaídas para frenar su descenso, agrega el informe.

La fuerza aérea de EE UU en Lakenheath (este de Inglaterra), además, ha vuelto a recordar a sus tripulaciones la necesidad de evitar sobrevolar esta área reservada al paracaidismo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información