Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dominic Cummings, el señor de las artes oscuras desembarca en Downing Street

El artífice de la campaña que impulsó el Brexit vuelve a la política como asesor principal de Boris Johnson

Dominic Cummings
Dominic Cummings entra en el 10 de Downing Street el pasado 30 de julio. AP

Entre el potente ruido mediático que provocó el desembarco de Boris Johnson en Downing Street el 24 de julio, enarbolando la bandera de un Brexit duro, la confirmación entre bambalinas de que Dominic Cummings ejercería de principal asesor del nuevo Gobierno británico apenas mereció un subrayado aquel día. El artífice de la exitosa campaña Vote Leave de 2016, que desde entonces permanecía retirado de la política, accedía al corazón del poder por esa puerta trasera en la que se siente más cómodo. La que le permite maquinar estrategias y, saltándose a la torera las formas y protocolos que guían al funcionariado, influir directamente en el primer ministro.

Aquel anonimato de primera hora se evaporó en cuando este estratega político de 47 años, extremadamente inteligente pero nada empático, tomó las riendas del equipo de asesores del gabinete. Su gestión al frente de ese poder en la sombra comenzó con una tempranísima reunión matinal en la que dejó claro quién detenta el mando, amenazó con el despido inmediato de cualquiera que filtrara a la prensa un solo detalle sobre las políticas del Brexit y adelantó que, si alguien osaba plantarle cara, “para mí estará muerto”. Cummings tiene un plan y pasará por encima de quien sea para ejecutarlo: terminar el trabajo que comenzó hace tres años, cuando logró convencer a la ciudadanía de que “recuperaría el control” dando un portazo a Europa. Ese lema fue de su invención, al igual que la mentira impresa en un autobús de que la salida de la UE reportaría 350 millones de libras semanales a invertir en el sistema de sanidad pública. En la era de las fake news, aquel embuste reconocido como tal por quienes lo sostuvieron, entre ellos Johnson, no les cobró peaje.

La campaña de marketing político que Cummings ideó en uno de los momentos más críticos de la historia reciente del Reino Unido (la consulta sobre el abandono de cuatro décadas de acervo comunitario compartido) no tiene nada que envidiar a los modos de Steve Bannon, el gurú que hizo posible la elección de Donald Trump en Estados Unidos. Ambos son diestros en las intoxicaciones informativas y en el manejo del big data, los macrodatos que les permitieron identificar como blanco a grupos de electores indecisos o desmovilizados. El británico, además, puede hacer gala de haber protagonizado el primer telefilme sobre el Brexit (The Uncivil War), donde le encarnaba el mucho más atractivo actor Benedict Cumberbatch. No se sabe si la súbita proyección pública de su nombre gracias a esta cinta le repelió o alimentó su ego. Porque además de enrocarse en su habitual mutismo, decidió batirse en retirada para disfrutar de su bebé (nacido en plena campaña del referéndum) junto a su mujer, la aristócrata Mary Wakefield.

Nada volvió a trascender sobre el personaje hasta que Johnson se hizo con las llaves de Downing Street y los fotógrafos capturaron a un Cummings cargado de bolsas frente al portal del número 10. ¿Por qué ha regresado? Fuentes de su entorno apuntan a la convicción de que aceptar un Brexit blando contribuiría a aniquilar al Partido Conservador (operación a cargo del ultranacionalista Nigel Farage) y abriría las puertas a un Gobierno del laborista Jeremy Corbyn. Su misión es evitarlo, tentando al país con una nueva “edad de oro” si acepta cortar con Europa de cuajo, y sobre todo garantizar la elección de su jefe de filas en unas probables elecciones anticipadas.

“El pueblo contra los políticos” es la nueva enseña populista de ese proyecto. Y el cartel preelectoral que Cummings ha colgado en la candidatura de Johnson. A saber: si los británicos votaron a favor de la salida de la UE hace ya tres largos años, cualquier otra componenda fraguada desde el Parlamento (donde los contrarios al Brexit sin acuerdo son mayoría) supondría una “traición” nacional. El Brexit es la única agenda del Gobierno. Esas son las instrucciones impartidas por Cummings –de malos modos y con ese acento de inglés norteño que todavía retiene de su Durham natal-- a los asesores ministeriales que perfilan el día a día de cada cartera.

Tildado de Dark Lord o el "señor de las artes oscuras" del Brexit por sus muchos críticos, este hijo de la clase media acomodada inglesa, licenciado por Oxford en Historia Antigua y Moderna y apasionado de los clásicos de la literatura rusa (habla la lengua de Tolstoi) y de las matemáticas, conoce bien el medio en el que se mueve. En sus mejores años profesionales ha trabajado para el partido y para la Administración de la mano de su padrino, Michael Gove, que hoy resulta ser el coordinador de la ejecución del Brexit. De aquella experiencia como asesor del departamento de Educación durante el Gobierno de David Cameron queda la sentencia del entonces primer ministro: "Cummings es un psicópata profesional”.

Pero el rígido establishment tory, que ni siquiera soporta su perenne atuendo informal, se ha resignado a aguantarle. Ahí están sus credenciales del Vote Leave de 2016, en cuyo éxito ni los eurófobos más extremos creían. El Darth Vader de la política británica ya les dijo entonces que era posible. Y piensa repetir.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información