Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las temperaturas baten récords en varios países europeos en plena ola de calor

En Bélgica y Holanda los termómetros alcanzan picos sin precedentes

Niños y adultos se refrescan en la plaza de la Bolsa de Burdeos (Francia). En vídeo, temperaturas récord en toda Europa. AFP | Vídeo: Atlas

Es el gran tema de conversación en la calle. Europa suda sin moderación en un final de julio tórrido que ha obligado a las autoridades a lanzarse a una carrera informativa de consejos y alertas para proteger a los ciudadanos de los efectos del intenso calor.

Las altas temperaturas han azotado Europa por segundo día consecutivo, rompiendo récords históricos en Holanda y Bélgica, batiendo los registros en algunas ciudades de Francia, y rozando máximos en Reino Unido. Más al sur, en España e Italia, algo más acostumbradas al calor extremo, también hay avisos. La explicación de que los termómetros coqueteen y, en ciertos casos, rebasen los 40 grados, está en una masa de aire cálido proveniente del norte de África que se ha extendido desde comienzos de semana hacia el centro y el oeste de Europa.

Francia

Mientras todavía resuenan los ecos del discurso de la joven Greta Thunberg en la Asamblea Nacional advirtiendo contra el calentamiento global, cuatro quintas partes de Francia se encuentran en alerta. Y el calor ha provocado efectos colaterales. Las autoridades han impuesto restricciones al tráfico por la contaminación en las áreas metropolitanas de París, Lyon y Lille. En el sudoeste del país, la conocida como capital del vino, Burdeos, alcanzó el martes su máximo histórico (41,2 grados, casi uno por encima de los 40,3 grados de 2003). Dos reactores nucleares de la central de Golfech, en el suroeste del país, han sido detenidos debido al recalentamiento del río Garona a su paso por Valence. Aunque las autoridades prevén un mayor consumo de energía eléctrica durante estos días, aseguran que el abastecimiento está garantizado.

Los medios para atenuar la canícula son variados. En plena temporada alta, los turistas toman por asalto las fuentes, incluyendo la del Trocadero en París, frente a la Torre Eiffel. Para ofrecer a la población otros espacios frescos, la alcaldía de la capital francesa ha dispuesto salas con aire acondicionado en los edificios públicos y ordenado la apertura nocturna de parques y jardines.

Según las previsiones, lo peor está por llegar: este jueves el mercurio podría alcanzar los 43º en el noreste del país. La canícula tiene 20 del centenar de departamentos franceses en alerta roja, y 60 en naranja. La SNCF, la compañía pública de trenes, ha recomendado no viajar a las zonas con aviso rojo, situadas al norte del país y entre las que también está París, e incluso devuelve gratis el coste del billete a los usuarios que ya lo hubieran adquirido y prefieran anular el viaje.

Reino Unido

El Reino Unido se prepara para la peor ola de calor en casi 16 años, con temperaturas previstas para este jueves de 38 grados. El mercurio empezó a subir el martes hasta los 32 grados, pero las esperadas el jueves son similares a la ola de calor sufrida en agosto de 2003, cuando se alcanzó los 38,1 grados.

Las autoridades han dado las recomendaciones habituales para hacer frente al calor extremo, como bañar a los bebés antes de dormir, llevar agua en el transporte público o dormir con ropa muy ligera. En el Támesis, a su paso por Londres, tres personas están desaparecidas en distintos tramos del río después de que fueran vistas bañándose en la tarde del martes.

Bélgica y Holanda

El Instituto Real de Meteorología ha situado este miércoles la nueva zona cero del calor en Bélgica en la localidad de Kleine-Brogel, cercana a la frontera holandesa. Allí se midieron en torno a las cuatro de la tarde de este miércoles 39,9 grados, un pico que no se había alcanzado nunca en los 186 años que las autoridades llevan recabando datos. Con el país en alerta roja, para este jueves se espera un nuevo récord, lo que ha llevado a los hospitales a tomar precauciones adicionales. "Damos más agua a los pacientes, tenemos las persianas bajadas y como no tenemos aire acondicionado, hemos aconsejado a los pacientes que traigan ventiladores", dice la onubense Inés Valencia, enfermera del Hospital Saint-Pierre de Bruselas.

En Holanda, el nuevo récord histórico se registró en el municipio de Gilze-Rijen, al sur del país, con una marca de 38,8 grados, dos décimas más que la anterior, que databa de 1944.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información