Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas acoge con frialdad a Boris Johnson y cierra filas de cara al Brexit

La Comisión Europea advierte al nuevo primer ministro británico que la salida de la UE sin acuerdo sería "una tragedia para todos"

Bruselas / París

La Unión Europea ha acogido con evidente desdén y un hastío poco disimulado la elección este martes de Boris Johnson como líder de los conservadores británicos y nuevo primer ministro a partir del miércoles. Bruselas parece convencida de que el aplazamiento del Brexit resultará inevitable a pesar de que Johnson se ha comprometido a consumar la salida del Reino Unido el próximo 31 de octubre con o sin acuerdo. “Un Brexit duro sería una tragedia para todos”, le ha advertido este martes Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea .

Frans Timmermans, en una conferencia de prensa este martes en Bruselas.
Frans Timmermans, en una conferencia de prensa este martes en Bruselas. AP

La imagen internacional del Reino Unido ha caído tan bajo desde el referéndum del Brexit en 2016 que los líderes comunitarios se han permitido recibir al nuevo inquilino de Downing Street con advertencias, reproches y hasta dudas sobre la coherencia de su trayectoria política y personal. Una bienvenida muy poco habitual para el líder de un Reino Unido considerado hasta hace poco como una temible potencia económica y diplomática.

El tono de frialdad que espera en Bruselas al tercer líder del Brexit (tras David Cameron y Theresa May) lo ha marcado Emmanuel Macron poco antes de reunirse en París con la futura presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen. El presidente francés se ha mostrado dispuesto a trabajar con Johnson. Pero más allá de la mera declaración de cortesía hacia el recién llegado, ha aprovechado la ocasión para elogiar a May y recordarle a su sucesor que ella “jamás bloqueó el funcionamiento de la UE”.

Mucho menos diplomático se ha mostrado el vicepresidente de la Comisión Europea Frans Timmermans, que hace solo unos días acusó al futuro primer ministro británico de no tomarse en serio la política y no ser siquiera un auténtico defensor del Brexit.

“Hombre de apuestas”, ha ironizado este martes Timmermans sobre el reciente pronóstico de Johnson, quien aseguró que las posibilidades a favor de un Brexit sin acuerdo son de un millón contra uno. El vicepresidente comunitario también ha insistido, durante una rueda de prensa sobre otro tema, en el carácter voluble de un político que “tardó mucho tiempo en decidir de qué lado estaba en el Brexit”, si a favor o en contra.

El desdén hacia el nuevo primer ministro parece deberse a tres factores. En primer lugar, a la esperada brevedad de su mandato que, dado el previsible bloqueo del Brexit, podría desembocar en unas nuevas elecciones. Los analistas del banco ING señalan que ese es el escenario más probable y calculan que hay un 40% de posibilidades de que se convoquen comicios antes de fin de año, frente a un 20% de una salida sin acuerdo.

El deterioro del prestigio de la política internacional del Reino Unido también parece contribuir al escaso entusiasmo de Bruselas por el relevo en Londres. El desplome de la imagen de Westminster se inició con el fiasco de la negociación del Brexit (el referéndum de salida de la UE se celebró en junio de 2016 y Gobierno y Parlamento aún no han logrado ponerse de acuerdo sobre cómo llevarla a cabo). Y la caída se ha agravado en las últimas semanas por la sumisión de Londres ante Donald Trump, que se ha permitido forzar la retirada del embajador británico con un simple tuit y ha involucrado a Reino Unido en la guerra económica con Irán tras pedir a la Armada británica el apresamiento en Gibraltar de un petrolero iraní.

Y por último, aunque en menor medida, también pesa el hecho de que casi todos los líderes comunitarios se han cruzado en algún momento con Johnson durante su larga y variada carrera. Y el recuerdo dominante es el aire bufonesco que ha rodeado su trayectoria anterior en Bruselas, desde su etapa como corresponsal en la capital del diario euroescéptico The Daily Telegraph hasta la más reciente como ministro británico de Exteriores.

La Comisión Europea, que se arrepintió de haber guardado silencio durante la campaña del Brexit a petición de David Cameron, no parece dispuesta a mantenerse pasiva ante las posibles jugarretas de Johnson. Y hasta un comisario de peso relativamente menor, como el lituano Vytenis Andriukaitis (encargado de Salud y Seguridad Alimentaria) se ha permitido reactivar su blog (cuatro entradas en dos años) para escribir "Boris, estás equivocado", en alusión al desastre político que fue Boris Yeltsin en Rusia. "Es un Boris diferente, por supuesto, pero hay algo similar en la forma de hacer política: muchas promesas irreales e ignorar la racionalidad económica y las decisiones racionales", escribe el comisario europeo en un vitriólico texto que resume el hastío que provoca en Bruselas la llegada de Boris Johnson.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información