Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El incidente con Irán revela un Reino Unido debilitado por el Brexit

El exjefe del Estado Mayor Naval acusa al Gobierno de no haber previsto la crisis

Imagen del vídeo de la Guardia Revolucionaria de Irán en el momento en que fue capturado el buque de bandera británica 'Stena Impero'.

A medida que el Gobierno británico elevaba en las últimas horas el tono de sus amenazas contra Irán, quedaba más al descubierto la falta de previsión y respuesta ante una crisis al la que podía haberse anticipado. El exjefe del Estado Mayor Naval, Alan West, ha reprochado a los políticos su falta de atención a lo que sucedía en el golfo Pérsico, sumidos en sus batallas internas. Y desde la oposición laborista se ha alertado del peligro de repetir el seguidismo con Estados Unidos que condujo al desastre de la invasión de Irak.

Cuando el pasado 4 de julio la Marina Real interceptó en aguas cercanas a Gibraltar el petrolero Grace 1 y detuvo a su tripulación, llegaron advertencias desde Teherán de que habría una respuesta. "La captura del petrolero se ha basado en excusas prefabricadas, y tendrá su contestación en el momento adecuado", dijo el jefe del Estado Mayor iraní, el general Mohamad Bagheri, citado por la agencia Reuters.

La captura del buque Stena Impero, de bandera británica, por las fuerzas iraníes, ha desatado críticas, políticas pero también militares, ante el fallo anticipatorio de un Gobierno paralizado por el Brexit, a la espera del desenlace de las guerras internas en el Partido Conservador por la sucesión de Theresa May y que ha abandonado ya toda disciplina. "Toda esta crisis se ha desarrollado ante la mirada de nuestra clase política, concentrada en la elección de un nuevo líder de los conservadores y de un nuevo primer ministro. Pero sea quien sea el que ocupe Downing Street hará frente a una seria crisis internacional desde el primer momento. Y no podrá ser ignorada por culpa del Brexit", ha escrito este domingo en las páginas de The Observer el exjefe el Estado Mayor Naval Alan West.

No se trata de una voz alarmista más lanzando gritos de guerra. Lord West advierte de la catástrofe que supondría una respuesta armada contra Irán, "inapropiada" y, según escribe el militar, "en cualquier caso, alejada de las capacidades de nuestras fuerzas armadas para actuar por sí mismas". West resalta en su texto las carencias de la fuerza naval británica, y las trampas del Gobierno al asegurar en los últimos días que iba a reforzar el dispositivo en la zona del golfo Pérsico. Solo existe una fragata de apoyo, la HMS Montrose, que fue capaz de impedir hace una semana un primer intento de captura de un buque mercante con bandera británica por embarcaciones iraníes. Pero al que el incidente de este fin de semana con el Stena Impero le pilló a una hora de distancia y no pudo hacer nada. El Gobierno británico prometió el envío de una nueva fragata, la HMS Duncan, que ya estaba prevista inicialmente para sustituir a la HMS Montrose. Y el buque con tanque para repostar, también prometido, debía haber estado en el Golfo desde hace tiempo, dice West, para que las fragatas tuvieran una capacidad de tiempo de navegación que ahora no tienen.

"Pongamos todo esto en su justo contexto. Ha habido un incremento sorpresa de la actividad y del nivel de amenaza en las últimas semanas. Y lleva un tiempo responder a la situación", ha respondido el secretario de Estado de Defensa, Tobias Ellwood. "Necesitamos rebajar la tensión. Nuestra mayor responsabilidad ahora es solucionar la situación actual con el Stena Impero y asegurar que el resto de buques con bandera británica naveguen con seguridad por la zona. Debemos lograr una relación adecuada y profesional con Irán", aseguraba este domingo en Sky News.

El Reino Unido está en contra de la decisión unilateral de Washington de retirarse del acuerdo nuclear con Irán e imponer sanciones al régimen, pero intenta preservar a toda costa una "relación especial" con Estados Unidos cada vez más maltrecha. El hombre que con toda probabilidad será el nuevo primer ministro el próximo miércoles, Boris Johnson, presume de tener el apoyo y afecto de Donald Trump —ha llegado incluso a mantener con él una conversación telefónica en el transcurso de esta crisis, cuyo contenido se desconoce—, pero sus primeras decisiones de respuesta a la tensión con Irán van a ser vigiladas muy de cerca por los partidos de la oposición y por sus propios compañeros de filas.

"Queremos asegurarnos de que no se vuelvan a cometer los errores del pasado", ha dicho el portavoz laborista de Justicia, Richard Burgon, en el mismo programa televisivo donde había sido entrevistado el secretario de Estado de Defensa. "Los errores del pasado costaron muchas vidas. Los errores del pasado empeoraron las cosas y dieron alas al odio y al terrorismo. Eso es lo que no queremos, una situación en la que todo se descontrole", ha dicho.

Afortunadamente para Johnson, el Gobierno de May ha compensado por el momento su debilidad y falta de previsión con movimientos de prudencia. A pesar del duro tono empleado por el ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, y por la ministra de Defensa, Penny Mordaunt, han sido solo palabras. Las dos reuniones mantenidas durante el fin de semana por el gabinete de crisis COBRA (en sus siglas en inglés), diseñado para coordinar una respuesta interministerial ante situaciones de gravedad, no se han traducido en decisiones concretas. Se han limitado, explicaba Ellwood, a considerar las posibles opciones de respuesta. En algo se han puesto de acuerdo el representante del Gobierno y el exjefe del Estado Mayor naval: la afamada Armada británica ya no es lo que era. "Nuestra Armada Real es demasiado pequeña para gestionar todos nuestros intereses a lo largo del mundo. Si esa es nuestra intención futura, será algo que corresponderá reconocer y manejar al nuevo primer ministro", ha dicho el secretario de Estado de Defensa.

 

El doble juego de Teherán

Ángeles Espinosa

Irán pidió ayer prudencia a Londres a la vez que advertía de una eventual escalada por la crisis de los petroleros. Su ministro de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, instaba en Twitter a Londres a no dejarse arrastrar por los halcones de EE UU que quieren desatar una guerra. Al tiempo, otros portavoces no ocultaban que la captura del Stena Impero era una represalia por la detención del petrolero iraní Grace 1 en Gibraltar.

La diferencia entre las palabras y los hechos es la estrategia iraní. Sus líderes declaran una y otra vez que desean una salida diplomática a la crisis y que no quieren una guerra. Pero mientras, no pueden ser percibidos como débiles por lo que hacen gestos de firmeza para dejar claro que no toleran la presión. Es un juego peligroso que en el actual contexto regional aumenta el riesgo de confrontación.

Mientras tanto, Omán, en cuyas aguas territoriales se encontraba el Stena Impero cuando fue interceptado por Irán, instó a Teherán a liberarlo y pidió a todas las partes que resuelvan sus diferencias por la vía diplomática.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información