Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Unión Africana suspende a Sudán hasta que establezca una autoridad civil

Jartum admite la muerte de 46 personas por la represión desencadenada contra las protestas

Un grupo de niños sudaneses entonan eslóganes de las protestas junto a una barricada en Jartum.
Un grupo de niños sudaneses entonan eslóganes de las protestas junto a una barricada en Jartum. REUTERS

La Unión Africana (UA) suspendió este jueves a Sudán como país miembro “con efecto inmediato” y hasta que se establezca “una autoridad de transición liderada por civiles”. El Consejo de Paz y Seguridad del organismo panafricano informó a través de su cuenta de Twitter que este país no podrá participar en ninguna actividad de la UA y que esta medida “es la única forma de permitir a Sudán salir de la crisis actual”.

La decisión de la UA se produce en medio de una violenta represión militar contra los manifestantes que exigen a los militares que dejen el poder y que ha costado la vida a decenas de personas desde el pasado lunes, 46 según la propia junta castrense que gobierna el país tras el derrocamiento de Omar al Bashir y 108 según el Comité de Médicos sudanés. La UA ha enviado un emisario a Jartum, la capital sudanesa, para esclarecer los hechos.

El presidente de la comisión de la UA, el chadiano Moussa Faki Mahamat, ya condenó el pasado lunes la violencia ejercida durante el desalojo de la acampada de protesta en los alrededores del cuartel general del Ejército sudanés y el Consejo de Paz y Seguridad había dado un plazo a los generales para que entregaran el poder a una autoridad civil. Esta decisión se produce pese a que el presidente de turno del organismo continental es el presidente egipcio Abdelfatá al Sisi, uno de los principales aliados de la junta militar sudanesa.

El Consejo de Paz y Seguridad de la UA también ha rechazado la suspensión del diálogo adoptada por el Consejo Militar de Transición y le exige el reinicio de las negociaciones así como el respeto a los acuerdos alcanzados con la Alianza por la Libertad y el Cambio (ALC) para la creación de una autoridad civil de transición, en los que se establecía un periodo de tres años hasta la celebración de elecciones democráticas. Si los militares no transfieren el poder, la UA advierte de que “impondrá automáticamente medidas punitivas”.

Mientras tanto, los generales intentan minimizar la dimensión de la violencia del pasado lunes. El Ministerio de Sanidad informó este jueves a través de la agencia oficial Suna de que la cifra de fallecidos no superó los 46, mientras que los manifestantes aseguran que se superó el centenar, además de 500 heridos. Algunos de los cadáveres fueron encontrados en las aguas del río Nilo, a donde fueron arrojados por los propios militares, según han denunciado numerosas personas a través de las redes sociales.

En Sudán, todas las miradas recaen ahora sobre el general Mohamed Hamdan Dagalo, conocido como Hemeidti, número dos de la junta militar presidida por Abdelfatá al Burhane y máximo responsable de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF), la unidad que provocó la masacre del pasado lunes. Pocos días antes de que sus soldados asesinaran a decenas de ciudadanos, este militar de 44 años, a quien se acusa de ser el brazo ejecutor de las matanzas de Darfur a través de las milicias Janjawid, se reunió en Yeda con el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, de quien obtuvo un apoyo sin fisuras.

Las RSF se han desplegado por las principales arterias de Jartum y otras ciudades del país, lo que no ha impedido que las fuerzas de oposición continúen con sus acciones de desobediencia civil, en concreto el corte de calles mediante barricadas. Internet está cortado desde el lunes y sólo se puede acceder al mismo de manera muy limitada a través de la compañía nacional, controlada por el Gobierno.

Este miércoles anunció que había enviado a un representante de la organización panafricana a Jartum para que "mantuviera conversaciones con todas las partes" y reportara este jueves al Consejo de Paz y Seguridad de la UA sobre la situación actual en el país.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >