Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis catalana monopoliza el debate de las elecciones europeas en TVE

Los candidatos españoles a la Eurocámara se enzarzan por el independentismo, aunque coinciden en luchar contra la elusión fiscal en la UE

Los nueve candidatos a las elecciones europeas de 2019 que acudirán al debate de RTVE.
Los nueve candidatos a las elecciones europeas de 2019 que acudirán al debate de RTVE.

Los candidatos al Parlamento Europeo de las nueve principales candidaturas españolas estaban llamados a debatir este miércoles en RTVE sobre política social de la Unión Europea, economía y retos del bloque comunitario. Pero buena parte de las dos horas largas de debate se consumieron con la crisis independentista, a la que aludieron repetidamente casi todos los cabezas de lista, en especial los secesionistas. Fuera de ese elemento de crispación, los candidatos —salvo el de Vox, Jorge Buxadé— esbozaron un leve consenso sobre la necesidad de luchar contra los abusos fiscales en la UE. Las alusiones al cambio climático también fueron recurrentes, aunque los métodos para combatirlo casi no se explicitaron.

El debate ya comenzó condicionado por la intervención del integrante de la lista que encabeza Carles Puigdemont (Lliures per Europa) Gorka Knörr, que habló de la "vergüenza del Estado español" y de "presos políticos", en referencia a los líderes del procés en prisión preventiva. También Jordi Solé, de la lista que encabeza Oriol Puigdemont (Ahora Repúblicas), apeló a esta denominación y abogó por "frenar los nacionalismos de Estado". El asunto calentó el debate entre todos los intervinientes, y el candidato socialista y ministro en funciones de Exteriores, Josep Borrell, acusó a los independentistas de hacer "propaganda, sin ningún respeto por la verdad".

Buena parte del primer bloque, dedicado a la Europa política y social, se fue en estas discusiones, en las que la candidata del PP y exministra de Sanidad, Dolors Montserrat, se presentó como freno del nacionalismo y el de Ciudadanos, Luis Garicano, defendió que Europa es "lo contrario del nacionalismo". Con el espacio dedicado a la economía y la fiscalidad, el debate ganó peso y la candidata de Unidas Podemos, María Eugenia Rodríguez Palop, abogó por "un cambio de dirección" en el proyecto comunitario para paliar la "enorme desigualdad entre el norte y el sur". La alusión a los paraísos fiscales como elemento que hay que desterrar —"algunos dentro de Europa", recordó Garicano— suscitó cierto consenso.

De esa línea relativamente compartida en lo fiscal se apartó con claridad el líder de Vox. "Estoy en contra de cualquier armonización fiscal porque siempre significa una subida de impuestos", señaló Buxadé. Borrell opuso: "Hay que acabar con la competencia fiscal y social que nos hacemos unos países a otros. Necesitamos un seguro de desempleo europeo y un salario mínimo".

En esa misma línea, pero muy crítico con la labor que socialdemócratas y conservadores han realizado hasta ahora en el Parlamento Europeo, el eurodiputado Jordi Sebastià, que encabeza la lista Compromiso por Europa, defendió también la existencia de rentas mínimas, la lucha contra la brecha salarial en la UE y la protección de la infancia.

Para marcar distancias con el secesionismo catalán, la candidata del PNV Izaskun Bilbao defendió "un nacionalismo moderno" que vinculó con su partido, al que atribuye haber estado desde el inicio de la construcción europea. Bilbao propuso aumentar la inversión en Europa y elevar al 2% del PIB el presupuesto europeo para poder reindustrializar la UE (hoy es el 1%).

Vox se esforzó por abundar en los derechos de los agricultores y en destacar que sus rentas se ven mermadas por los acuerdos comerciales que firma el club comunitario con el exterior. Consciente del esfuerzo que ha hecho el partido de Santiago Abascal por ganarse el apoyo del campo, la candidata del PP reivindicó a su partido como "guardián de la política agraria común" y Borrell recordó que esta política ha contribuido al sostenimiento del empleo agrícola en España.

En el apartado de retos, casi todos volvieron, indirectamente, a la amenaza nacionalista o populista (a pesar de que el moderador, Xabier Fortes, les había sugerido que discutieran sobre asuntos como el Brexit). Tanto Garicano como Montserrat citaron esos dos elementos; Borrell instó a evitar "caer en la irrelevancia" mediante un refuerzo de Europa y Palop citó a la extrema derecha como "auténtico peligro para la UE", además del cambio climático. El medio ambiente también fue citado por el candidato de ERC, Jordi Solé, mientras Knörr, de Junts, siguió con el discurso independentista y llegó a citar el ejemplo de Turquía para comparar la situación que viven los líderes del procés en prisión preventiva. Para Buxadé, de Vox, el reto consiste en evitar "que España sea una provincia de la UE".

Este ha sido el último debate televisado de los candidatos españoles la Eurocámara después del que celebró La Sexta la semana pasada (en aquel caso, solo con los cinco partidos de implantación en todo el país).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información