Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Freno a los nombramientos familiares en el Gobierno portugués

Los ministros no podrán nombrar ascendientes ni descendientes, hasta el grado de primos directos, aunque sí se permiten los cruces entre gabinetes

António Costa, primer ministro portugués.
António Costa, primer ministro portugués. REUTERS

El próximo Gobierno portugués no tendrá un padre y una hija ni un matrimonio en el Consejo de Ministros, como sucede actualmente. El Partido Socialista, del mismo color que el Ejecutivo, ha propuesto limitar los nombramientos familiares en los altos cargos de la Administración.

El portavoz parlamentario del PS, Carlos César -implicado en varios nombramientos familiares en Azores, su tierra- ha anunciado este jueves una iniciativa en la Comisión de Transparencia del Parlamento que impida casos como el del actual Gobierno. Según el diputado Pedro Delgado Alves, “ascendientes y descendientes, casados y parejas de hecho, hasta el cuarto grado de la línea familiar (primos directos)” no podrán estar en un mismo ministerio. Sin embargo, la propuesta no limita los cruces de nombramientos familiares entre diferentes ministerios, que es otra práctica criticada. Las limitaciones familiares también se reglarán entre los gestores públicos y las secretarías de Estado.

La propuesta llega después del escándalo social del cúmulo de nombramientos familiares en el actual Gobierno socialista y de una polémica que ha salpicado a los otros partidos y también al actual presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, y al anterior, Aníbal Cavaco Silva. El primero, harto, advirtió a futuros jefes de Gobierno: "No me vengan con más nombres". Y Cavaco aseguró que jamás había visto nada igual.

Horas después del anuncio socialista, el presidente de la República Rebelo de Sousa ha enviado al primer ministro un diploma -para su tramitación legislativa- por el que prohíbe nombramientos de familiares hasta un sexto grado (primos segundos) en los servicios presidenciales, un reglamento más severo que el del PS.

Las críticas llovidas de todos los lados habían minado la credibilidad del primer ministro, António Costa, que ha tenido que reaccionar después de declarar que los otros partidos también hacían lo mismo o parecido y que todo era por la proximidad de las citas electorales.

El presidente del país anuncia para sus servicios institucionales mayores restricciones de contratación familiar

Según el diario Observador, hay medio centenar de familiares socialistas en los escalafones más altos del Gobierno y del Parlamento. El llamado familygate se cobró su primera víctima con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Carlos Martins, que había nombrado a su primo para trabajar con él.

Para el portavoz del democristiano CDS, Nuno Magalhães, la propuesta socialista es una “cortina de humo” para tapar el escándalo. “Las nominaciones socialistas para el Gobierno son cuestión de ética y sentido común y de la falta de ellos y la sanción política debe hacerse a través del voto”.

La propuesta debe ser aprobada en la Comisión de Transparencia del Parlamento, que también tiene una historia polémica, pues iba a durar 180 días y ya lleva más de mil días abierta y sin ningún acuerdo. Esta comisión debe regular la cuantía de los regalos que reciben los políticos y sus compatibilidades con la función de diputada, pues se dan casos de que el presidente de la Comisión de Salud, por ejemplo, trabaja en una compañía del ramo. En más de mil días, aún no hay acuerdos, aunque se pretende que la propuesta socialista sobre el familygate se apruebe antes de las legislativas de octubre; para ello, el PS deberá tener el apoyo de sus socios, Bloco de Esquerda y Partido Comunista.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información