Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se acerca el Brexit, que no falte el papel higiénico en el Reino Unido

La principal suministradora alemana, Wepa, acumula tres millones y medio de rollos

Un manifestante contra el Brexit, este miércoles en Londres.
Un manifestante contra el Brexit, este miércoles en Londres. REUTERS

La broma fácil se hace irresistible ante la noticia. Comienza la cuenta atrás del Brexit, fijado oficialmente para el 29 de marzo si Theresa May no logra sacar adelante su plan la semana que viene, y se extiende el pánico entre los británicos ante las desastrosas consecuencias económicas que podría ocasionar una salida salvaje de la UE. La principal suministradora del país de papel higiénico y rollos de cocina, la alemana Wepa, ha anunciado este jueves que tiene acumulados ya en sus almacenes del Reino Unido tres millones y medio de rollos —seiscientas toneladas de papel— para asegurar el abastecimiento durante tres meses.

"Esta industria depende mucho de las importaciones. Llevamos trabajando en los preparativos del Brexit desde agosto del año pasado, para mantener nuestro nivel de servicios. Nos hemos concentrado en la posibilidad de un Brexit duro. Se trata del peor escenario posible, porque sufriremos notables retrasos en la frontera", ha explicado el director general de Wepa, Mike Docker.

La noticia la ha adelantado la BBC, y se conoce una semana después de que el principal ejecutivo de la cadena de supermercados Morrisons, David Potts, anunciara en Radio 5 que sus clientes estaban comenzando a hacer acopio de papel higiénico y analgésicos.

Wepa ha explicado que también ha decidido acumular en sus almacenes el cartón que se utiliza para enrollar el papel. La cantidad producida en el Reino Unido no sería suficiente, han dicho, para cubrir las necesidades. Gran parte de este material es importado de países del Este de Europa y de Escandinavia.

La mayoría de las empresas británicas llevan meses preparándose ante la posibilidad de que se produzca un Brexit salvaje. Fábricas de automóviles, farmacéuticas, supermercados, y todos aquellos negocios que dependen en gran parte de las importaciones del continente europeo han revisado y rediseñado el suministro de sus componentes y las vías de distribución. El principal temor radica en las largas colas y demoras que se pueden producir en los principales puertos comerciales, especialmente en la ruta Calais-Dover, una vez que se vuelvan a instalar controles aduaneros.

El Gobierno de May realizó hace unos meses un ensayo de control del tráfico de los camiones de mercancías en la zona cercana a Dover, pero su carácter voluntario, y la convicción extendida entonces de que alguna solución evitaría la catástrofe, redujo la participación de las empresas en esa prueba preventiva, que no fue capaz de dar una medida correcta del caos que se avecinaba.

El caos está ahora a la vuelta de la esquina y el papel higiénico comienza a hacerse más necesario que nunca.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información